El odio de Guadiana

BAILE Y COCHINO.- Por Horacio Cárdenas Zardoni.-

odioguadiana

Si una cualidad tenía el viejo PRI, lo decimos en esos términos porque para mucha gente será difícil encontrarle una sola bondad al partido que gobernó México durante ocho décadas en dos períodos a cuál más de aciagos, esta era su capacidad de parecer y aparecer como un monolito. En efecto, a lo mejor tras bambalinas, por debajo de la mesa, a puerta cerrada se daban con todo, y con todo queremos decir con todos los golpes bajos, trucos sucios, puñaladas traperas dentro del repertorio, más las que cada quien trajera bajo la manga, pero… afuera todo eran sonrisas, abrazos y como dicen que decía Adolfo Ruíz Cortines, comer sapos y culebras sin hacer gestos, y todavía pedir más.

 

El resto de los partidos políticos, los de izquierdas y los de derechas, más lo que no saben ni por donde andan ni para donde van, nunca lograron aprender esta lección del PRI que trascendía al resto del sistema político a la mexicana, los trapos sucios se lavan en casa, y nadie de afuera tiene que enterarse de qué mugre estaba manchado cada calcetín, camiseta o cuello de camisa. Allí tiene al PAN desconchándose como muro de adobe después de un sismo, allí tiene a la izquierda mexicana de distintos períodos y épocas, desmoronándose como bolillo cada vez que mutuamente sus camaradas se ven feo, para irse cada quien a fundar su propio partido, obvio, cada vez más pequeños los nuevos que los anteriores, hasta llegar a un atomismo que daba, que sigue dando vergüenza, en cambio el PRI, sólido como él solo. Hasta la imposición de un candidato presidencial que ni priísta era, aguantaron, todo porque la orden era esa, se la tragaron y sin hacer caras que no fueran de feliz triunfo.

 

Échele la culpa a sus detractores, pero por allí andan diciendo, ni más ni menos que desde el día posterior a la elección del primero de julio pasado, que en cuanto a mañas, a tracalerías, en cuanto a procedimientos visibles y subterráneos, el Movimiento de Reconstrucción Nacional, cariñosa y salerosamente conocido como MORENA, es en todo igual, heredero del viejo Partido Revolucionario Institucional. Lo han dicho más por rencor y envidia de los triunfos electorales logrados que por tener los proverbiales pelos de la burra en la proverbial mano, pero sí, por el bien del partido y por el mejor de la nación mexicana, ojalá que MORENA tuviera aunque fuera esa sola cualidad de que le venimos platicando que tenía el PRI, la de dar la impresión hacia fuera de que todo es sana y santa armonía al interior de un partido en que la ecléctica ideológica es lo de menos, y el amor por un proyecto de país, es lo verdaderamente importante.

 

Por allí han circulado rumores, incluso algún columnista nacional lo ha puesto como debe ser, en tinta negra sobre papel periódico, que diferencias las hay, y tan grandes, que supuestamente la dirigencia nacional de MORENA ya ha estado explorando alternativas a qué hacer con Ricardo Monreal Ávila, a la sazón senador de la República y coordinador de la bancada morenista, con el agravante de que siendo esta la mayoría en la cámara alta, su palabra tiene un peso relativo muy, pero muy elevado, al grado de llegar a poner en jaque no a los opositores de todos los partidos y distintos sectores, sino al propio presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que tiene que entrarle al quite a tranquilizar a banqueros, a empresarios, a políticos que los decires de Monreal ha puesto nerviosos. Que si sí, que si no van a echarle montón al expriísta, exdelegado y exgobernador de Zacatecas, eso ya es otro cuento, o si se irán por el camino de la conciliación, también enseñanza ancestral del viejo PRI, de hacerle manita de cerdo, de perdida para que antes de hablar para soltar barrabasadas se cuide de tener bien conectado el cerebro… a los deseos e intereses presidenciales, pues ni él ni nadie de MORENA se manda solo.

 

Todo esto viene a colación sin ser todavía navidad, porque otro que anda creyendo que se manda solo es el negrero senador, negrero por lo de la minería del carbón… Armando Guadiana Tijerina, quien como lo recogieron las páginas de El Demócrata, anduvo nomás el otro día exigiendo que se investigue a dos exgobernadores de Coahuila, Rubén Moreira Valdés y Jorge Torres López, quienes a su decir habrían tenido responsabilidad en los casos de desapariciones en Piedras Negras y la Masacre de Allende, que habrían dejado más de trescientas víctimas entre sus pobladores.

 

Aquí la cuestión no es de justicia, que por supuestísimo que debe haberla, sino de disciplina partidista, ¿pues qué no su patrón, su patrón de Guadiana, quien lo hizo primero morenista y luego senador de la República, por no decir la voz cantante del movimiento convertido en partido político en territorio coahuilense, ha hecho de su política de gobierno el perdón, la no persecución a los políticos corruptos, como medida para la seguridad y la estabilidad económica?, Andrés Manuel lo ha dicho con todas sus letras, no perseguirá a Enrique Peña Nieto ni a ninguno de sus predecesores, no importa lo grave de sus crímenes ¿y Guadiana quiere ir contra Rubén y contra Torres?, como que hay aquí una falta de comunicación y de aceptación con los mandatos partidistas, por no decir que el senador rezuma odio por todos los poros, y con cierto grado de congruencia, elige un tema que no es económico aunque seguramente sí de corrupción, sino del ámbito del inadecuado ejercicio de la función pública, específicamente en no haber actuado como se debía en los citados casos de Piedras Negras y de Allende.

 

¿Qué pasa aquí, Guadiana es más vengativo que El Peje?, ¿se está dejando llevar el senador por su odio hacia Rubén, llevándose entre las patas de los toros a Jorge Torres?, ¿será capaz de causarle el mismo tipo de problemas a su patrón el presidente que los que le está causando Ricardo Monreal?, aunque ha pasado de moda, desplazado por el lema de la cuarta transformación, no se nos olvida que la de Andrés Manuel era antes la propuesta de una República Amorosa, ¿Dónde está entonces el perdón de Guadiana y su amor hacia sus enemigos mortales?, y so se sigue saltando las trancas, ¿lo perdonarán a él?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s