La rebelión de los parrenses

parrucha

Objetos con las que los ciudadanos respondieron a las agresiones de Fuerza Coahuila. (Foto de Noticias Jorge García).

Espejo Cóncavo.-

Escribe: Roberto Adrián Morales

Era de esperarse. La autodefensa de los ciudadanos de Parras contra el abuso y las raterías de Fuerza Coahuila apareció vestida de garrotes y piedras.

La noche del domingo no fue la misma para esos pillos vestidos de policías, seres abusivos protegidos por el alcalde Jorge “Coco” Dávila y su patrón Evaristo Madero Marcos, ambos reconocidos por sus manejos oscuros, por dirigir acciones de criminales y por invertir millones de pesos en ranchos y propiedades.

Son esos elementos policiacos los que hacen y deshacen en las calles de Parras, los que detienen a los ciudadanos porque se les viene en gana y los acusan de cualquier delito con tal de quitarles el dinero de su salario semanal, el que se ganan con el sudor de su frente.

Traer un six dentro del carro o de la camioneta es más que un delito que amerita cárcel y esa es la principal actividad de Fuerza Coahuila en las calles de la ciudad.

Y todo iba a pedir de boca. Mínimo cien personas son prácticamente asaltadas por esos “policías de élite” que hasta ahora nadie sabe para qué fue creada a menos que desde un principio se haya tenido la idea de formar terroristas, asesinos a sueldo, violadores, y demás linduras que puedan mantener con el “Jesús en la boca” a todo el pueblo.

Y digo que todo iba a pedir de boca porque ayer no ocurrió lo mismo.

Dos jóvenes que viajaban a bordo de una camioneta, y que al parecer traían aliento alcohólico, que no quiere decir que andaban ebrios, se percataron de que al salir de un depósito, a donde fueron a comprar cervezas para disfrutar en casa de una carnita asada, eran seguidos por los temibles gorilas policiacos.

Ante el temor de ser detenidos y de que les arrebataran sus pertenencias, como ya les ocurrió a ellos y a algunos familiares en acciones policiacas semejantes, decidieron llegar hasta su domicilio no sin antes hablar por celular a sus parientes quienes, ni tardos ni perezosos, se armaron de lo que tuvieron a su alcance para defender a los parientes en peligro.

Los jóvenes llegaron hasta la calle Morelos y ahí dieron vuelta en un callejón y se bajaron de la camioneta. Atrás, cuatro agentes de Fuerza Coahuila bajaron de su unidad y quisieron perseguirlos pero fue entonces cuando se les apareció el diablo. Como en las películas donde el pueblo despierta para sacudirse el yugo de los criminales, los colonos salieron de sus casas y empezó el zafarrancho.

Piedras, palos y botellas volaron por un lado, por el otro la respuesta fueron balas y más balas dejando un saldo de una veintena de heridos entre policías y colonos.

Pero la “autoridad” solo dio a conocer datos de sus heridos, cinco policías terminaron con golpes en cabeza, piernas, brazos y no terminaron linchados porque en su auxilio acudió una verdadera nube de policías que obligó a los parrenses “agresivos” a poner pies en polvorosa.

De los heridos de bala, hasta ahora no se sabe nada, aunque se tienen conocimiento de que los hubo. El temor de la venganza policiaca los obligó a ser atendidos en sus propias casas.

Total en Parras nada más falta que suceda lo que ocurrió en la película La Ley de Herodes, al menos al principio, donde el presidente municipal es linchado por una turba enardecida, cansada de los abusos del poder. Algo semejante a lo que hacen con los parrenses el Coco Dávila y su patrón Evaristo Madero, un par de pillos que han saqueado hasta la saciedad al ayuntamiento.

Y como no han llenado, estos buitres del erario público ya se anotaron para seguir gobernando Parras. Ya comentaré en otra entrega a El Demócrata sobre las propiedades que recién adquirieron estos dos personajes. Ningún habitante de este sufrido pueblo sabe el tamaño del robo pero suman cientos de millones de pesos.

Lo cierto hoy es que Parras ya se cansó de tanto abuso y no dude de que este zafarrancho sea premonición de lo que ocurrirá en Parras cuando intenten imponer, de nueva cuenta, a Evaristo Madero en la Presidencia Municipal. Al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s