fbpx

La Playa de los Muertos

No son los muertos los que en dulce calma
la paz disfrutan de su tumba fría,
muertos son los que tienen muerta el alma
y viven todavía.

Gustavo Adolfo Béquer

HEREJÍA POLÍTICA

Por: Luis Enríquez.-

Como anillo al dedo vinieron a representar las vacaciones de Gatell el insultante manejo de la pandemia por la ‘4T’. Era sólo cuestión de tiempo para que se hiciera notar este gigantesco valemadrismo que encarna el actuar del gobierno en turno. López Obrador y sus esbirros, no sólo han hecho lo que no deben, sino que se burlan al hacerlo. Estos actos ya no sólo rayan en la ignorancia, sino también en la malicia y la crueldad. A Gatell le valen madre los muertos, no le interesan, ni le quitan el sueño.

Su farsantería no lo deja entender lo que su figura representa ¿Por qué cabrones no les entra en la cabeza que son ejemplo a seguir de la mayoría de los mexicanos? Lo que hagan o dejen de hacer, si no se ponen el cubrebocas o deciden ir a la playa en este interminable pico pandémico, repercutirá en la forma en la que los ciudadanos trajinen en su cotidianeidad durante esta catastrófica pandemia.

Pero ¿qué mas da? con el inconmensurable ego que le caracteriza, Hugo, el títere más representativo del presidente más ignorante en la historia de México, se decidió por vacacionar en Zipolite, que en náhuatl significa ni más ni menos que la ‘Playa de los Muertos’. Muertos sobre sus hombros, debajo de sus pies. Muertos entre la arena, bajo el agua, en el aire. Muertos bajo sus mentiras, ocultos por falsedades. Están ahí, pero él simplemente no los ve; no puede, se lo impide su grotesca y aberrante soberbia, su inalcanzable presunción.

Y así, “sentado sobre los muertos” como bien dijo Germán Martínez, Hugo optó vacacionar, noviar, reír a carcajadas mientras 128 mil mexicanos nos faltan, ya no están, por la irresponsabilidad e ineptitud con la que él y su secretaría manejaron la resistencia contra el virus.

En vez de lamentarse, optó por vacacionar y descansar bajo el cálido sol de la Playa de Sus Muertos. Optó por quitarse ese pinche cubrebocas pues, al fin y al cabo, de seguro él ya está vacunado. Qué más da que le tomen fotos, que lo vean como el hipócrita que es, que sepa todo mundo que su pareja sentimental de repente tiene un puesto en la SEP y gana un sueldito de 42 mil pesos al mes.

Qué más da, pues como él mismo diría: los muertos, muertos están, y los que no… pues no.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: