UN BASTA… ¡NO BASTA!

Noticias de la Aldea.-

Escribe: Fidencio Treviño Maldonado

narcorreal2

La violencia llegó y se quedó en el país, al pueblo se le hizo costumbre saber, leer, oír y ver noticias de asaltados, extorsionados, cremados, descuartizados, colgados, degollados, torturados, liquidados, secuestrados, ajusticiados y cientos de otras terminaciones en “ados”, batalla hasta ahorita perdida por el Estado, el mismo que ha repetido: “Hasta las últimas consecuencias”, “caiga quien caiga”, “defenderemos y aplicaremos el Estado de derecho”, “Nadie por encima de las leyes,ni de la constitución” y cientos de frases más, todas sin sustento, cacofonías más huecas que el centro de un bambú, tal vez dichas con la euforía de comenzar una gestión, sin embargo, la única novedad en el país, es que no hay novedad.

En este país ha quedado demostrado que con marchas, plantones, comisiones, reformas, programas y nuevos nombramientos en nuevos departamentos no avanzamos ni como los cangrejos, ni siquiera vemos la luz de aquel túnel del que hablaba el orgullo de los PRIistas en su tiempo, Carlos Salinas de Gortari.

Los grandes países que han prosperado, los llamados de primer  y segundo mundo, no del quinto o país bananero como el nuestro, lo han hecho a base de cambios, de reformas y sobre todo basados en leyes y su verdadero acatamiento y cumplimiento o su consecuencia de castigos impuestos ejemplares a quien no las acate o lleve a cabo.

Singapur es el ejemplo más tangible en donde al igual que en China, Dubai, Malasia, Canadá, entre otros están presentes las leyes, duras, si pero al fin leyes, Singapur, pena de muerte a los narcos, a los secuestradores, pena de muerte a los funcionarios ratas, pena de muerte para muchos otros delitos, o lleve a cabo atrocidades que en este país llamado México, son según se ve.

Un deleite, inclusive en esos países son las sentencias de cárcel de pocos meses o años, por delitos menores en cada condena así sea de tres o cuatro meses es de trabajos forzados, es decir dura ley, pero es la Ley, como reza en latín o en griego el aforismo universal, es decir: los castigos son castigos.

Para desgracia de los mexicanos, en este país es tanta la burocracia con que se cubre la justicia y tan llena de corrupción que sería imposible sacar adelante la aplicación de estas leyes, que por cierto sí existen y están escritas en nuestros códigos penales, pero su aplicación es otro tema muy distinto.

Aquí no se le ajusticia a un ladrón de los llamados de cuello blanco, es decir expresidentes de la república, exgobernadores, expresidentes municipales o legisladores entre otros ladrones o corruptos,  sólo uno que otro pichón o chivo expiatorio que por desgracia cae mal parado con el que manda, ya que nuestras ínclitas autoridades están, no a disposición de los que dicen las leyes o del pueblo, sino a lo que dictan los poderes fácticos en turno.

Aquí, la ley y todo su peso es para un indio zapoteca que, para saciar el hambre de su familia, mató en “área protegida” a tres conejos, por lo que la mano de la ley le aplico 10 años de cárcel.

Las diferentes cámaras y organizaciones sociales y no gubernamentales, lanzan un ¡BASTA!, cosa que no basta, ni siquiera tiene eco en los diferentes recintos ya sean legislativos o de la Suprema Corte de Justicia, porque su agenda no se los permite entretenerse en nimiedades o “pendejadas” esto por la dejadez e indolencia que campea en los que hacen a su antojo las leyes y por lo que estos organismos de nuestra justicia de la nación  están muy ocupados con los grandes problemas del pueblo.

¿Cuáles $$$$$? y no como en este caso que son los plantones, marchas y la violencia a nivel nacional que está imparable. Ayer fueron 20, ahora 24, anteayer 32, el mes pasado 670 muertos por la violencia y así nuestra cotidiana vida se convierte en cifras catastróficas e infaustas que enlutan miles de hogares todos los dias, en donde nuestras autoridades, ante su ineficiencia sólo hacen comparaciones estúpidas, encuestas y cifras ofrecidas y  dirigidas a una población que ellos (los politicos) nos creen analfabetas y tal vez igual de estúpidos que de quien llegan las cifras, gráficas y otras miasmas.

¡Denunciar!, como dice el Secretario  de Gobernación, ¿con quién, en dónde?, si es todo un embrollo burocrático enfrentar a una agencia del Ministerio Publico, inclusive es la consigna y amenaza de miles de policías decir ¿Va a ser consignado a la agencia del ministerio público?, cuando debería ser esta misma agencia la que está para defender al ofendido (Valga la rebundancia) y sin embargo bajo el argumento de declarar en esta inquisición, millones de ofendidos optan por callar y tragarse su dolor y lo que se ve no se juzga, ¿cuantos políticos hacen ante estas agencias o jueces acusaciones a otros de su misma ralea y ni siquiera hay contestación a  sus demandas?. Cientos y tal vez miles de denuncias.

¿Y si esto le pasa a los mismos actores de nuestra florida farándula política?,  ¿qué podemos esperar firmitas y plantones de un pobre cristiano con una simple y miserable identificación del IFE, ahora llamada INE?

Así que un basta, no basta para acabar con tanta amargura, dolor, tristeza, terror de las víctimas, corrupción, diversos delitos y mentiras que muchas de las veces provienen de la misma clase gobernante, el caso del alza de los productos energéticos, con declaraciones por demás estúpidas de que no afectará en nada la economía, u otro pendejo de un partido político diciendo que cuando Calderón fue presidente, la gasolina estaba medio centavo más arriba, ¡sí! puede ser verdad, sólo que Calderón, aunque estuviese borracho nunca prometió que la gasolina no subiría y el actual presidente si lo prometió e hizo mucho énfasis ¿Y dónde están ahora aquellos que en sus oficinas de sus partidos políticos pusieron el letrero “NO AL AUMENTO DE LAS GASOLINAS”?

No basta un basta, sino tomar otras opciones fuertes, tal vez no pagar impuestos, cerrar comercios como lo dicen algunas cámaras y en Oaxaca, Chiapas y otras entidades lo llevan a cabo y  aunque es muy débil la propuesta en esta axioma nacional, algo es algo…

Y aquí, lo normal como siempre, es que nadie de nuestros políticos ha dicho esta boca es mía para defender al pueblo, sólo están dispuestos a defender a sus correligionarios o manada, o cómo usted quiera o guste llamarles… Sugerencias y comentarios; kinotre@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s