fbpx

¿Por qué no hay trenes de pasajeros en México?

LA MENTE DE DAVID

El Chepe, único tren de pasajeros en México.

Por: David Ellsworth.-

Si desayunas en Beijing, China y luego vas a la estación de tren de Qinghuayuan y compras un boleto a Shanghai, en sólo cuatro horas y dieciocho minutos después, llegarás a Shanghai a tiempo para el almuerzo. Si desayunas en la ciudad de Nueva York y luego vas a la estación Grand Central y compras un boleto a Chicago, Illinois, llegarás a Chicago 21 horas después.

La distancia de Beijing a Shanghai es aproximadamente la misma que la de Nueva York a Chicago. Pero en China, el tren es cinco veces más rápido. El tren bala de China está dejando atrás a Estados Unidos y el mundo desarrollado está dejando atrás a México.

México, aproximadamente del tamaño de toda Europa, no tiene servicio de tren de pasajeros, pero puede visitar todas las naciones de Europa en tren. El único tren de pasajeros en México es el tren turístico que pasa por las Barrancas del Cobre. México tenía un tren de pasajeros ya en 1837, que iba de Veracruz a la Ciudad de México. En el momento de la revolución, el servicio de trenes de pasajeros estaba disponible en muchas partes del país. Después de la revolución, el cáncer de la corrupción política alcanzó nuevos niveles. No había dinero para mantener el servicio de trenes justo cuando Telmex estaba “perdiendo dinero” años después y fue vendido a Carlos Slim.

Lo cierto es que el servicio de trenes de pasajeros es una de las medidas por las que se evalúan las naciones. Al no tener un servicio de tren viable, México se une a naciones como Islandia, Bután, Chipre, Kuwait y Libia. Al mismo tiempo, México es una de las naciones más grandes en no producir su propio automóvil. Todo muestra cuánto trabajo tenemos que hacer para que México sea lo que puede ser y que ciertamente podemos hacerlo mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: