fbpx

El promotor y gestor cultural

 

Estas son algunas recomendaciones y acciones que los encargados de la cultura municipal de Saltillo no deber perder de vista si quieren que sus trabajos tengan relevancia y calidad en la presentación de eventos, (que hasta ahorita es lo único que han exhibido, en cuanto a quehacer dentro del terreno de la promoción cultural), si los siguen pueden llegar lejos, sino, pueden llegar lejos; es decir quedarse donde están.
En la invención de las culturas y en la construcción de las comunidades, infinidad de personas han asumido diversos roles, podemos encontrar en la historia personajes como brujos, profetas, líderes sociales, religiosos o militares, artistas y maestros, (hombres y mujeres) que han dado significado y cohesión social a través de su trabajo. Proponen e impulsan pautas, medios de innovación y de cambio en las sociedades humanas. Han sido promotores y gestores culturales muchísimo antes que los conceptos de promotor y gestor fueran aplicados por los investigadores sociales.
Es en las comunidades, donde el promotor y gestor cultural saciará su apetito cultural en búsqueda de mejoras para todos y para la comunidad. Ambas partes no pueden existir una sin la otra: comunidad y promotor. Si nos ponemos a pensar en grupos, colectividades o en forma más organizada; sociedades, en ellas existen siempre personas que sobresalen por sus características, ante otras, por ejemplo, algunas personas elaboran un trabajo en común con otras, pero quienes organizan, planean, desarrollan estructuras y dan significado al trabajo de la comunidad son los promotores y gestores culturales, crean condiciones materiales y espirituales para su producción, reproducción, supervivencia y trascendencia. Para la llamada promoción cultural, en general, todo promotor social, independientemente de la conciencia que de ello tenga, es, en el sentido amplio del concepto, un «promotor cultural».
No lo es así en el sentido restringido y especializado en el que, actualmente, se viene redefiniendo el concepto y el significado del carácter, papel y contenidos específicos de la promoción cultural, a partir de una mayor concreción de «lo propiamente cultural».
En esta concepción de la promoción social para el cambio, un promotor social y con mayor razón un promotor de lo cultural, no son vendedores de proyectos: llevar «proyectos excelentes» a los grupos sociales más necesitados, sino conocer y trabajar en forma constante con grupos sociales, conocer sus necesidades y carencias, hablar un lenguaje común donde podamos significar lo mismo y vislumbrar los problemas para ejecutar con procesos.
Convencer a la gente que le conviene hacer tal o cual cosa para mejorar. Proveer de las ideas y los medios de ejecución, confiere a los promotores el poder de controlar y distribuir los beneficios y créditos institucionales a discreción y representa otras tantas formas de ejercer y fortalecer la cultura del paternalismo, el clientelismo y el autoritarismo y por tanto de manipular, corromper y desarticular a las comunidades.
No podemos tener desarrollo económico si no tenemos primero desarrollo cultural. En la actualidad la vieja práctica de la promoción y gestión cultural, tan común, que ha demostrado ser «eficaz y eficiente» en la generación y el desarrollo de sociedades con una cultura alienada, depredadora, violenta y deshumanizante, no puede ser negada, simplemente desconociendo su existencia como tal, calificándola, como suele suceder, de subcultura, o incultura: producto a su vez de una «falsa» o de una «mala promoción».
Tampoco se puede pretender modificarla desde fuera, desde el poder y por virtud de alguna ley o decreto, donde todos participan menos los ciudadanos, artistas y creadores. La única vía posible es superarla internamente. Desde, con y por, el sujeto que la porta, en lo concreto, en una práctica comunitaria, partiendo de la recuperación crítica de su experiencia histórica, siendo capaz de formular y realizar las nuevas hipótesis y paradigmas de un proyecto social alternativo.
Por eso hablamos de una promoción cultural tal que impulse un cambio sustancial en la maneras de crear la realidad; en la visión, los objetivos y contenidos de una praxis social innovadora que resignifique al mundo, al ser y al quehacer humanos y que imagine nuevas vías y nuevos sentidos en la construcción de los instrumentos, de los lenguajes y del mismo sujeto del cambio cultural: la comunidad.
Ese es el aporte específico, que determina el papel y la importancia del promotor en el ámbito de lo cultural. Por lo mismo su tarea no es meramente funcional: apoyar a que sólo ciertos grupos hagan «mejor» o con más «eficiencia» lo que ya vienen repitiendo. La palabra «promotor» (pro-movere) de raíz latina, significa mover, mover a favor de. El promotor cultural es la persona que realiza de manera permanente y sistemática tareas de impulso y apoyo técnico y metodológico a: los procesos de invención de las identidades comunitarias.
Los procesos de integración del sujeto social y de su vinculación amplia en el contexto global de la pluriculturalidad y la biodiversidad. Los procesos de planeación comunitaria autogestiva de la producción, apropiación, socialización y disfrute de los bienes y servicios que constituyen su patrimonio cultural tangible e intangible.
El promotor cultural no debe confundir su papel con el de los dirigentes o «representantes comunitarios», a pesar de que incida con ellos en los ámbitos de la acción social, económica y política de las comunidades. Su triple función, como detonador de la integración y organización comunitaria, como educador-capacitador y como comunicador, determina su papel esencialmente enfocado a fortalecer el desarrollo crítico de la conciencia social y política de los grupos con los que trabaja, así como potenciar la capacidad de estos en la creación, gestión, dirección, operación, administración y control de sus proyectos artísticos, de desarrollo sociocultural, y de empresas culturales. CONTINUARÁ


La Vorágine

Escribe: José Luis Castillo Romero (soldecoahuila22@hotmail.com)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: