Secuestraron a sobrina de García Márquez; piden rescate millonario

Melissa Martínez García fue vista por última vez el 20 de agosto en Santa Marta. Sus secuestradores contactaron con la familia tres meses después.-

melisa1

Magdalena, Colombia., 05 de noviembre 2018 (Con información de El Mundo).- Durante 77 dolorosos días, la familia de Gabriel García Márquez, el ganador del premio Nobel de literatura en 1982, se ha mantenido en la más completa incertidumbre. Y es que Melissa Martínez García (34), nacida en Venezuela y sobrina nieta del escritor de Cien años de soledad, desapareció el 20 de agosto, sin dejar rastro alguno, en el departamento de Magdalena, en Colombia.

De acuerdo con medios internacionales, como la BBC y The Guardian, su desaparición fue notificada rápidamente a las autoridades, quienes -cuatro días después- encontraron su camioneta vacía en la zona de Sierra Nevada de Colombia. En un comienzo, los investigadores trataron su ausencia como una “desaparición transitoria” y un posible delito perpetuado por “delincuentes comunes”. Sin embargo, este 31 de octubre, la policía confirmó que se trata de “un secuestro con fines extorsivos” y que los captores solicitan cinco millones de dólares (4,3 millones de euros) para liberar a la empresaria de su desconocido paradero.

Melissa Martínez García -descendiente de la sobrina del fallecido Gabo e hijastra de un apreciado productor agrícola- se graduó como licenciada en diseño gráfico. No obstante, Meli (como la llaman en su círculo íntimo) se dedicaba a la administración de una finca familiar, en las cercanías de la ciudad de Santa Marta. Ese era precisamente su destino cuando fue interceptada, hace tres meses, por un grupo de delincuentes, que aún no han sido identificados. Tras las investigaciones preliminares, los lugareños y la prensa local barajaron la posibilidad de que el secuestro hubiese sido desarrollado por un grupo político o incluso una organización ligada al narcotráfico, denominada Los Pachenca. “La Sierra es la última escala de la cocaína antes de partir al extranjero. Ellos se mueven por la zona de influencia por donde desapareció Melissa Martínez”, publicó hace tres semanas el portal Las 2 orillas. Pese a esto, el director de la brigada antisecuestro y extorsión de Colombia insiste en que no hay una banda criminal relacionada con el rapto.

Igualmente, los dirigentes del sector bananero, al que representa Martínez y su padre adoptivo, han tomado la causa de Melissa como personal (ante la sospecha de que lo ilícito se relacione con sus negocios) y han solicitado mayor seguridad para sus trabajadores. “Esto no deja de preocuparnos. Es un secuestro y es delicado. No es el robo de una motobomba o de un aspersor”, comentó un dirigente, según El Heraldo. Asimismo, el “papá de crianza” de la desaparecida, Miguel Lemus, se atrevió a afirmar a la revista Semana que su niña sí fue secuestrada por motivos monetarios. “Con los empleados de la finca, ella ha sido una mujer de buen trato y una dulzura propia de su juventud. En el análisis de estas cosas, consideramos que su desaparición tiene un propósito económico”, expresó. Pero el resto de la familia ha elegido no referirse al tema. No quieren entorpecer la investigación -que se ha extendido por aire, tierra y montaña-, en pos de recuperar a Melissa.

Aun así, su madre, Mónica García, no pudo evitar rogar clemencia a través de las redes. “Por favor, le pedimos a las personas que la tienen que no le hagan daño, que le permitan regresar a su casa”, comentó en un vídeo publicado el pasado cuatro de septiembre. A pesar de ello, en ese entonces, la investigación se sumió en un completo hermetismo y no fue hasta fines de octubre que las autoridades informaron que existía un diálogo entre la familia, la policía y los secuestradores. “Este es un caso que ha sido bastante difícil. En las dos únicas llamadas que se han recibido pidieron cinco millones de dólares”, manifestó el general Fernando Murillo, junto con aclarar -de acuerdo con Tiempo- que “hay un grupo especial en función de rescatar sana y salva a esta persona”. Una declaración que deja en evidencia que la recuperación de Melissa es prioridad para el gobierno del presidente Iván Duque, quien, el 26 de agosto, decidió retrasar una consulta anticorrupción, para hacerse cargo de la retención de la víctima.

Del mismo modo, otros políticos han llamado a colaborar con la búsqueda de Martínez al aludir a una recompensa de 100 millones de pesos colombianos (28.000 euros), que será ofrecida a los que entreguen pistas certeras. Por otra parte, sus colegas y compañeros no han cesado la indagación en Twitter, mientras que otros cercanos -como su tía Shanni- han optado por retratarla como una chica “reservada, silenciosa, de pocos pero buenos amigos”, en el afán de crear empatía con respecto a su desaparición. Por lo que no es de extrañar que el pasado 13 de octubre, la empresaria haya recibido numerosos saludos de cumpleaños… aunque fuese por Facebook. “Meli, deseo de todo corazón es que regreses pronto a tu hogar y a tu familia. Donde quiera que estés, mis mejores deseos, oraciones y energía te acompañan”, rezaba una publicación, a la que se ya han sumado decenas de personas que sólo buscan que Melissa tome pronto el camino a casa y se reúna, por fin, con sus seres queridos.

Un comentario en “Secuestraron a sobrina de García Márquez; piden rescate millonario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s