fbpx

Cañones antigranizo y la falta de lluvias

ESPEJO CÓNCAVO

Por: Roberto Morales.-

Un cañón antigranizo, de esos que están prohibidos en varias partes del mundo, sigue funcionando en Parras de la Fuente y, de ser cierto lo que aclaran algunos estudiosos, causando graves daños al ecosistema de esa región.

Un terrateniente de Parras desde hace años utiliza este artefacto para ‘espantar’ cuanta nube aparece en el horizonte antes de que hasta un simulacro de granizo atisbe las narices e intente golpear unos cuantos viñedos o una nogalera.

El nombre de quien manipula ese artefacto del diablo, considerando que la lluvia la trae Dios, dirían los buenos católicos, es lo de menos, al igual que el apellido, pero en este pueblo, donde todo el que puede hace de las suyas a costa de la sociedad, sin que reciban merecido castigo, empezando por los rateros que se apropiaron hasta del resuello de los parrenses y que habitan en la Presidencia Municipal, hasta quienes controlan el mercado de la nuez, único producto, aparte del espantado turismo, que significan la economía y la tortilla en la mesa de las familias pero que a la postre son pillos de poca monta al compararlos con quienes atentan contra toda la región.

He investigado desde que apareció una información en torno al manejo de un cañón antigranizo, colocado en punto clave por donde asoman las nubes para darles con la puerta en las narices cual si se tratara de testigos de Jehová, para que se larguen con su cantarina música de gotitas bailarinas a cualquier otra latitud de la geografía coahuilense, porque en Parras, la lluvia no es bienvenida.

Dentro de que si es verdad que esos cañones ahuyentan las lluvias, o solo disuelven el granizo, los estudios científicos no aciertan a decir que es falso y qué verdadero, hay dos cosas importantes que sobresalen dentro de este embrollo pluvial.

Primero, ¿Quién autorizó a instalar y hacer funcionar en Parras un cañón antigranizo cuando es sabido que eso solo puede hacerlo el Gobierno de Coahuila o, en su caso, la Comisión Nacional del Agua? Y segundo ¿Por qué si no causan daño alguno a la naturaleza fueron prohibidos en casi todas las latitudes del mundo… menos en Parras?

Lo cierto es que los viejos parreños, los que nunca han salido de estas tierras, los que enterraron su ombligo aquí y que, sentados bajo la sombra de los aguacates y los nogales que apuntan al cielo desde sus corrales y patios traseros, han visto pasar generaciones y generaciones de familias, todas reconocidas entre sí, saben que algo malo pasó, que las nubes de agua se van corriendo en cuanto los cañonazos del endemoniado artefacto truenan en la inmensidad y los nubarrones desaparecen.

Y esto lo sabe el callado y noble pueblo, que ha soportado los embates de empresarios abusivos y de políticos ladrones como los que hoy padece.

Sin embargo, así como ya algunos levantaron la voz para exigir respeto y echar fuera a los sinvergüenzas que lo mismo se roban las pensiones de desvalidos, como las latas de atún de las despensas, llegó el momento de poner un hasta aquí al culpable de ahuyentar las nubes y la lluvia.

Si quiere proteger sus viñedos que ponga mallas antigranizo y, además, que se enfrente a la suerte de los demás productores de nuez, después de todo siempre hay un año bueno y un año malo a decir de los campesinos.

Ya en Puebla los campesinos pusieron el grito en el cielo e impidieron que una planta armadora de automóviles utilizara los cañones antigranizos para proteger su gran producción de vehículos, cuantimás puede hacerse en Parras donde nada más se protegen unas cuantas hectáreas de viñedos y papas.

¿Y donde están las autoridades de Ecología, esas que encabeza Eglantina Canales? Como siempre, permitiendo que se dañe a los parrenses, como sucede en el pasado reciente con la manipulación del agua de las acequias.

Es momento de poner un alto a los Riveros, Sadas, González, Guajardos y otros más empresarios que están acabando con toda el agua y la tierra de este valle de Parras.

Por lo pronto, es necesario clausurar el uso de ese cañón antigranizo, hasta en tanto no se realicen más estudios que permitan saber si alejan o no las lluvias. Y eso tiene que atenderlo la señora Canales antes que se acabe el pueblo “bueno”.

Un comentario sobre “Cañones antigranizo y la falta de lluvias

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: