Río humano busca mejores oportunidades de vida

NOTICIAS DIVERSAS.-

Por Héctor Barragán.-

migrantes3

La corriente humana alcanza este 2018 millones de personas en el mundo entero, de los países pobres, con problemas económicos y sociales sin cuento, hacia lugares donde hay trabajo menos mal remunerado, quizá suficiente para cubrir las necesidades mínimas de subsistencia, que no encuentran en sus lugares de origen.

Ese río humano lo constituyen millares de menesterosos de justicia social y económica, con mujeres, niños, varones y algunos ancianos, en las condiciones más difíciles que se puedan imaginar, lo mismo del África que de Asia y de múltiples países latinoamericanos, hacia Europa, México y los Estados Unidos de Norteamérica.

Dan material a los noticieros para la nota roja, amarilla y de los peores tonos, por las tragedias, accidentes e incidentes notables, tan frecuentes dentro de una masa tan cuantiosa de seres humanos en condiciones ínfimas y viajar lejos, con grandes carencias.

Por supuesto que dan motivo fricciones con autoridades y políticos ocupados en cuestiones distintas y de sencillez, lo mismo que muestras de generosidad, por parte de la gente humilde y de menores posibilidades materiales, éstas últimas ejemplares y conservadores de las pocas cualidades que justifican la calidad de seres humanos a estas fechas.

Lamentablemente su existencia en estas tierras ha servido para justificar, a nivel discurso solamente, el supuesto derecho a sobrevivir en las nóminas públicas, en los niveles de mando del mundo y hacerse notar en la prensa y medios electrónicos.

El colmo es que la hostilización llegue a servir para mantener un gobierno xenofóbico, siendo titular de la responsabilidad de buena parte de la situación negativa que vive la comunidad mundial.

ANTECEDENTES.

La migración nació con el ser humano, en la búsqueda de alimentos, mediante la caza, la pesca y posteriormente la recolección de vegetales que fueron descubriendo comestibles.

Necesitó de herramientas para facilitar la caza y la captura de especies comestibles, que primero elaboró de piedra y posteriormente con ayuda de rudimentarios instrumentos del mismo material, de madera, de hueso y algunas fibras.

Resultaron favorecidos los más hábiles en la manufactura de instrumentos, que podían acumular y permutar por los alimentos que no tenían ya tiempo de procurarse, llegado a ser poderosos en su ambiente reducido y primitivo.

Al cabo de los siglos fueron aprendiendo a utilizar otros materiales, como el cobre, luego al relacionarlo con el estaño obtuvieron un metal más sólido, el bronce que largo tiempo después fue desplazado por el hierro, es decir, se pudieron marcar las grandes etapas de la civilización con estos materiales, que les fueron permitiendo aumentar la influencia de los distintos grupos.

Al menos fueron quedando los poderosos, quienes se posesionaron de los útiles, de la tierra y con esto, del trabajo ajeno, el esfuerzo laboral y sus múltiples habilidades derivadas, desde ese tiempo se perfila el dominio de unos cuantos sobre los demás, para la que fueron necesarios el dinero como instrumento de acumulación de riqueza y de cambio, acumulación que llega aparejada con el hecho de que los medios de producción quedan en unas cuantas manos y la mayoría de ellas sin medio alguno de producir individualmente ni de disponer de los bienes y servicios para subsistir y desarrollarse.

El desequilibrio económico y social, la desproporción entre riqueza y necesidades se vuelve creciente y es enorme, lo mismo entre individuos que respeto de naciones. El problema es simple en su descripción, hay ricos y gran producción y gente sin medios para adquirir todo lo que necesita y muchos sin medio importante para figurar en el mercado, entre los compradores.

En los países desarrollados existe el fenómeno de la explotación, pero no es tan grande el sufrimiento de los pobres, porque aquellos países venden con ganancias a los necesitados, porque en estos los costos de producir son mayores por falta de técnica, equipos y medios de financiamiento.

Otra herramienta básica para restar recursos a los productores, trabajadores, es la banca, que vende dinero con utilidades a los que lo requieren para producir (o subsistir) trátese de empresarios o gobierno, que a fin de cuentas deben cobrar su costo a sus productores (trabajadores).

Los países desarrollados proveen a todo el mundo de mercancías, tecnología, equipos, dinero, con grandes ganancias, porque sus costos de producción y apoyo financiero. Paralelamente imponen al resto del mundo su tecnología, sus equipos modos de producción, sus diversiones.

Lo más doloroso es la imposición de sus vicios, la violencia, el alcoholismo (mediante sus medios divulgadores, cine y electrónica) drogas, prácticas criminales. Sin descontar su venta de armamento y los ejemplos que divulgan sus medios de comunicación.

Y su fomento de actividades ilegales derivadas del alto consumo de drogas de su país, seguramente a partir de los intereses de el comercio norteamericano 7y tal vez mundial) de los criminales organizados a nivel global y jefa turadas seguramente por los grandes capitales norteamericanos precisamente.

Y DE AUTOMOVILES.

Un ejemplo sencillo del modo imperialista moderno lo constituye el negocio automotriz; de acuerdo con datos de la página financiera, de enero de 1980 a septiembre del 2018, 38 años, los precios de los autos aumentaron en promedio 1000% y las gasolinas 6 mil, una enorme sangría a los trabajadores y clientes; el aseguramiento automotriz 3 mil y refacciones 2 mil.

Menciona entre los declarantes a Kaso & Asociados, su presidente Armando Soto Armenta y también los costos derivados, como casetas, IVA y otros aumentaron 5 mil por ciento.

Estos comentarios y otros provienen de Foro Automotriz de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices, citando que antes otorgaban créditos a 36 meses y actualmente se extiendan de 60 a 72 meses.

De donde se desprende que las automotrices fomentan el congestionamiento de automóviles de las ciudades, a base de abatir mensualidades, aunque aumentando plazos, con los que llenan las calles de autos individuales, reducen la liquidez disponible del consumidor para otros menesteres y presionando a la autoridad a mejorar vialidades, haciéndolas olvidar el fomento del transporte en autobuses y otros medios masivos de transporte, más barato, menos contaminante y más racional para un país (y sus ciudades) escasos de medio económico para asuntos más importantes y trascendentes (socialmente).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s