LAS FACTURAS DE RUBÉN

Baile y Cochino.-

Escribe: Horacio Cárdenas.-

Moreira24

Dirán lo que quieran de Rubén Moreira Valdés, pero de que posee un optimismo sustentado en absolutamente nada, y de que no se da muerto en la escena política nacional, es algo difícil de cuestionar. Quienes lo hagan es porque no les cae, porque le tienen ojeriza, porque le saben algunas corruptelas y sospechan de otras, pero esa no es la mejor manera de aproximarse a un personaje que no ha hecho todavía todo lo que trae en agenda, y por esto nos referimos a lo político y también a lo económico, pues como se dice por allí, el poder más que afrodisiaco es un vicio que consume a quien está afectado por él.

Desde su curul en la Cámara de Diputados Rubén se las ha ingeniado para seguir en el candelero, más por lo que deja de hacer que por lo que hace. Es cierto, su posición como presidente de la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte, se ha abstenido bastante de pronunciarse sobre los problemas que hay en este ámbito geográfico. Era para que estuviera allí, enterándose de como marcha el asunto de los migrantes, como afecta su permanencia y sus movimientos a las ciudades donde se han concentrado las oleadas de los que llegan, de los que regresan y de los que están allí en espera de que los Estados Unidos resuelva, cuando tenga a bien, si les concede asilo, entre tanto era para que Rubén anduviera de gestor permanente entre los ayuntamientos de las ciudades, los gobiernos de los estados y las dependencias federales para hacerles a todos más llevadera la situación. Pero no, con eso de que Rubén considera poco recomendable acercarse a menos de tantos cientos de metros de la línea fronteriza, no vaya a ser que los primos del otro lado quieran preguntarle algo sobre este o aquel juicio de algún ex-alto funcionario coahuilense, o que se saquen de la manga alguna orden de aprehensión o comparecencia, mejor de lejitos… Rubén es uno de los principales beneficiarios de aquella vieja tradición tan mexicana, del fuero, en efecto, eso de andar por la calle como cualquier ciudadano, no es nada conveniente para quien tiene asuntillos pendientes que resolver, nada en concreto, después de todo, no pesan sobre su persona denuncias, no hay investigaciones, y como de los trabajos periodísticos nadie hace caso… nadie de quienes tuvieran alguna responsabilidad al respecto y pudieran hacer algo al respecto.

¿Y para qué cansarse, si el exgobernador y hoy diputado federal goza de fuero?, aunque se quisiera tocarlo, no se puede, hasta dentro de dos años, y eso si no funciona su estrategia de congraciarse con la Cuarta Transformación, de la que espera si no protección, por lo menos que no lo persigan, y en un descuido, lograr alguna colocación más o menos decorosa, desde la cual seguir picando piedra y haciendo billetes.

Hubiéramos tocado el tema antes, pero se nos atravesó, como a todo el país, el enredado asunto de la captura, liberación, justificación, que no disculpa por las metidas de pata del gabinete de seguridad en pleno, eso después de lo de Carlos Romero Deschamps, total que se nos había quedado en el tintero comentar sobre el sufragio de Rubén Moreira Valdés a favor de la reforma de ley que promete castigos severísimos a quienes incurran en fraude fiscal, en la modalidad de compra venta de facturas falsas que afecten la contabilidad de las actividades empresariales y en consecuencia, de lo que enteran al gobierno de los impuestos que les corresponden. Ninguna necesidad había del sufragio de Rubén Moreira a favor de esta reforma cocinada en las mismas entrañas de la Cuarta Transformación en contra de los empresarios fifís, conservadores y corruptos, después de todo MORENA cuenta en la Cámara de Diputados con suficientes diputados para pasarla sin ningún problema, y aun así… el priísta, es más el exsecretario general del Partido Revolucionario Institucional y exgobernador de Coahuila, decidió dar su voto a favor de la propuesta morenista, dándole la espalda a la bancada de su partido, y de pasada uno patín terminante a este mismo, en lo que puede entenderse como un rompimiento de facto con la organización que lo encumbró, ahora apenas le sirve de escalón para acercarse a su verdadero y único amor: el poder, que sucede que tiene momentáneamente MORENA, o más bien, el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque MORENA sin él (y aún con él) no es más que una olla de grillos sin liderazgo ni ideología, donde se matan los unos a los otros.

Rubén dijo que el país requería una ley antifacturera, que por eso no había votado en bloque con su partido, sino en conciencia. Y bueno, es que si alguien sabe de transas con facturas… es ni más ni menos que el exgobernador de Coahuila, que le dio vuelo a la mano que firma los cheques para pagar decenas y cientos de facturas que amparaban… nada. Diversas investigaciones periodísticas han dado cuenta de empresas fantasma que emitieron durante la administración pasada montones de facturas, algunas hasta casi el día mismo de la entrega del poder a su sucesor, siendo la diferencia con otros proveedores del gobierno, que a ellos sí se les pagó de inmediato, es más, ¿me creerá si le digo que por adelantado?, las investigaciones han rastreado las razones sociales que emitieron las facturas hasta locales en cualquier municipio perdido en ninguna parte, en los que no había ni la menor huella de que allí se fabricara, se almacenara, o se distribuyeran los productos amparados por las tales facturas. Hubo, sí, se comenzó algún procedimiento administrativo, que no penal ni mucho menos, contra una de sus consentidas, aquella María Esther Monsiváis, que fue jefa de la oficina del gobernador y hasta secretaria de infraestructura en su administración, #ladycobijas, la motejaron, ¿y usted cree que se la persiguió luego de ceder a las presiones para ponerla de patitas en la calle?, claro que no, se le permitió seguir mangoneando y por supuesto haciendo los negocios de su especialidad, a saber, meter facturas que se le pagaban religiosamente y al momento, después de todo, se supone que ya no cobraba quincena en el gobierno.

Ese fue sólo un caso conocido entre otros muchos de otros tantos operadores de facturas apócrifas que plagaron y mermaron los presupuestos del gobierno de Coahuila. Ahora resulta que Rubén apoya que vayan contra ellos. Que se dio un balazo en un pie, dirán algunos, que se cura en salud opinarán otros, la coincidencia está en que Rubén se pasa de cínico, y de pasada quiere llevar agua a su molino para regar sus múltiples fincas y jardines, sin faltar por supuesto que alguien en MORENA considere que su gesto es digno de agradecerle la deferencia, quizá otorgándole algún favorcillo de los que tal vez en algún futuro y ya sin fuero, tenga necesidad. No le quite de encima el ojo a Rubén, todavía va a dar mucho de qué hablar, y no precisamente edificante ni bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s