fbpx

Parras se ahoga y se muere de sed

Baile y Cochino.-

Escribe: Horacio Cárdenas Zardoni.-

ramiro7

Pues que cosas tiene la vida, uno pensando que Ramiro Pérez Arciniega ya se había dado a la fuga por pecados conocidos y delitos por conocer, y resultó que no, que andaba por Saltillo, capital del imperio coahuilense, para entrevistarse con autoridades del gobierno del estado, a ver si con las explicaciones que les da, los logra convencer de que no: a aquella ciudadana que sus policías mantuvieron secuestrada no le violaron sus derechos humanos, que el ataque primero contra un periodista y luego el levantón a su hermana, no tienen que ver con la represión contra los medios de comunicación, con que no está cayendo el municipio en la ingobernabilidad, todo lo cual es asunto del gobierno del estado, pues nadie quiere que el otrora bucólico Parras de la Fuente, pueblo mágico todavía, se convierta en un infierno político, si no es que en un foco de conflictos sociales, en los que tenga que intervenir la administración estatal, ante la franca incompetencia de quien en mala hora lo gobierna.
Estando en Saltillo Ramiro Pérez aprovechó para llamar la atención sobre un asunto del que pocos, muy pocos estaban realmente enterados, y que así como lo planteó ante los medios de comunicación, estaríamos hablando de una crisis de tan gran escala que pondría en entredicho la viabilidad misma del otrora oasis del semidesierto coahuilense. El asunto es el de la pésima, por no decir, corrupta y criminalmente ineficiente administración del sistema de agua potable de Parras, el cual no estaría, así lo dijo con todas sus letras, de seguir proporcionando la dotación del vital líquido a la población por el resto del año.
A ver si nos entendemos, según las crónicas recogidas por los medios de la capital, el alcaldete parreño habría dicho que recursos financieros, lo que vulgarmente se conoce como dinero, el sistema de agua de Parras tiene solamente 17 mil pesos en caja, y en cambio tiene compromisos por poquito menos que cuarenta millones de pesos, nada más y nada menos que 18 millones con la Comisión Nacional del Agua por concepto de derechos de extracción de líquido del subsuelo, y 20 millones con la Comisión Federal de Electricidad, por adeudos por la energía que se utiliza para mover las bombas que extraen el agua de los pozos. Eso nada más para abrir boca.
Ah porque ya tendido en el suelo, el alcalde de un municipio por donde todavía se ve correr agua libremente por las acequias, siguió diciendo que la red de distribución está en tan malas condiciones, que se requiere una inversión de veintiún millones de pesos para rehabilitarla… total, Ramiro piensa y dice que con sesenta millones de pesos, el ayuntamiento y el organismo municipal de agua estarán en posibilidad de continuar proporcionando el servicio de agua potable y drenaje.
Aquí hay varias cosas. Está claro que, como cualquier otra ciudad de Coahuila y del universo, la red de distribución de líquido tiene diversos grados de antigüedad. Así como hay tuberías que fueron tendidas hace pocos meses o años, así hay otras que pueden tener décadas o incluso siglos, lo cual no obsta para que puedan seguir operando adecuadamente, sobre todo si fueron construidas como se debe y si se les proporcionó el mantenimiento necesario, si estas condiciones no se dan, una red de distribución por moderna que sea, puede valer chetos en quince días o menos.
Otra consideración, parece que Ramiro no tiene conciencia del tiempo… o por el contrario, la tiene demasiado desarrollada y lo que quiere es aprovechar al máximo los días, meses y años en que será alcalde de Parras de la Fuente. Así como se lo imagina Pérez Arciniega, no precisamente ducho en cosas de la política y menos en cómo se hacen las cosas en la administración pública, está esperando que alguien, quien sabe quien, le entregue un cheque por los sesenta millones de pesos, que según él, salvarán a Parras de morirse de sed y que sus habitantes anden todos cochinos por carecer de agua para bañarse.
El alcalde morenito no tiene idea, hablando de la asignación de recursos para la realización de obras públicas, que a nadie le sueltan la lana de un sólo trancazo, lo que procede es programar/ presupuestar, en tal mes voy a hacer esto, y necesito tanto dinero para pagarlo, y así mes con mes y año con año, dependiendo de la capacidad del municipio para realizar la obra o del dinero disponible en un momento dado, se programa el gasto. ¿o de veras alguien se imagina que el lunes de una semana van a abrir todas las zanjas de todas las calles, el martes van a sacar las tuberías viejas, el miércoles van a tender las nuevas, el jueves van a tapar las zanjas para que el viernes pasen las cuadrillas a pavimentar, y el sábado estar inaugurando con una bacanal en la que en vez de agua corra alcohol por las tuberías nuevecitas?, así no son las cosas, ¿o será que este alcalde que gobierna Parras recibe iluminación directa de La Luz del Mundo, iglesia favorita de MORENA y sus morenitos?, aunque según el dicho: no atribuyas a la maldad lo que puedas explicar como simple estupidez, lo de Ramiro y su manera de arreglar el problema de agua de Parras oscila peligrosamente entre uno y otro extremo.
Eso por lo que toca a los veintiún millones de la reparación de la red. Vamos a los otros cuarenta, ¿pues qué no son correligionarios, compinches, cómplices, amigos del dedo chiquito, casi casi hermanos siameses todos los gobernantes de MORENA?, en todos los confines de la geografía mexicana se nota que a los municipios que gobierna el partido de Andrés Manuel López Obrador les va mejor, los trata mejor la federación que lo que trata a los que gobierna cualquier otro partido, de derecha, izquierda o centro. Si necesita más datos, voltee a ver a Piedras Negras, el municipio consentido del presidente en Coahuila, y a Claudio Bres Garza, el presidente municipal más feliz de la entidad. ¿o me va a salir alguien con que aún entre morenitos hay diferencias, que a Claudio lo tratan bien y a Ramiro mal?
A ver, ¿ya fue el alcalde de Parras a ver al compadre, padrino, casi Santa Clos de los alcaldes de MORENA, Manuel Bartlett Díaz, director general de la Comisión Federal de Electricidad para decirle que le condone la deuda por consumo de luz?, ¿ya fue a ver a su senador, el bigotón más honrao, honrao, honrao de todo México, Armando Guadiana, para que interceda por Parritas ante la CFE y ante la Comisión Nacional del Agua?, dudamos que con sus aspiraciones de ser gobernador Guadiana le niegue abanderar la causa del agua de Parras.
A mi esto me huele a alcalde que no se baña, puede que sí, que haya problemas con la red y raterías en el Sistema de Agua, pero de allí a que se esté muriendo de sed, hay su distancia. Este señor, ¿Cómo se llama? Ramiro Pérez, se está tirando al piso a ver quien lo recoge, y en la recogida… clavarse unas decenas de millones, ¿o de veras cree alguien que la lana que consiga la va a enterrar en forma de tubería?

2 comentarios sobre “Parras se ahoga y se muere de sed

Agrega el tuyo

  1. C razón les pasa a los periodistas lo q les pasa, en este caso, están hablando d problemas d Parras y d Ramiro. Y mezclan todo lo malo achacandosele a AMLO. Ho ya están buscando la manera de ser reporteros HUACHICOLEROS?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: