Entre águilas y serpientes

// Del Tintero //

aguilas

Por: Fidencio Treviño Maldonado.-

Tanto las águilas como las serpientes son animales muy bellos, majestuosos, unos en el aire y otros en la tierra, inclusive en el agua. El águila se toma como símbolo de libertad, de vuelos interminables y sin barreras, mientras el mito de las serpientes es vivir en el suelo condenadas por el supremo; siempre arrastrándose. Las dos especies son depredadores, las águilas dependen de su vista y su potente  vuelo, las serpientes por lo general de detectar con su lengua el alimento, víctimas o enemigos y desde luego en la mayoría de estos ofidios esta su relampagueante ataque para inyectar su fatal ponzoña.

No es raro que la simbología de escudos, banderas, monedas, grabados entre otros estén juntos estas dos especies de animales. Buda, cuentan algunos historiadores, se sentó  a meditar bajo una higuera y hasta ahí llegó una colosal serpiente (Cobra o Áspid), quien se posó detrás del Santo y ahí lo cuidó. Desde antes de Cristo fue una águila quien con sus garras levantó una tortuga y desde lo alto la arrojó sobre la calva del sabio griego Esquilo, quien al recibir el impacto ahí muere. (se cuenta que la calva la confunde con una roca).

En los negocios, en los apuros que da la vida, en cuestiones sentimentales y hasta en la política se aconseja y recomienda ser atrevidos, libres y superar todas las barreras para llegar como las águilas hasta las cumbres y lograr el objetivo.

Mientras a las serpientes (llamadas víboras en algunas regiones), se les tiene en lo peor, y nadie las baja con epítetos como arrastrados “as”, traicioneros, venenosos, lenguas viperinas, etc. y que también tienen un lugar en las cumbres y que ahí llegan arrastrándose, serviles, envidiosos, lacayos, mintiendo, bufones, cortesanos y muchas veces con odio llamados lame-huevos, cosa común en nuestra clase política, en donde no importan los medios, si en ello se alcanza un fin.

Desafiando todo, una águila es símbolo nacional, sostenida en un espinoso nopal y ahí desde hace mucho tiempo tratando de devorar a una serpiente, que no ceja de moverse y por ratos parece que va ganando y metafóricamente, pronto la corrupción (representada por la serpiente) va devorado al águila, a la libertad de los mexicanos, sin embargo  la delincuencia “NO” ha rebasado a las autoridades, sino parece ser que SON  y han sido las autoridades quienes han tomado el mando y las instituciones creadas por el sistema caen cual fácil presas tanto en las garras y pico del águila, como con los colmillos venenosos de la serpientes.

Por años la Silla del Águila, la cúspide o la caverna del palacio, ha sido la cereza del pastel de nuestra bien cuidada casta divina o clase política y la mayoría ha llegado como las serpientes arrastrándose y, una vez sentados, los vasallos (el pueblo) somos presas de sus lacayos en las ordenanzas y reformas que a su placer, gusto y desde su nido a modo fabrican e idean como dominar el entorno, las águilas que también tienen sus nidos, es ahí en donde normalmente descarnan a su presa para repartir a sus polluelos quienes dependen de sus padres hasta que puedan volar y cazar, la serpiente tanto la ovípara,( nace del huevo ) como ovovivípara (del huevo, pero dentro del vientre) desde que tiene vida está sola en el mundo, de ahí su intuición para sobrevivir y, al igual que el águila se alimenta de otras aves, las serpientes hacen lo mismo con las de su especie.

Los conferenciantes que ahora crecen a pasto y aprovechando las tradiciones y los mitos y muchas veces la ignorancia de la sociedad en casi todos su relatos nombran a las águilas, en las llamadas de “superación” personal o de grupo y a las serpientes como los malos pensamientos que inhiben que el individuo se supere, deje un vicio o viva feliz.

Es decir para nombrar lo bueno se hace referencia a las águilas, a las serpientes le acomodan los fracasos y desde luego lo malo. Nuestra sociedad, desmemoriada al menos hasta ahora, sin ninguna pizca de osadía, seguimos vergonzosamente y con muy poco coraje obedeciendo lo que salga de un nido de serpientes y, ya no sabemos si son las víboras o las águilas quienes en este país poco a poco nos roban de lo que es de todos como son  los recursos, dinero, petróleo, tierras, lagos, ríos, etc. y  gracias a su disfraz hasta del ingenio y espíritu nos han despojado.

Sugerencias y comentarios; kinotre@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s