fbpx

¿Y sí Gaby de León se va a democratizar pingüinos a la Antártida?

Por: J. Alfredo Reyes Ramos.-

La crisis económica es un asunto que pone en riesgo todo el progreso institucional de este país. Derechos humanos, democracia, trasparencia, sistemas anticorrupción, etc., son las autonomías constitucionales que no dependen de ningún poder del Estado y que son encabezadas por intachables ciudadanos e inmaculadas ciudadanas cuyo único interés es velar por nuestros espacios de libertad y poner un límite a la actuación abusiva y corrupta de políticos y gobiernos, razón por la cual ahora existen estos consejeros ciudadanos, ajenos a toda esa añeja burocracia de la mordida y el escalafón.

¿Y cual es el riesgo que corren estos impolutos consejeros de a 150 mil pesos al mes? Pues que ahora, con la inminente debacle económica, voces insensatas pretendan afectar sus sueldos, viáticos, bonos, aguinaldos, seguros médicos y demás privilegios, lo cual sería un atentado contra todas esas áreas a cargo de estos consejeros ciudadanos y en las cuales somos ejemplo mundial.

Según los especialistas (FMI), México será el país más afectado por la crisis en Latinoamérica junto a Belice y Venezuela, de ahí la preocupación por nuestras consejeras y consejeros cuyo presupuesto de miles de millones de pesos está orientado hacia los servicios personales (del 40 al 75 por ciento) que no es gran cosa dado el inmenso valor del capital humano involucrado en todos estos órganos constitucionales autónomos (OCA’s), al servicio de los afortunados coahuilenses y sufridos mexicanos.

Sería un desastre si los consejeros de los OCA’s deciden renunciar por falta de presupuesto. Sueldos de 150 mil al mes son poca cosa para los valores que ellos regulan, arbitran y administran. Aunque luego los acusen de ser manipulados por los regulados o haber sido designados por cuota partidista.

¿Qué vamos a hacer sin consejeros si deciden irse a la iniciativa privada por la pretensión mezquina de quitarles sus aguinaldos de 500 mil? Es impensable un México sin ellos y todos debemos apretarnos el cinturón para financiar los emolumentos dizque ventajosos que ellos mismos se asignan.

Lo más sensato es que todos aportemos de nuestro peculio para la integración de un fideicomiso público que Hacienda destinará a los OCA’s en caso de un recorte en el erario.

¿Qué aportar? Pues lo que ahorremos al mudarnos a barrios más populares y dejar de pagar caras hipotecas. También las altas colegiaturas y que nuestros hijos sean autodidactas. Renunciar a nuestros seguros médicos y meternos al Insabi. Reducir nuestra dieta a los básicos de frijol, maíz, chile y agua de la llave. Y todo ese ahorro aportarlo a un fideicomiso que salvará a nuestros consejeros ciudadanos de la crisis económica.

Y es que el capital humano de nuestros OCA’s es invaluable. No podemos permitir que Lorenzo Córdova deje el INE y se lo lleve la Coparmex. Tampoco que Gaby de León deje el IEC para ir a democratizar pingüinos con su urna electrónica a la Antártida. Que Lulú de Koster regrese a la talacha periodística o que don Luis González Briseño deje el ICAI para volver a la penumbra. Sería una catástrofe. Haga usted un sacrificio, aporte sus ahorros. Ellos y ellas son lo más valioso de México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: