fbpx

Muere de «extraño mal» persona que tuvo contacto con restos de meteorito

Ciudad Victoria, Tamps., 12 de octubre 2020.- Víctima de un extraño mal falleció ayer una de las personas que tuvo contacto con las piedras de un supuesto meteorito que cayó el pasado martes en el poblado Lázaro Cárdenas, de Ciudad Victoria.

A través de redes sociales el sitio Matamoros Medio Informativo dio a conocer la noticia del sorpresivo deceso de una persona que supuestamente empezó a sentir malestares después de tener entre sus manos partes del objeto caído del cielo.

Ante ello, familiares del fallecido demandaron al gobierno realizar una investigación debido a que tuvieron contacto directo con su pariente y temen que pudieran perder la vida también, sobre todo considerando que se trate de un virus extraterrestre, porque las personas que acudieron a observar el ‘hallazgo’ no llevaban ninguna protección.

Como se recordará, el martes pasado se reportó la caída de un meteorito en un ejido cercano a Ciudad Victoria, Tamaulipas; hecho del que usuarios de redes sociales compartieron fotografías y videos y que fue atendido por personal de Protección Civil del municipio.

Habitantes del poblado Lázaro Cárdenas, en la capital del estado, reportaron la caída de un meteorito, el cual incendió matorrales y arbustos muy cercanos a su domicilio.  Los hechos ocurrieron a las 23:00horas y hasta el lugar llegaron elementos de Protección Civil y Bomberos del municipio para atender el llamado de los habitantes que quedaron sorprendidos ante este fenómeno de la naturaleza.

Un comentario sobre “Muere de «extraño mal» persona que tuvo contacto con restos de meteorito

Agrega el tuyo

  1. Cuando caen objetos como meteoritos, cabe la posibilidad de que el material sea radiactivo por lo que se necesitaría hacer estudios a toda las personas que tuvieron contacto con dicho material.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: