El caso de la 38, una tarea más para Reyes

BAILE Y COCHINO.-

Escribe: Horacio Cárdenas Zardoni.-

reyeses1

Cuando Andrés Manuel López Obrador era jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, con sus conferencias de prensa mañaneras marcó la agenda política de este país. A las seis de la mañana el mandatario defeño se las arreglaba para poner en jaque al presidente de la república de ese tiempo, Vicente Fox Quesada, que si por él fuera, seguiría durmiendo hasta que Doña Martita le acercara una bandeja con el desayuno por allí del medio día, y ya entonces vería él qué es lo que se ofrecía, lo mismo para todo el gabinete federal, a cuyos integrantes les echaba a perder el jogging, la natación, el masaje matutino, el desayuno de trabajo, o el almuerzo político. Todo porque para las siete de la mañana, si usted gusta medio adormilado él mismo, pero de traje y corbata, el jefe de gobierno se había posicionado sobre este o aquel tema, o incluso echado a retozar los propios, con lo que el papel del gobierno federal era el de contestatario, con el agravante de que aparte de las gracejadas del presidente Fox, nadie podía presumir de una capacidad de respuesta a la altura de los buscapiés que les soltaban desde el antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Las cosas con la Cuarta Transformación han cambiado mucho respecto de la administración inmediata anterior. Peña Nieto sí trataba de orientar la agenda política y burocrática, pero no lo hacía de manera disciplinada ni con el ritmo que trae Andrés Manuel. Cuando había un evento en el calendario que ameritara un posicionamiento de la presidencia, entonces se hacía, si no, ¿para que convocar, para que picarle la cresta a sectores o grupos de interés?, mejor llevarla calmada, eso en el calendario, y en el horario igual, la presidencia comenzaba a chambear por allí de las nueve o diez de la mañana, todos relax.

Mal que bien ya teníamos el antecedente de cuando Andrés Manuel jefe de gobierno, había gente, mucha, hasta en provincia, que se bañaba, se afeitaba, se desayunaba o maquillaba escuchando la conferencia de prensa matinal, ahora como presidente, lo que López Obrador diga nos importa a todos, y no lo vamos a negar, somos de los que nos gusta que el gobernante esté despierto y trabajando, tirando bronca o respondiendo desde antes que salga el sol, ah y acompañado de su gabinete, que no sea él solo el desmañanado.

Muchos dirán que lo que va de este mes de diciembre ha sido de puros sobresaltos, que más duro calan porque los agarra en ayunas, con la úlcera a punto de reventar, con la cruda o la desvelada causando estragos, y ponga que sí, después de todo el presidente toca los temas más álgidos con el estilo que siempre lo ha caracterizado, duro y a la mandíbula. Ha habido días en que se avienta tres enemigos a la uña, el resto de la jornada es para tratar de cada quien encontrar qué hacer o mínimo qué responder, ha habido otros, los menos, en que la refrescada es ligera, entonces el país, los sectores, los mercados, pues sienten que algo les falta, alguien que los esté acicateando.

Los temas que trata el presidente son todos importantes, y si se puede hablar de una jerarquía esta obedece a que tal tema no lo afecta a uno en lo particular, no que carezca de relevancia. Uno de los temas de mayor trascendencia que ha manejado López Obrador es el de la federalización de los servicios de salud, que lleva aparejada la desaparición del seguro popular. Como que este tema causó menos polémica que otros tantos que ha enfrentado el presidente, será porque hasta los grupos de interés se sintieron aliviados de que los releven de un asunto que excede la capacidad de la burocracia de muchas entidades federativas de resolverlo con sus propios recursos. Solamente el expresidente Vicente Fox, acérrimo enemigo de Andrés Manuel y quien tenía un interés muy particular en lo del seguro popular, básicamente por considerarse padre de uno de los esquemas menos efectivos que ha habido para atender los problemas de salud de la población mexicana, hablando de lo económico, no de sus beneficios a los pacientes individuales. Salvo eso, nadie se opuso a que ahora sea el gobierno federal el que se encargue de la compra de medicamentos, de insumos, de equipos, y otros del sector salud, que al consolidarse de esta manera, representará por un lado una dotación continua y eficiente para los gobiernos de los estados, sin tener que ocuparse de licitaciones, concursos, auditorías, y demás, siendo lo más importante que al no tener que administrar los recursos de salud, tampoco se toparán con que estos son siempre escasos. De aquí en delante para los gobiernos, los directores de clínicas, para los médicos y despachadores de farmacia, si algo falta, es culpa del gobierno federal, y no de ellos.

Las mejoras no se notarán de inmediato, pero esperamos que pronto, considerando los servicios que presta el ISSSTE, el IMSS, y los servicios médicos estatales, donde nos entra la duda y también un poco la preocupación, es si dentro de este gran esquema de federalización de los servicios de salud, ¿esta incluido el servicio médico de la Sección 38 del SNTE, como sabemos, el pero caso acá en el Estado de Coahuila, uno que ha sobrepasado la capacidad, por no decir el interés de las autoridades por atenderlo, o siquiera paliarlo, encontrándose en este instante en el más absoluto abandono, al grado de que ya casi nadie se para en las clínicas para intentar recibir atención médica o medicamentos?

Mucho nos sospechamos que no, en lo que pensó el presidente y su equipo del sector salud es del problema grande de la atención médica en los servicios estatales, no pensaron o no se ocuparon en este instante de los servicios médicos “menores”, por más que cuando a uno de duele aunque sea una uña, no lo considera para nada menor.

A la hora que el superdelegado del gobierno federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado, o el otro coahuilense de confianza del presidente López Obrador, Armando Guadiana Tijerina le vayan a contar lo poco de bueno y mucho de malo que ven que ocurre en Coahuila, bueno sería que hablaran del problema del servicio médico de la Sección 38, no solo en lo tocante a los afectados, sino también en lo político, recuerde que estos cuates hasta amparados están, tienen metidas demandas en la suprema corte de justicia, y no hace mucho se la pasaron setenta días con sus noches en la plaza de armas, para que los recibiera el gobernador, traen su punch, y conveniente sería comenzar a ver su caso, tanto por humanidad, porque como ellos mismos lo dicen, son las personas más desprotegidas que hoy por hoy hay en México, pues es como si no gozaran de ningún sistema de seguridad social.

Allí está el tema, dicen que Andrés Manuel viene a Coahuila el 28, bueno sería que en el dossier que le preparen de lo que ocurre en la entidad, estuviera este explosivo tema, para que desde ya ordene el presidente entrarle a resolverlo. O a como son los profes jubilados de la 38 ¿esperarán que se vayan a meter a una conferencia mañanera del presidente?, una tarea más para Reyes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s