fbpx

Nuestras poblaciones no tienen más protección que la de Dios

Discrepancia

Escribe: Eduardo Sarabia

pipa

Esta semana se caracterizó por el ataque estilo Rambo, que el ex militar José María Segura Gutiérrez, quien presuntamente desesperado porque no encuentra a sus familiares y buscaba ayuda del ejecutivo estatal, desarmó a un guardia de Palacio de Gobierno e hirió a 5 elementos, tres de ellos de gravedad.
La noticia estremeció a Saltillo y a Coahuila, porque los encargados de difundir rumores exageraron la nota twiteando que habían rafageado al Palacio de Gobierno, que había sido in grupo armado y un sin fin de cosas que por lo pronto ahuyentó a la gente del primer cuadro de la ciudad.
Sin embargo, luego se comprobó que era un hombre solitario, un ex militar el causante de esta agresión que por fortuna no dejó un saldo trágico y los guardias de palacio se restablecen después de las heridas que les infirió el sujeto que ahora está tras las rejas para responder por sus actos.
Pero aquí hay un asunto que se nos está olvidando a todos, si efectivamente él buscaba ayuda para encontrar a sus familiares presuntamente desaparecidos, y la desesperación hizo presa de él, la pregunta es, ¿alguien está buscando a su gente? Porque independientemente que el ex militar haya intentado matar a 5 guardias y sabrá Dios cuántos más, su gente presuntamente desaparecida también es coahuilense y por lo tanto mexicana con el derecho de ser protegida por la ley y por las autoridades.
Si efectivamente el ex militar fue motivado por la desesperación de no recibir ayuda para localizar a su gente, esto habla de que algo debe estar fallando en la búsqueda de personas desaparecidas forzosamente.
Lo malo del caso es que José María Segura Gutiérrez, empeoró su situación y la de sus familiares, porque internado en el Cereso no podrá hacer prácticamente nada por ellos.
También se corrían rumores de que era un delincuente organizado, que pertenecía a un grupo delictivo, pero eso solo Dios lo sabe, lo único que provoca escalofrío es que si ese ataque ocurrió a las puertas de la sede del gobierno de todos los coahuilenses, y lo realizó un solo hombre, pues qué nos podemos esperar los simples mortales que no tenemos ni una resortera en la casa para defendernos.
Bueno y cambiando de tema, uno se pregunta en dónde está el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Coahuila cuando ve una descarada campaña electoral del candidato a la presidencia municipal de Saltillo, Isidro López Villarreal, quien ya se está promocionando abiertamente como el mejor hombre para Saltillo.

Con su nombre escrito con letras azules bajo un fondo blanco, en franca alusión al PAN, el hombre trae vehículos por distintas partes de la ciudad promocionándose, en una evidente campaña anticipada, prohibida por la ley y también al margen de la fiscalización de los gastos de campaña.
Seguramente el IEPC del Pollo Jesús Alberto Lara Escalante fingirá demencia cuando le pregunten sobres esos gastos de campaña anticipada, de los que se hace derroche y nadie tiene control porque justamente se trata de una campaña que no debería existir en estos momentos.
Lo bueno es que no todo son malas noticias, allá en la región carbonífera empezó la reconversión de los pocitos de carbón en minas de arrastre o de tajo abierto, las primeras funcionan con un ascenso y descenso inclinado que puede ofrecer un poco más de seguridad a los mineros y las de tajo abierto, también están menos expuestas a las explosiones y derrumbes, pero en ambos casos ninguna de ellas está exenta de la posibilidad de accidentes, y más aún cuando los empresarios están acostumbrados a ahorrarse hasta el último cinco, y siempre empiezan con la supresión de equipos y medidas de seguridad.
Y allá en la Asociación Estatal de Hoteles y Moteles de Coahuila, traen menudo lío entre Armando de la Garza y Héctor Horacio Dávila, quienes se acusan mutuamente de hacer trinquetes en perjuicio de su organización.

Qué lástima que los responsables de fortalecer a su gremio y de promover turismo en las distintas regiones del estado, estén dando un espectáculo tan grotesco y a la vez tan deprimente, porque ¿quién va a querer venir a vacacionar y quedarse en un hotel o motel del territorio coahuilense donde hay puros tranzas?
A Héctor Horacio Dávila lo acusan también de usar su organización para hacer promoción política a su favor, pero Armando de la Garza anda por las mismas en su intento de ser alcalde o cuando menos regidor de Monclova.
Esperemos a ver en que queda ese lío que se está llevando entre las patas a todos los hoteleros y prestadores de servicios turísticos del estado que por lo pronto no han vuelto a decir nada de aquel adeudo que tenían las fuerzas federales que ocuparon los hoteles y luego no les querían pagar.
Y después de la explosión que ocurrió en el centro del país y que dejó decenas de muertos cuando una pipa de gas se estrelló en plena carretera, uno esperaría que hubiera algunos operativos para mitigar ese riesgo latente que anda por calles y carreteras, pero no es así.
Verá usted por qué: el sábado por la tarde venía del hermoso pueblo de San Antonio de las Alazanas y cuando llegué al entronque con la carretera a México, rumbo a Saltillo, venía justamente una doble salchicha de gas descendiendo a no menos de 110 kilómetros por hora por las peligrosísimas y mortales curvas de Los Chorros.
Traté de activar mi teléfono para tomarle una foto y subirla a Twitter, pero en cuestión de segundos no le ví ni el polvo, se perdió de mi vista.
Luego busqué un policía federal de caminos por el lugar, para ver si había vigilancia, pero sabe qué, no hay ni un policía ni para remedio, por eso siguen los constates accidentes y subiendo la cuota de muertos mientras que Caminos Puentes Federales de Ingresos, responsable de corregir y cuidar esta vialidad finge demencia.
Esperemos una pipa de gas o gasolina no explote, como sucedió en el estado de Hidalgo con resultados verdaderamente trágicos, en ninguna de nuestras poblaciones que no tienen más protección que la de Dios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: