fbpx

“Dejaron morir a mi madre” denuncian hijas desconsoladas grave negligencia en la 38

chm-621x354

Saltillo, Coah., 07 febrero 2020.- “Dejaron morir a mi madre, no le dieron la atención necesaria. Fueron en extremo negligentes” fueron las palabras de una hija desconsolada, que vio por 3 largos y angustiosos días como el alma se le iba del cuerpo a quien un día le diera la vida. Fueron más de 70 horas de cruel desatención, de silencios tortuosos y salas de espera destartaladas en la insalubre e incapacitada clínica de la sección 38.

Su madre, de 80 años, dijo sentir un fuerte malestar en el estómago, y desde el pasado miércoles a primeras horas del día asistió a la tenebrosa clínica (porque ya ni focos tiene) a esperar por atención. Sin embargo, hoy por la tarde y sin la asistencia de un cirujano, falleció a las 18:00 horas en la sala de espera.

Las hijas de Aurora De la Peña Almaguer intentaron una y otra vez, asomándose por los pasillos y las oficinas vacías, encontrar a alguien que diera alivio a los dolores de su madre. Pero la respuesta fue nula. Los directivos, en especial Bertha Alicia González coordinadora médica del nosocomio,  fueron crueles e insensibles. Las hijas de la fallecida afirmaron que la funcionaria tuvo un trato déspota e inhumano hacia su madre; la coordinadora hizo caso omiso a los llamados de auxilio, provocando con la negligencia su muerte .

“Es una mujer muy déspota y prepotente, cuando le pedimos que nos la entregara para llevarla a otro hospital, nos dijo que teníamos que seguir el protocolo de la clínica. Le dije que era una urgencia, pero me dijo, no, aquí las cosas se deben hacer como debe ser”, expresa Silvia González.

Desde el miércoles su madre se quejaba por los dolores de estómago. Duró toda la noche en un grito de dolor,  y a las 9:00 horas del día siguiente fue valorada por un médico internista, quien sólo dijo que era grave, por lo que la revisaría el gastroenterólogo, que llegaba hasta el mediodía.

Al medio día la vio el especialista, pero no pudo diagnosticar porque desde que ingresó le ordenaron un ultrasonido, que le hicieron hasta las 2 de la tarde porque no había personal. Con ello detectaron una litiasis biliar y la necesidad de operar con urgencia.

“No había cirujano, que llegaba hasta las 4 de la tarde, porque correspondía a ese turno, que el de en la mañana no podía operar. A las 6 de la tarde no habían operado a mi mamá. Subí a verla al cuarto, ya no se quejaba, la revisé y ya había muerto”, declara su hija.

Tras el fallecimiento, los hijos de Aurora de la Peña señalan que interpondrán la denuncia ante las autoridades médicas, pero también ante la Fiscalía del Estado, porque dejaron morir a su madre sin haberle dado la atención necesaria de manera inmediata. (Con información de El Demócrata y Zócalo Saltillo)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: