fbpx

Puñaladas e ignorancia de AMLO

ENSAYO Y ERROR

Por: Duque de Medina y Luengo.-

No hay día en que Andrés Manuel López Obrador dé un motivo para hablar. Y es que el tiempo que lleva en el gobierno se ha caracterizado por sus comentarios que van de lo absurdo incluso a lo contradictorio. Si esto no funciona, se ensaña a buscar un culpable.

En una de sus mañaneras, para ser más específico la correspondiente al jueves 28 de mayo del presente año 2020, el estigma recayó en la comunidad de académicos, cultura e investigación al grado que el mandatario los comparó con los llamados científicos del ocaso porfiriano.

Aunque los integrantes de este grupo, caracterizado por intelectuales y de hombres de negocios, apoyó al presidente Díaz bajo los postulados teóricos modernos, provenientes de las ciencias sociales que en aquella época terminaban de profesionalizarse. Explicar a fondo a este grupo sería repetir lo escrito por otros columnistas y reporteros, además de volver extensa la presente entrega.

En caso de existir un grupo de intelectuales que se asemejen a los científicos porfiristas, sería una camarilla integrada por Elena Poniatowska y el camarada Paco Ignacio Taibo II, quienes en el pasado han respaldado de forma abierta las posturas del actual mandatario, motivos por los cuales han sido recompensados; tomando a Taibo como el ejemplo más reciente, quien ahora ostenta la actual dirección del Fondo de Cultura Económica.

El antes conocido Peje demostró, con su pésima comparación, que no es el arduo lector de historia que se dijo ser, pues llegó a decir que entre sus lecturas estuvo los diez tomos de la Historia Moderna de México de Daniel Cosío Villegas y la Temporada de Zopilotes de su entrañable Paco Ignacio Taibo II. Agrego que conozco ambas obras, la primera por formar parte de mis lecturas de maestría, mientras que la segunda la hice hace doce años, ligada a mi entonces inexperiencia en materia de autores y libros de historia.

En su lógica maniquea, Obrador dejó de lado si aquel grupo contribuyó al progreso del país, comentario que fue sustituido por el habitual juicio a sus detractores, en esta ocasión los académicos y científicos actuales, quienes reaccionaron inconformes por el manejo de las políticas del presidente; tocó de forma generalizada a los escritores buenos y los que no han ganado premios nobeles; también hizo una mención, sin contexto, a Alejo Carpentier y una anécdota en la que un escritor sugirió la anexión de México a Estados Unidos. Dando como resultado esta parte de su informe como un collage de ideas inconexas.

El nuevo tropiezo se une a las declaraciones que hizo en mayo del año pasado, recordando la exigencia a Felipe VI y al papa, Francisco I, de una disculpa por la Conquista y muerte de un gran porcentaje de indígenas, a pesar que la monarquía hispana expresó disculpa al gobierno de México. A finales del mismo mes, AMLO expresó que “México se fundó hace más de 10 mil años, […] todavía pastaban los búfalos en lo que hoy es Nueva York, y ya en México había universidades, y había imprentas.” Pronunciación que al menos tiene cinco anacronismos; los cuales resultarían interesantes abordar en una futura entrega.

El comentario del presidente surgió después del descontento por parte de la comunidad académica ante la solicitud de la doctora María Elena Álvarez-Buylla, titular del Consejo Nacional de Ciencia Tecnología (CONACYT), de donar los estímulos a los investigadores para realizar investigaciones relativas al COVID-19; sin olvidar el nuevo recorte presupuestal que repercutiría en los centros de investigación. Propuestas que afortunadamente no se efectuaron.

Este no fue el primer movimiento mal calculado dentro del Consejo. Debido a que hace más de catorce meses, la actual administración enfrentó polémicas sobre un par de funcionarios que han ocupado cargos relevantes, donde se cuestionó la poca formación para desempeñar tales puestos, haciendo mención de los casos de la diseñadora de modas Edith Arrieta Meza y David Alexis Ledesma, de quien se supo que dejó sus dos carreras truncas; en el caso del último, Álvarez-Buylla encubrió al joven Ledesma bajo argumento que tuvo perfil deseable. Sumado a la llamada “austeridad republicana”, se informó por medio de una carta de los recortes presupuestales a los centros de investigación pública, afectando a estudiantes, administrativos, académicos y los resultados de la producción de estos últimos. Hasta el más reciente que tuvo lugar algunos días atrás, en donde por medio de un comunicado, Álvarez-Buyllah restringió a los investigadores de los centros de investigación divulgar su opinión, posturas y resultados previos a la prensa.

Durante el arco del tercer debate presidencial, celebrado el doce de junio del 2018, se le cuestionó a AMLO si crearía una secretaría de ciencia tecnología y educación superior, él aseguró “[…] vamos a fortalecer el CONACYT […] dije yo en mi intervención pasada que la doctora María Elena Álvarez-Buylla Roces, especialista en biotecnología de la UNAM, y que este año recibió el premio nacional de ciencia será la próxima directora del CONACY.” (sic) Obrador cumplió en poner a Álvarez-Buylla a la cabeza del consejo, pero ahora el Consejo luce más debilitado que nunca.

Muchos miembros de la academia confiaron en Obrador. Un hombre sin palabra, que como presidente, les ha vuelto a dar la espalda.

Y con cada día que pasa, don Andrés gana más detractores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: