Entre broncas y enchiladas

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas.-

peje2

La democracia, según dicen que decía Winston Churchill, no es que sea la mejor alternativa de las sociedades para gobernarse, pero tiene a su favor que las demás son todavía peores.

Sí, la democracia tiene en su contra haber llevado al poder a personajes como José López Portillo, como Vicente Fox Quesada, como el que usted guste mencionar de acuerdo a sus afinidades personales y filiaciones partidistas, ya si le pone algo de ideología al asunto, pues más enconados sus odios o sus amores. Pero también la democracia tiene la gran encomienda de parar en seco a otros, que quisieran encumbrarse en el poder público, para luego hacer de este el instrumento de control social que nadie desea ver volver.

En Europa por ejemplo, existen organizaciones y partidos políticos de clara intención neonazi, pese a que esto está prohibido en muchos de los países en los que sufrieron en carne propia la dominación del fascismo alemán o el italiano. Es en las urnas donde la gente decide si quiere regresar a aquello, o por el contrario, le pone un alto definitivo. En los últimos procesos electorales registrados en el viejo continente, sí llegaron a colarse a los parlamentos alemán y de otras naciones algunos elementos de la ultraderecha, pero en general ha prevalecido la visión de la mayoría, que sin llegar al extremo de proscribirlos, sí les limita al mínimo sus posibilidades de acceder al poder, de influir en las normas legales, de gobernar, pues.

En nuestro México en el momento presente estamos en una situación similar a la descrita, estamos en medio de un proceso para la renovación del poder ejecutivo federal, del congreso de la Unión, una tercera parte de las gubernaturas, y otros comicios locales. Esta es la oportunidad, el deseado del sistema y de buena parte de la población, de consolidar al país como un pueblo que va en una sola dirección, aunque también existe el peligro de que por la polarización o la pulverización del voto entre tanto candidato como hay, el que gane al final de cuentas, sea por una proporción tan pequeña de sufragios, que nunca logre remontar esa debilidad inicial. Esto trata de salvarse a través de los llamados de todos lados para que ciertos candidatos de determinados partidos y coaliciones, no lleguen al poder, esto tanto a partir de las expresiones y propuestas que han manifestado en público, como y más importante, lo que puedan traer guardado en el buche, y que solo revelarán en el caso de que llegaran a salir triunfadores.

El caso más antiguo es el de Andrés Manuel López Obrador, a quien quienes han hecho más fuerte son precisamente sus enemigos de los otros partidos, que temen que convierta al país no en Venezuela, no en Cuba, sino en uno en el que no sean ellos los ganones y mandones. ¿Quién lo iba a pensar?, tan aterrorizados están los otros candidatos, que por ejemplo ya anda por allí una nueva versión de aquella macabra campaña a la que se atribuye, con cierto grado de razón, haberle arrebatado a Andrés Manuel la presidencia hace doce años, la de que es un peligro para México, sí, nada más que los que resultaron ganadores resultaron todavía más peligrosos para el país y para muchos habitantes que ya no están vivos, por solo mencionar el tema de las ejecuciones. Todos contra AMLO, es a como han estado jugando, ya veremos si funciona o no.

Pero otro que ahora se ha revelado como un auténtico riesgo para la nación es el que se autonombra El Bronco, un fulano no precisamente apolítico, pues antes militó en el Partido Revolucionario Institucional, no precisamente machín, pero que si tiene sus rasgos fascistoides, y para muestra sus opiniones sobre las mujeres, la comunidad lésbico gay, y a partir del debate del domingo pasado, su intención de regresar a la Ley del Talión, a la mutilación corporal como método para castigar a los delincuentes, lo que ha sido calificado por muchos, incluyendo las comisiones de derechos humanos, como una intención de regreso a prácticas medievales superadas. Encima necio, el tal Bronco machacó con que no fue ninguna ocurrencia ni vaciladas, sino programa de gobierno… ya nos imaginamos que si no gana la presidencia podría venirse de presidente de colonos de Mirasierra, donde amenazan con mantas con linchar y eso, mutilar, a los ladrones pescados in fraganti.

Salvo su mejor opinión, a esta clase de locos hay que pararlos en seco, como a muchos otros políticos que para combatir la corrupción lo único que se les ocurrió es, curiosamente igual para todos: crear una fiscalía especializada, autónoma, independiente y blah, blah, blah, o sea más burocracia, muy costosa, para que las cosas sigan igual que hasta ahorita o empeoren todavía más.

En cambio, nos enteramos por El Demócrata que un candidato a diputado federal, el mismo que fuera alcalde de Saltillo, Isidro López Villarreal, anda promoviendo que si le roban en su domicilio, no que pepenen al ladrón y lo mutilen, si lo llegan a pescar, que haga lo que a las víctimas les ha interesado desde siempre, la restitución del daño, y si no lo atrapan… que la autoridad le reponga lo que le robaron… así de sencillo, así de complicado o imposible, pero como idea, vale la pena.

Esa es mentalidad de alcalde, de los que tienen que lidiar cuando llega la gente quejándose de que un bache le ponchó la llanta o le quebró la suspensión, ¿de quién es la culpa de que no esté tapado un bache que hizo el agua o el uso?, de la autoridad, pues que la autoridad responda.

La idea no es mala, en un país con un grado de impunidad de más del 99% en todos los delitos, donde las policías, los MPs, los jueces contribuyen a la boyante delincuencia, ante su incompetencia, si a ellos les tocara poner de su lana para resarcir lo que le perjudicaron a la gente, por no hallarlos, por no detenerlos, por integrar mal una averiguación, por lo que sea… créame que se ocuparían mucho más de lo que hoy lo hacen por un trabajo pésimamente realizado o de plano no hecho.

Ideas hay, pocas, gente que no debe ganar, también la hay, que la democracia le sirva para apoyar unas y quienes las postulan, e impedir que otros se encumbren en el poder para, si fuera posible todavía más, convertir al país en un baño de sangre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s