fbpx

Caciques intentan convertir a Parras en un desierto

Lamentablemente tenemos a un gobernador que prefiere saludar a los ricos del pueblo que ensuciarse las manos resolviendo los intereses de un pueblo que para lo único que le sirvió fue para llegar al cargo que ocupa.-

Esta es el agua que pretende quitarle Casa Madero a los parrenses.
Esta es el agua que pretende quitarle Casa Madero a los parrenses.

Hablar de Parras de la Fuente es evocar a un pueblo mágico con historia, con fuerza y con grandes bellezas naturales, tanto así que el agua es un símbolo, un sello distintivo de esa maravillosa ciudad, llamada por los fundadores: el valle de los pirineos, por tener similitud con aquel valle francés, debido a estar rodeado de montañas en cuyas cimas se encuentra una gran variedad de coníferas.
Desde hace poco más de 20 años, se ha venido presentando un problema con la población y el agua, pues la gran cantidad del vital líquido, proviene de veneros encontrados en las laderas de la llamada sierra prieta, la cual está situada al poniente de la ciudad.
Otra parte del agua proviene de la zona de la sierra gorda, misma que está al lado sur, ambos acuíferos pertenecen a la cuenca de los ríos Nazas-Aguanaval, la cual surte de agua a buena parte de la comarca lagunera de Coahuila.
Es increíble que dos integrantes de la dinastía Madero, famosos caciques parrenses se estén adueñando del agua y además quieran entregarla a manos del gobierno federal, bajo la protección de la Comisión Nacional del Agua y de la ceguera del Gobierno del Estado.
Tanto los Rivero como los Madero, que son familiares cercanos, se han convertido en el dolor de cabeza de la ciudad de Parras desde antes de la administración municipal de Ignacio Segura Teniente y se agudiza con la entrada de Evaristo Madero y de Jorge Dávila Peña, actual presidente municipal.
Es realmente triste ver como se entuba el agua de Parras para desviarla y entregarla a otros municipios de Coahuila, solo por capricho de los malos gobernantes que están y han pasado por el gobierno coahuilense y que no han detenido a esas manos destructoras que solo trabajan para sus propios intereses.
La empresa vitivinícola Casa Madero, propiedad de la familia Milmo Madero, ha sido la administradora por más de 50 años del balneario estanque de Zapata, cuya agua se vierte en las huertas nogaleras del oriente de la ciudad, y además surte de agua a los ejidos de ese sector, los cuales también se verán afectados al entubarse el vital líquido.
El agua que proviene del balneario Estanque de la Hacienda, surte del vital líquido a las huertas del centro de la ciudad, pero eso poco les importa a estos empresarios, que manejan los recursos naturales a su arbitrio y se han apoderado de la voluntad de un pueblo que tiene miedo levantar la voz en contra de estos asquerosos empresarios que piensan que por tener dinero tienen el mundo a sus pies.
Se ve que estos personajes no ven más allá de lo que tienen enfrente, no piensan que al hacer esto el descanso que tanto predicó Rosa María Madero de Hernández, se convertirá en otra cosa, pues ella se opuso en todo momento a la llegada de nuevas empresas a Parras, porque ella soñaba que Parras fuera un pueblo de descanso y no una ciudad industrial.
Ahora tanto José Antonio Rivero Larrea y su primo, se apoderan de un recurso natural que hacen de Parras un atractivo turístico y que lo reiteramos, es un recurso natural que es necesario para vida de las huertas de la ciudad.
Sin el agua de las acequias se secarán las huertas y se acabará con la producción de nuez, que es el sustento de la mayoría de los parrenses.
¿Será a caso una estrategia para que se pueda manejar de manera «sustentable» el agua en los proyectos de vinicultura programados por el Gobierno del Estado?
Entonces estamos ante un panorama que se vislumbra oscuro, funesto, macabro y que convertirá a Parras después de ser un vergel hermoso y majestuoso en un valle desértico y pasará de ser el oasis del suroeste de Coahuila al desierto más grande del suroeste de Coahuila.
En Parras hay una variedad incontable de especies animales endémicas que están a punto de morir por este ecocidio, además de plantas y árboles que subsisten hasta nuestros días y de las cuales hay pocas en la entidad y están en peligro de desaparecer.
Esperemos que la voz de un pueblo que clama por sobrevivir sea escuchada por la Comisión Nacional del Agua, por la ONU que nombró a Parras Patrimonio Histórico en los años de 1990 y ahora todo esto está a punto de morir a manos de unos empresarios que se han convertido en caciques criminales de esta ciudad hermosa.
Duele ver como muere un «Pueblo Mágico» y que el daño ecológico que ocasionarán por ambiciones mezquinas, no se vea como una realidad que necesita ser atendida de manera prioritaria por las autoridades encargadas de esto para que no se cometa una infamia en perjuicio de la ciudadanía.
Lamentablemente tenemos a un gobernador que prefiere saludar a los ricos del pueblo que ensuciarse las manos resolviendo los intereses del pueblo que para lo único que le sirvió fue para llegar al cargo que ocupa.
Y quién va a defender a los parrenses? ¿Quién va a luchar para que el agua que ES DE TODOS no se la lleven unos cuanto vivales?

Un comentario sobre “Caciques intentan convertir a Parras en un desierto

Agrega el tuyo

  1. ¿cual primo de Jose Antonio Rivero? No sabemos que tenga primos en Parras..En segundo lugar la mayor parte del agua le prtenece a casa Madero, en tercer lugar el ecosistema de Parras a sido verdadera mente dañado por el exceso de concreto que se se ha instalado, mas las construcciones de blocks, mas la tala de huertas, arboledas para la construcción de casa de Infonavit.. Para terminar el robo del agua es indiscriminado …..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: