fbpx

Lo innecesario de la Inteligencia Financiera

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas.-

unidad

No dejó de ser sorprendente la noticia dada a conocer el fin de semana último por la administración del gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, en el sentido de que, como parte de un convenio firmado con la Unidad de Inteligencia Financiera, dependiente más o menos, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en Coahuila se estaría creando una Unidad de lo mismo, pero a escala estatal.

Dicen por allí en Xicoténcatl que las casualidades no existen, y no faltará quien diga que si además de lo que estamos hablando es de política, existen todavía menos. Así, no nos queda más que tratar de hurgar si no habrá algo detrás, no de que haya un convenio, firmado desde quien sabe cuándo, ni de que haya estado pendiente lo de la duplicación en Coahuila de lo que tanto terror y algunos estragos ha causado a nivel federal bajo la huracanada férula de Santiago Nieto Castillo, lo que llama la atención es la oportunidad de la decisión, ¿por qué ahorita, por qué no hace un año, hace seis meses, por qué no comenzando el año o esperándose hasta febrero?

En lo local se puede decir que la Unidad de Inteligencia Financiera, la federal, no la que comenzará a operar en Coahuila bajo las órdenes del tenebroso Jorge Luis Morán Delgado, se anotó un hitazo con la investigación de los manejos financieros del abuelo del niño asesino, imposible no conocerlo, el del Colegio Cervantes de Torreón. Realmente hay que tener el colmillo muy retorcido para, ante la tragedia que conmocionó a la capital del estado libre y soberano de La Laguna y a todo México, ordenó en ese instante a alguno de sus subordinados: a ver, tú que no estás haciendo nada, chécate cómo anda este fulano en el pago de sus impuestos… y oh sorpresa, así de entrada resultó que el abuelo que dejaba las pistolas, los rifles de asalto, las subametralladoras regadas por toda la casa, era una fichita, alguien quien debía estar preso, si no por el delito de acopio de armas para uso exclusivo de las fuerzas armadas, sí por lavado de dinero de procedencia ilícita, evasión de impuestos y quien sabe cuántas más.

Eso que ni que, Santiago Nieto, quien ni siquiera es lopezobradorista, ni tampoco morenista, ni tampoco integrante desde ningún punto de vista de la Cuarta Transformación, quien ni siquiera cumple el estándar presidencial de ser noventa por ciento fiel y diez por ciento capaz, se ha elevado como uno de los funcionarios más eficientes de toda la administración del me canso ganso… si no el incuestionable número uno. A tanto ha llegado su fama de efectivo en los casos de Juan Collado, Alonso Ancira Elizondo y otros más o menos sonados, que ya ha comenzado a despertar celos entre otros afamados funcionarios del actual sexenio, quienes ni de relajo tienen puntos que presumir.

Piense usted en el funcionario que quiera, que hasta eso no han de ser tantos, pues así como los pinta el caricaturista Alarcón, el gabinete está compuesto por puros floreros, y el único que manda y el único que hace algo es el presidente Andrés Manuel López Obrador, el resto no figura para nada, nadie podrá decir que Olga Sánchez Cordero es un dechado de eficiencia en eso del control interno, del enlace con el poder legislativo, o en la parte electoral del régimen; de igual manera, nadie podrá decir que Alfonso Durazo ha logrado la pacificación de la nación mexicana, utilizando el engendro ese que es la Guardia Nacional, ni siquiera ha logrado terminar de resolver el asunto de la extinta Policía Federal, y él que presumía que en menos de un año se notaría el éxito de la política de abrazos no balazos, se ha tenido que tragar sus palabras, pues los cárteles y las bandas andan deschongados, matando más gente que en los sexenios de Peña y Calderón; Arturo Herrera en la Secretaría de Hacienda para lo único que saca es para granjearse regaños y desmentidos de su patrón; y de allí para abajo, los arqueólogos haciéndola de médicos, los agrónomos de petroleros, y demás, puras vergüenzas, no por nada andan de tiñosos de envidia contra Nieto Castillo.

Pero del que menos esperábamos que tirara bronca, fue el primero que puso su queja, y lo hizo por todo lo alto, Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República, por lo general identificado como un tipo que se interesa más en los resultados que en las formas, ah no, tratándose de la Unidad de Inteligencia Financiera… a acusarla de que está violando la presunción de inocencia en el caso de las personas que investiga y procesa… ¿alguien pensará que Alonso Ancira, Juan Collado, Carlos Romero Deschamps, y para el caso todos los ex funcionarios públicos, ex líderes sindicales, millonarios sexenales, son inocentes?, con solo ver el tren de vida que llevan, que no corresponde con sus ingresos declarados, ya por eso la culpa la traen tatuada en la marquesina de la frente, pero Gertz se fija en eso, y pareciera que obedeciendo a intereses obscuros e inconfesables, por no decir conservadores y fifís, trata de ponerle un alto a la UIF y a su titular.

Pero bueno, eso es allá, quien sabe dónde pare. Pero lo de acá apenas comienza, y la verdad es que nos preguntamos si de veras hay razón para crear una Unidad de Inteligencia Financiera Coahuilense, o como sea que se vaya a llamar esta área.

La duda no es porque pensemos que en nuestro montón de arena coahuileño la gente sea legal, honesta y francota como nos gusta vendernos a los fuereños, sino precisamente por lo contrario, porque nos conocemos, nos conocemos hasta de más. Sí, desde luego que hay fortunas de años, es más, fortunas de generaciones, hay familias, grupos y gremios que uno sabe desde hace décadas y casi siglos, que son ricos, que son propietarios de tierras, de fincas urbanas, de empresas, quienes, eso sí, como buenos mexicanos que son, hacen hasta lo imposible por pagar impuestos de menos, pero por lo menos los conocemos. Esos son unos.

También están los caciques, Coahuila es tierra de caciques, señores de horca y cuchillo que controlan pueblos, ciudades y regiones en la entidad, gente que mete la mano en todos los negocios, y que sí, claro que son sujeto de investigación de un área como la Unidad de Inteligencia Financiera, local o nacional, que para el caso de los delitos de evasión y elusión, es lo mismo, según nosotros pesando más la nacional que la local, pero en fin.

Están por supuesto los nouveau riche, los nuevos ricos, los que hace un año no tenían nada, gente de esa que en Coahuila todos saben “que nunca han trabajado”, y que de repente los ve uno montados en “troconononas”, tirando dinero en cantinas y bares, comprando ranchos y residencias ¿pues de donde, papá?, para atender sus casos no se necesita un policía con el historial de Morán Delgado para identificarlos y corretearlos, cualquier ciudadano, chalero y chismoso le puede dar la reseña de quienes son, de donde vienen, que tenían y que tienen ahora, y hasta alguna hipótesis de de donde lo sacó. ¿De veras, para que burocratizar lo que todo el mundo sabe?, o a lo mejor es que la de acá no quieren que se parezca a la de Santiago Nieto Castillo, más que de membrete, vaya usted a averiguar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: