fbpx

Cámaras de identificación facial, derechos humanos y delincuentes

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas.-

CAMARAS1.jpg

Que gacho, ¿no?, a México y a los mexicanos siempre nos pasa lo mismo, apenas vamos, con muchos trabajos, cuando nos damos cuenta que los demás ya vienen de regreso.

Uno de los proyectos prioritarios para fortalecer el rubro de seguridad pública en el estado de Coahuila es el de la instalación de cámaras de altísima resolución en por lo menos ocho municipios de la entidad, los más aquejados por la violencia y en donde más crímenes se cometen, en lo que es visto como una innovación, no solamente entre la comunidad policíaca coahuileña, sino a escala nacional, pues Coahuila sería de los primeros sitios en los que se implementaría esta tecnología importada de China, todo para que resulte que del otro lado de la frontera, concretamente en la Ciudad de San Francisco California, los concejales que gobiernan, estén por votar esta semana si le dan para atrás a lo ya existente, y prohíben definitivamente la instalación y la utilización de cámaras con reconocimiento facial en su territorio.

San Francisco es una ciudad de avanzada en los Estados Unidos, tiene una larga tradición en la lucha por los derechos humanos de las personas agrupadas en distintas comunidades, pero tampoco escapa, como cualquier otro asentamiento humano, a los fenómenos de inseguridad y de violencia, pues aun así, entre una y otra postura, que no necesariamente son posiciones encontradas, se están yendo al extremo de llevar a votación al concejo de la ciudad una iniciativa que prohíbe a la policía y a las agencias gubernamentales estadounidenses, utilizar la moderna tecnología para la localización y potencial captura de delincuentes que fueron ubicados por las cámaras.

Las implicaciones no son menores, al menos respecto a lo que se ha dado a conocer de la propuesta, porque no solamente limita a la policía de San Francisco, vale decir la fuerza pública que depende de la autoridad que mantiene la tranquilidad en la ciudad, lo cual entra por decirlo así, en su ámbito de competencia, pero también pretende impedir que otras agencias de seguridad, estatales y hasta federales, puedan echar mano de este recurso en los confines del condado.

Ahora sí que los agentes de la DEA, del FBI, de la CIA, del Homeland Security, de la Border Patrol, a la hora que cruzan el límite del condado, tendrán que apagar sus sofisticados y nada baratos equipos, todo para no violar un ordenamiento local.

La verdad lo vemos difícil, en los Estados Unidos, como acá en México y quizá en la mayor parte del mundo, las agencias de seguridad se guían por el antiquísimo principio de más vale pedir perdón que pedir permiso, y eso solo si se da cuenta alguien de que traían prendida la cámara y que esta estaba conectada a la base de datos que almacena los datos que permitan la identificación de un presunto delincuente. Ya luego vendrán los dimes y diretes y por supuesto las series de televisión que reseñan casos y como se resuelven, pero eso no es más que atención periférica a algo que debería tener prioridad en la discusión.

Regresando a Coahuila, lo que está en juego es una inversión de 600 millones de pesos, con los que se adquirirían o adquirirán 370 cámaras, mismas que se instalarían en los puntos más conflictivos de los municipios seleccionados para ello. Que sepamos, aquí nadie levantó la mano para sugerir que la tecnología con la que funcionan podría ser violatoria de los derechos humanos de las personas.

Así como nos lo platicaron y como nos lo imaginamos, la cosa es muy simple: el que nada debe nada teme, es así que por debajo de cada cámara pasarían decenas de miles de personas, la inmensa mayoría de las cuales, no darían positivo en las bases de datos de personas que anda buscando la autoridad, y solo una mínima parte, harían sonar la alarma, y bueno, nos imaginamos que el aparato también tendría cierta sensibilidad, no agarraría parejo avisando que están tal y tal y tal en tales puntos, no, a los que cometieron una infracción de tránsito, a los que tienen pendiente alguna falta administrativa, se acumularían allí nada más, en cambio a los que se busque por delitos graves, sobre esos sí sonarían todas las alarmas y se movilizaría a toda la fuerza pública que estuviera disponible.

Pero bueno, ese es el proyecto, mismo que a lo mejor continúa, o a lo mejor amerita alguna clase de reprogramación, ya ve como son las cosas ahora, que porque en San Francisco ya se pensó que es atentatorio a los derechos humanos, de las personas honradas y hasta de los criminales, a los que la policía todavía tiene que reconocer a ojo de que lo vieron pegado en un papel en una pared de la comandancia, capaz que aquí en Coahuila alguien también brinca de que a los pobrecitos integrantes de los cárteles que siempre están queriendo entrar o regresar, se les identifique y se les detenga antes que puedan hacer cualquier fechoría de las que traen en su arsenal.

Entre que son peras y son manzanas, esta tecnología diseñada en China y probada con excelente éxito allá y con uno de regular a mediano en otras partes, por aquello de que todos los occidentales somos iguales a los ojos de los chinos, merece la oportunidad de probarse. México, y Coahuila no es la excepción, nos hallamos en un punto de que toda aquella ayuda que podamos obtener para salir de esta crisis de seguridad pública, debe ser probada y aplicada. Ya de que se eviten los abusos, ah eso es parte de la función de ser jefe, supervisor, ministerio público o juez.

Que tampoco se trata como lo que está sucediendo en San Francisco, que el asunto es sujeto de debate público y hasta de enfrentamiento entre poderes y niveles de gobierno. Cada área tiene su función, y si alguien tiene la chamba de localizar delincuentes, pues que se dedique a ello con las herramientas que se han diseñado hasta el momento, si alguien se niega a ello lo que está haciendo es ser omiso en el cumplimiento de sus funciones, por las que además cobra en una nómina gubernamental.

Y si a esas vamos ¿a cuantas personas conoce que hayan entrado al C4, al área donde están las cámaras urbanas, aunque no sean de alta resolución, al CISEN, a inteligencia de la Defensa?, nadie sabe lo que ven y menos lo que hacen con esos datos, que si al nivel de seguridad que tenemos en el país, perfectamente podrían ponerles un candado por fuera y olvidarse del asunto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: