¿NEGOCIO CARBONERO?

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

carbon1

Raro, normalmente cuando un asunto se da por resuelto, se dice que sale humo blanco, en referencia atávica a los cónclaves de los cardenales que se reunían, y se siguen reuniendo creo, para la elección de entre ellos, de quien será el nuevo Papa, en sustitución del recién fallecido. En el caso de la licitación para la compra de carbón mineral por parte de la Comisión Federal de Electricidad, que viene a reactivar, aunque sea modesta y temporalmente la economía de la asolada Región Carbonífera del Estado de Coahuila, lo que se alcanza a apreciar es que lo que sale es puro humo negro.

Bueno, ¿qué podíamos esperar?, preguntará cualquiera, después de todo, cuando el carbón de roca se quema, lo que produce aparte de calor es un humo negrísimo y contaminante como él solo, pero en este caso específico, las emanaciones del edificio principal de la Comisión Federal de electricidad allá en la ciudad de México, más dan la impresión de ser una cortina de humo, obviamente negro, para tapar o tratar de cubrir un montón de situaciones, a cual más de tiznadas, por lo poco claras.

De entrada, tenemos que darle la razón a Marcelo Torres Cofiño, diputado él del Partido Acción Nacional, quien dice con todas sus letras que sí, hubo licitación, se reactivará la compra de mineral a los productores de la Región Carbonífera, mal que bien la economía de la industria minera, de las ramas económicas asociadas y subsidiarias, además de la forma de vida de la gente que trabaja el carbón y sus dependientes, que estaba parada desde diciembre del año pasado comenzará a resucitar de entre sus cenizas, pero lo dicho, la compra más parece la activación de una válvula de escape, que ganas de acabar de una vez por todas con la incertidumbre, más bien la zozobra en la que viven esta amplia área geográfica coahuilense, que con todo y estar relativamente aislada del resto del estado, es capaz de poner en jaque la estabilidad social, económica y política de toda la entidad.

Donde diferimos de Cofiño, bueno no tanto diferir sino que creemos que está pecando de ingenuo, es en su postura, de exigirle al gobierno federal que antes de tomar cualquier decisión para dejar de utilizar carbón mineral para la generación de energía eléctrica en las plantas termoeléctricas que tiene en Nava, Coahuila, primero se ocupe de preparar y echar a andar un plan efectivo para la diversificación de la actividad económica en la Región Carbonífera, esto como medida preventiva de la descomposición social y la debacle económica que se dejaría venir en el instante en el que se acabe la compra de carbón para fines energéticos, pues la sola extracción de mineral y su procesamiento para utilización siderúrgica, no alcanza a absorber toda la oferta que hay en la actualidad de mineral. El gobierno federal, como siempre y en ejercicio de los poderes imperiales de que está revestido, hará lo que se le venga su regalada gana, sin parar un segundo a pensar en las consecuencias ni en los costos de remediarlas, ya cuando el problema haya reventado, entonces verán lo que hacen, si es que hacen algo, que tampoco hay garantía de que muevan un dedo. Lo del diputado y líder panista no son más que gritos en el desierto que no escucha ni el gobierno priísta del estado ni mucho menos el morenista federal, que de fifí no lo baja.

Pero de regreso a lo de la licitación, ¿vio la manera casi salomónica en la que se resolvió lo de la asignación de ganadores?, si no estuviéramos hablando de millones de pesos y de miles de toneladas de carbón, pensaríamos que se hizo sobre las rodillas, y con más ganas de salir del paso rápido, que otra cosa. Viendo como están las cosas en la economía de la Carbonífera, nos imaginaríamos que hubiera para una licitación emergente como esta, por muy raquítica que fuera la adquisición, una gran cantidad de postores, es más, pensaríamos que todos enviaran una propuesta, por poca que fuera la utilidad, es más que no estar recibiendo nada y tener la maquinaria paradas y los mineros sin sacar mineral, pero bueno. No se señala cuantos postores se presentaron, pero sí se da a conocer que solo hubo dos ganadores, uno que debería sabérselas de todas, todas, y en consecuencia, ganar, y el otro un particular a quien por allí dicen que no reúne las condiciones para cumplir un contrato como el asignado. A cada uno la licitación le asigna 165 mil toneladas, ofreciendo a la Prodemi 185 millones de pesos, mientras que a Minera y acarreos Flores, 176 millones.

La nota dice que para la asignación hubo un manoteo medio extraño, ¿Por qué pagarle a quien ofrece menos descuento, pudiendo asignarle todo a quien ofrece más, qué importa que uno sea la promotora a la que es imposible quitarle el tufillo de ser una dependencia de gobierno y el otro un particular dispuesto a lo que sea con tal de hacerse del contrato?, pero además está la duda ¿y de veras no hubo más postores o estos estaban por encima, o más bien por debajo del precio, porque aquí el que más se baja es el que más posibilidades tiene?

Nomás piense lo que hubiera ocurrido si Prodemi, que se supone que agrupa a los pequeños mineros, no gana ni una tonelada por que el otro proveedor ofreció un descuento superior, la pesadilla de la Carbonífera estallaría en ese instante, aunque nos sospechamos que ya hay algo, pues ahorita va a haber minas trabajando para surtir el contrato, y las otras paradas porque no les asignaron nada, a menos que como siempre, acaben vendiéndole el carbón a la Prodemi por debajo de precio, haciendo todavía más densa la cortina de humo que rodea al negocio del carbón desde hace décadas, poniéndolo al nivel de un cártel o de una monopolio mafioso.

A lo mejor nos estamos, igual, ahogando en el humo de mugres 330 mil toneladas de carbón, cuando lo que se debería estar discutiendo es contratos por tres o cuatro millones de toneladas por año… por los próximos diez o más años, algo que ni la CFE ni la 4T están dispuesto a hacer, de la misma manera en que tampoco los gobiernos anteriores se aventuraron a planear a más allá de unos pocos meses.

Ya estaremos viendo si Minera Flores puede cumplir con el contrato, ya estaremos viendo si Prodemi no regresa a sus marrullerías, y finalmente veremos si la nueva administración de la Comisión Federal hace callo pronto para entenderse de un asunto que está por encima de sus meras necesidades de comprar carbón para quemarlo. Aquí lo que puede arder es toda la Región Carbonífera e incendiar al resto de Coahuila, todo por unas tristes toneladas de carbón que ya a estas alturas nadie quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s