fbpx

Importante hallazgo será sepultado entre toneladas de concreto… ¿y el INAH?

ESPEJO CÓNCAVO

Por: Roberto Adrián Morales

huesos

Es lamentable que descubrimientos paleontológicos sean aplastados por toneladas de concreto debido a la negligencia de las autoridades encargadas de rescatar piezas u objetos que pueden llevar a re descubrir los orígenes de la humanidad.

Hace unos días tuvimos conocimiento de un hallazgo importante que hicieron trabajadores de una obra justo cuando realizaban excavaciones para la cimentación de Villa Alta, que será una de las plazas más importantes de Saltillo, que se ubica justo a un costado del centro comercial Cotsco y por el otro lado un hospital de primer nivel, como lo es el Muguersa, las dos instalaciones que podrían estar asentadas en huesos prehistóricos.

Pero ya a lo construido no queda mas que dejarlo así, hasta que se caigan las construcciones modernas, como sucedió en la ciudad de México donde, con los derrumbes de viviendas que dejaron algunos terremotos, se fueron descubriendo edificaciones aztecas.

Aquí lo lamentable es que el Instituto Nacional de Antropología e Historia se hubiera hecho de la vista gorda, cuando a decir de su encargado de esa dependencia José Francisco Aguilar Moreno quien, para evitarse líos con los propietarios de la construcción mencionada y con los representantes de la constructora ARCO prefirió dejar pasar, dejar correr las cosas y dejar que los hallazgos se vuelvan a quedar enterrados entre toneladas de concreto y fierro.

Confieso que no soy un conocedor de la antropología, como tampoco lo son los trabajadores que laboran en esa construcción, pero lo que sí es claro es que el video que fue proporcionado a El Demócrata da cuenta clara de que existen restos que bien pudieran ser recuperados para colocarlos como trofeos en las instalaciones del Parque jurásico de Saltillo.

Desde estas líneas quiero informar al señor Aguilar Moreno que el video es real, el hallazgo es real y las cosas van más allá de lo que dice o de lo que sus ojos se negaron a ver el día que medio le permitieron la entrada a los terrenos de Villa Alta.

En las excavaciones que se realizan, los trabajadores dieron con mantos de arena bajo la tierra y entre esa arena pudieron encontrar vestigios de animales marinos, grandes conchas y otras especies petrificadas, incluyendo algunos restos mineralizados de plantas, pero también esto no significó algo importante para el encargado de evitar que se dañen los descubrimientos antropológicos.

Esta autoridad, a la que por cierto se le llegó a negar que entrara al terreno de la construcción, porque tal parece no tiene más autorización que para asomar las narices por encima de las cercas, no podrá rescatar jamás nada aparte de lo que le llegan a entregar los campesinos que en su paso localizan huesos de dinosaurios.

Tal vez esto suceda porque el peje, Andrés Manuel López, el de la cuarta transformación ya decidió también desaparecer al INAH porque descubrió que la federación mantiene a un buen número de burócratas que no tienen capacidad para tomar decisiones importantes para proteger los hallazgos que, como el de Villa Alta, permitan saber cual fue la flora y la fauna del territorio coahuilense y, en especial de Coahuila.

El descubrimiento hecho ayer por trabajadores de la construcción no tiene la dimensión de un simple bautizo del cuarto hijo del vecino, representa un asunto mundial que llama la atención de los científicos ávidos de encontrar los eslabones perdidos del pasado animal de la tierra.

Qué lástima que las pruebas fehacientes de la existencia de los restos, como lo fue el video que El Demócrata subió a redes, no sirva mas que para negar su existencia y, desde lejos, observar como toneladas de concreto desaparecer tan importantes descubrimientos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: