fbpx

¿Y SI SE TRATARA DE UNA TRAMPA?

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas.-

El fin de semana pasado ocurrieron un par de cosas interesantes, la primera de ellas tendría tinte local, de no ser porque es un reflejo de lo que podría suceder a nivel nacional, si otras fueran las condiciones y la composición del congreso de la Unión, y la segunda de ellas, con un manejo político que podría calificarse de hasta falto de ética, arrojó una cortina de humo sobre todo lo que tiene que ver con la pandemia de coronavirus, y cómo ha sido atendida por el gobierno de la República.

La primera nota estaba fechada en el antiguo Distrito Federal, hoy Ciudad de México, y decía a grandes rasgos que la diputación panista en el congreso de la capital del país, estaba solicitando, no, estaba exigiendo que dado el cuestionable desempeño de las autoridades federales en el combate al COVID 19, y sobre todo considerando la pésima administración del presupuesto de egresos del año 2020, en el que se registró un subejercicio record de recursos asignados, buena parte de ellos en el sector salud, pues que esos recursos se aplicaran de forma inmediata a la adquisición de vacunas para destinarlas a la población en general, la que ve con desesperación, y con su buena dosis de terror, cómo son pasados por alto en los así llamados planes de vacunación del presidente López Obrador, en el que hay ciudadanos de primera, de segunda, y a los humanos de a pie nos relegan como a la octava etapa, dentro de dos años, si es que seguimos vivos.

Ah, sin descontar que los colados están a la orden del día, colados que por esos azares de que en este sexenio es MORENA el que menea el pandero, son morenistas y familiares de morenistas los que han salido ganones en meterse en la fila de los que se vacunan, y sí, han despedido a dos o tres, pero el resto siguen tan campantes presumiendo su primera dosis de la vacuna de Pfizer, y ufanándose de que pese a la escasez del medicamento, a ellos claro que les va a tocar su segunda aplicación.

Ya sabemos cómo son estas cosas, los panistas no dan paso sin el proverbial huarache, ¿qué les interesa más, las vacunas, el subejercicio, o llevar agua a su molino político?, en este caso podríamos decir que los tres por igual, con las dos primeras quedan bien, con la segunda le dan una repasada a MORENA, de presidente para arriba y para abajo, que por hacer bandera de los ahorros presupuestales y la austeridad republicana, han dejado de gastar en lo prioritario, en este caso concreto la salud de los mexicanos, pese a que allí estaba el dinero, pese a que estaba autorizado, no, guardado y la gente padeciendo por COVID, por cáncer, por SIDA y por un montón de padecimientos que antes de la 4T, todavía en la 3T, se atendían sin mayor complicación, y bueno, la última, la importante, porque de lo que se trata es de mantener posiciones y ganar otras, Acción Nacional se alza como defensor de las grandes mayorías que el gobierno federal y el de la ciudad de México están dejando a enfrentar al coronavirus por sus propios medios.

La otra nota es también importante y nos afecta directamente, finalmente el presidente de la República accedió a la petición, exigencia, ruego, de los gobernadores integrantes de la Alianza Federalista, de que se le permitiera a los estados la compra de vacunas en el mercado internacional, para cada quien en su territorio, proceder a inmunizar a su población. Esta decisión ha tenido varias interpretaciones al paso de los días y hasta de las horas. Todas con un poco o un mucho de verdad, sin que ninguna acabe de redondear completamente la explicación, que de por sí la decisión presidencial significó un rompimiento aparente entre la parte política de la pandemia, encabezada por el propio Andrés Manuel, y la parte dizque científica y dizque técnica, que lleva el Dr. López Gatell, quien incluso se ha opuesto a cosas tan elementales como la realización de pruebas, la vacunación, el aislamiento, el uso de cubrebocas, a todo, pues.

Primero se especuló que sería un guiño a los gobernadores aliancistas, sobre todo porque estaba de visita en terrenos de El Bronco, gobernador de Nuevo León, luego se dijo que no, que lo que pasa es que el presidente había llegado a la conclusión de que de plano, los recursos económicos, de organización, humanos, y demás a disposición del gobierno federal, son del todo insuficientes para vacunar a toda la población del país, ya no digamos en tiempo para sacarle ventaja política en la elección del mes de junio, sino antes de que la gente se acabe de desesperar de no ver nada claro, seguro que hasta el presidente habrá visto los videos donde en Estados Unidos los centros de vacunación funcionan 24 horas del día, y eso si es que se consiguen las vacunas, porque hasta para comprarlas han resultado incompetentes.

Ya más calmados la especulación fue de que era una jugarreta más del mandatario hacia los gobernadores que no deja de traer entre ceja y ceja, ¿de qué se trataría?, fácil ¿Quieren comprar vacunas?, adelante, cómprenlas, tráiganlas, almacénenlas, distribúyanlas, aplíquenlas y entiéndanse con  los casos que presenten reacciones, ah y háganlo con su propio dinero… aquí la apuesta presidencial sería doble, una, que de plano los gobiernos estatales no consiguieran proveedores de las vacunas en ninguna parte del mundo, tan sencillo como que los laboratorios están tratando con gobiernos nacionales, no con estatales, venden por millones de dosis, no por cientos de miles; la otra, lo de la lana, a cómo les ha ido con la repartición de las participaciones federales, ¿qué gobierno estatal está en condiciones de soltar el costo de las vacunas de su gente así nomás, sobre todo ante el hecho trágico de que nadie sabe cuánto cuestan realmente?

Pero todavía las cosas se complicaron más. Según los últimos reportes, el presidente López Obrador, quien dio positivo de coronavirus el domingo, ya se sentía mal desde el sábado, y quien no nos dice que quizá desde el viernes, cuando soltó lo de la  autorización. En un descuido a la hora de hablar del tema ya no estaba carburando como debía y lo que quería era irse a descansar a su hotel, todo puede ser.

El caso es que los gobiernos estatales, comenzando con el de Coahuila, amanecimos la semana con un permiso verbal del presidente para ir a buscar vacunas a donde sea que las puedan encontrar, solo con que le avisen al secretario de salud federal de que andan en eso, y ya, ah y  que su prospector se lleve la chequera, o mejor la American Express, para el caso de que lo reciban en las lujosas oficinas de ventas de los laboratorios americanos, chinos, europeos, rusos, a ver si consigue unos cuantos millones de dosis, pagaderos de contado y a precio de oro.

Esta puede ser una misión imposible, una trampa más de la 4T, cuyo líder enfermo como está, se las ingenia para seguir complicando las cosas a todos los que quieren salir de la pandemia cuando antes, y no precisamente en una mortaja.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: