Jim Bottomley… Décadas de Estrellas…

AQUELLOS TIEMPOS.-

Por Miguel Ángel Genis Guzmán.-

Jim-bottomley1

Brilla con luz propia en las décadas de los 20´s y los 30´s en las ligas mayores de beisbol, era una muestra indiscutible de la enorme calidad de los grandes jugadores. Revisando los libros de este deporte, nos encontramos que en esa época se jugó un beisbol de gran calidad y emoción y fue cuando surgió una constelación de estrellas para el salón de la fama.

Algunos realizaron hazañas memorables apoyados en una vida carismática y hasta polémica como es el caso del excelso Babe Ruth y el grandioso Lou Gehrig, ambos de los yanquis de Nueva York. También hubo jugadores cuya vida es todo un poema y ejemplo de superación, coraje y decisión por salir adelante, tal es el caso del fabuloso monticulista de los Cardenales de San Luis Dizzy Dean, del espectacular lanzador de los Gigantges  Carlo Hubell y el corajudo eterno peleador Pepper Martin, el “gran ausente” de Cooperstown, que brilló con los Cardenales de San Luis.

Asimismo, en esa época dorada brillaron jugadores como el inmenso Rogers Hornsby segunda base y manager de los Cardenales y los hermanos veneno que cubrieron juntos el jardín de los piratas de Pittsburgh en 1927 en la serie mundial contra los yanquis de Nueva York.

Podríamos seguir con una lista interminable de grandiosos jugadores como el inmortal Joe Dimaggio y el sensacio9nal Tony Lazzeri, continuar con grandes monticulistas y estamos seguros que no nos alcanzaría una columna normal tan solo para mencionarlos, pero en esta ocasión queremos referirnos a un jugador que, sin hacer tanto ruido, fue un superastro de aquellos tiempos y estuvo a la altura de los mejores.

Nos referimos al talentoso primera base de los Cardenales de San Luis Jim Bottomley, quien fue pieza clave para que los aguerridos “Pájaros Rojos” fueran a la serie mundial en los años 1926, 1928, 1930 y 1931 y que estuvo presente en encuentros de series mundiales que pasaron a la historia del deporte como “Juegos inolvidables” como algunos de los que haremos referencia en esta colaboración.

La primera serie, mundial de Bottomley fue en 1926, cuando los cardenales derrotaron s los yanquis cuatro juegos a tres, en esa ocasión, el talentoso primera base de los “Pájaros Rojos” conectó 10 imparables en 29 turnos para promedio de 345 y fue pieza clave para que su equipo ganara el banderín de la liga nacional y el clásico de otoño.

También en esa serie se vivió uno de los momentos más dramáticos que se hayan visto en serie mundial, cuando el veterano Grover Alexander, fue llamado en la séptima entrada para salvar el séptimo juego que a esas alturas se encontraba tres a dos y con las bases llenas de yanquis.

El fabuloso novato Tony Lazzery estaba al bat y Alexander lo eliminó por la vía del ponche para mantener la anotación, luego lanzó las dos últimas entradas sin aceptar anotación,  y San Luis se llevó el título de campeones del mundo a casa.

Para darle un poco de leyenda al dramático momento, se llegó a afirmar que el veterano lanzador de San Luis se encontraba todavía sufriendo las consecuencias de la juerga vivida con sus amigos la noche anterior, para celebrar su triunfo del sexto juego sobre los neoyorkinos, pensando que ya no sería requerido al siguiente día. El desmintió más tarde esa versión, pero siempre que se habla de ese “relevo de oro” se hace referencia a ello.

En 1928, los yanquis se vengaron de los cardenales al derrotarlos en el clásico en cuatro juegos seguidos, pero en la tribuna los fanáticos sólo hablaban del famoso relevo de oro que realizó dos años atrás el grandioso Alexander, a pesar de que en este nuevo enfrentamiento sufrió una derrota. Bottomley conectó para promedio de 214 puntos.

Los cardenales volvieron a la serie mundial en 1930 y cayeron ante los Atléticos de Filadelfia cuatro juegos a dos; pero regresaron por el desquite al siguiente año contra el mismo equipo al que derrotaron en siete emocionantes encuentros.

Al retirarse del beisbol Jim Bottomley dejó números de más de 100 carreras en seis temporadas seguidas, de haber empujado 123 anotaciones en juego sencillo cuando bateó de 6-6 en 1924 con dos cuadrangulares contra los Dodgers de Brooklyn.

Fue nombrado el jugador más valioso en 1928. Nació el 23 de abril de 1900 en San Luis Missouri. Ingresó al salón de la fama en 1974.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s