fbpx

La UAdeC, ejemplo en combate contra la pandemia

*** De la mano del rector Salvador Hernández Vélez, maestros y estudiantes, rompen los arquetipos antiquísimos del aprendizaje.-

Por: Enrique Morales.-

Con la pandemia, la educación, no sólo en México, sino en todo el mundo, sufrió un duro golpe a lo largo de su sistema nervioso, una hecatombe que hizo estragos en su ancestral método de la enseñanza presencial.

Escuelas, universidades, congresos, dejaron de ser luz y cumbre del intelecto, del futuro, y se convirtieron en posible contagio, en amenaza. El salón de clases pasó de ser santuario de la enseñanza a severo foco de contagio; lugar peligroso que tuvo que ser clausurado indefinidamente bajo los sellos de la incertidumbre, mientras científicos y expertos aún no encuentran qué hacer con un virus que destruyó gran parte del modus vivendi al que nos encontrábamos acostumbrados.

Sin embargo, a pesar de la grave crisis económica que sacude al país y a todo su sistema educativo, un halo de esperanza se vislumbró en el penumbroso porvenir que aún nos acecha: el recurso, ya imprescindible, de las herramientas tecnológicas.

Las redes sociales, la comunicación vía smartphones, y la familiarización con softwares como Zoom, Skype, Facebook, Meet, Google Duo, entre otras, aminoraron la catástrofe, y permitieron que gran parte de las universidades en México sobrevivieran a la crisis. Y digo gran parte porque no todos lograron adecuarse a la nueva normalidad educativa. Aunado a la pandemia, el terrible embate de la ‘4T’ y el extrañamiento a fideicomisos y fondos que utilizaban las universidades para subsistir, causaron un grave daño a las instituciones públicas de educación en México, en donde incluso, ahora, algunas se encuentran al borde de la quiebra y con ello expuestas a cerrar sus puertas para siempre.

Sólo las instituciones que arriesgaron a cambiar su sistema y adecuarlo al método virtual lograron sobrevivir. Quien no logró hacerlo o no aceptó el reto de la modernidad, al final perdió más de lo que pudo haber perdido en costos y herramientas.

Podemos decir con orgullo, que la Universidad Autónoma de Coahuila es una de las primeras instituciones del país, que arriesgó desde el inicio de la pandemia del covid-19, e invirtió grandes cantidades en herramientas digitales, dando con ello certidumbre a la educación de sus miles de estudiantes. De la mano del rector Salvador Hernández Vélez, la Máxima Casa de Estudios del Estado jamás paró funciones, al contrario, y si no mal recuerdo haber leído a inicios de año, en este medio, un titular parafraseando al rector, que decía “Será virtual, el semestre NO se cancela” y cientos de pestes aquí y allá surgieron en redes sociales, universidades y colegios privados enfurecieron, pues no querían que nadie iniciara el temido cambio (bastante costoso por cierto) que a fin de cuentas terminaría por absorber a todos de manera ineludible.

Los alumnos con menos posibilidades fueron recibidos en áreas especiales, los demás desde sus casas. Las escuelas y facultades de las tres unidades iniciaron las adecuaciones, y hoy, la UAdeC, se encuentra ya estabilizada en lo que podría ser la nueva normalidad educativa.

Para algunos es intrigante, e incluso incomprensible, el tema de oponerse a la modernización, pero tiene que ver con uno de los tabúes más comunes de la raza humana: el miedo a lo desconocido. Ahora que ya lo conocemos (o por lo menos creemos conocer el agresivo virus que afecta a las comunidades de todo el mundo) empezamos a comportarnos de manera distinta. Somos diferentes, y aceptar lo que no se puede cambiar y buscar soluciones pragmáticas es la única manera de sobrevivir.

Ayer por la mañana, se dio a conocer que la UAdeC, gracias a su modernización y rápida adaptación al cambio, fue catalogada en el lugar 26 en el ‘2021 QS World University Rankings: Latam Report’ entre las universidades con mayor calidad educativa en México. En un año escaló 18 lugares en el ranking; digno de reconocimiento.

Por eso es de reconocerse y felicitar al rector Hernández Vélez y a su equipo de colaboradores, así como directores de escuelas y facultades, además de la disposición de todos y cada uno de los estudiantes, porque juntos arriesgaron y apostaron por la modernidad y la tecnología en un mundo pandémico caracterizado por la incertidumbre.

En resumidas cuentas, la cuestión final sería ¿qué hubiese ocurrido si las autoridades universitarias no hubieran tomado el toro por los cuernos quedando a la espera de que surgiera alguna vacuna contra el coronavirus?

Bueno, más allá de no atrevernos descarada e injustamente a decir que la pandemia cayó como anillo al dedo, sí se puede afirmar que la educación mundial dio un paso grandísimo en su método de enseñanza, pues fue obligado, bajo el yugo de una posible muerte, a aceptar la modernidad y romper los arquetipos antiquísimos del aprendizaje. 

Un comentario sobre “La UAdeC, ejemplo en combate contra la pandemia

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: