fbpx

Muere el activista que denunció por pederastia a «El Padre Meño»

Piedras Negras, Coah., 07 de marzo 2021.- Ignacio Martínez Pacheco, fundador del Frente Nacional contra la Pederastia Clerical falleció en las primeras horas de hoy como consecuencia de un severo cuadro de covid.

Su muerte fue anunciada a través de las redes sociales donde decenas de personas lamentaron su partida.

En el se armó de valor y denunció a Juan Manuel Riojas Martínez “El padre Meño”, quien habría abusado de él al igual que de decenas de estudiantes del Seminario Diocesano de Piedras Negras.

La denuncia en contra del cura, que hoy purga condena, por violación, fue hecha el 19 de abril del 2017. En ella, el ahora occiso narra su vida al lado del padre Meño desde que tenía 14 años de edad.

El obispo Alonso Gerardo Garza, de la Diocésis de Monterrey también fue denunciado por el delito de encubrimiento.

Al exponerse a la luz estos casos de violación y pederastia, la Diócesis de Piedras Negras presentó ante la Procuraduría de Justicia del Estado una denuncia en contra de Juan Manuel Riojas, rector del Seminario, por el probable delito de atentados al pudor y los que resulten.

Juan Armando Renovato, vocero del obispado, de igual forma en el mes de marzo, informó que se presentó un escrito ante la agencia del Ministerio Público, luego de reportarse por parte de uno de los alumnos el mal comportamiento de un sacerdote del seminario.

“Hemos detectado un mal comportamiento que se pudo haber suscitado en las instalaciones del seminario de esta ciudad, de acuerdo a lo dicho por un alumno del Seminario”, afirma un comunicado enviado por este sacerdote.

“La procuraduría solo recibió el escrito y luego tiene que haber una ratificación de la denuncia. Se va a ratificar la denuncia en cinco o seis días más”, concluyó.

Víctimas interponen demandas

Luego de enterarse hace menos de una semana de los abusos de que fue víctima su hijo, los padres del seminarista acudieron a la delegación Norte Uno de la Procuraduría de Justicia para presentar la denuncia.

El Ministerio Público tomó una declaración al afectado, quien afirmó que los abusos comenzaron en marzo del 2014 y que sucedieron al menos en cuatro ocasiones, la última de ellas a mediados del año 2016.

Además, aseguró que ya estaba enterado de la situación el obispo de la Diócesis de Piedras Negras, Alonso Garza, quien pidió no comentar el tema, pero luego durante su estadía en terapia en el Seminario de Monterrey, a donde fue cambiado, allá le recomendaron presentar la denuncia por los abusos.

En el mes de abril, el sacerdote Juan Manuel Riojas, solicitó un amparo ante el Juzgado Tercero de Distrito con el fin de impedir su arresto. Riojas contrató en ese entonces a la abogada Lidia María Lara ya que podría ser detenido por “caso urgente” a solicitud de la Procuraduría de Justicia del Estado.

El sacerdote fue separado de sus funciones, pero no suspendido, salió de la ciudad y estuvo desaparecido durante casi cinco meses y fue hasta el día 18 de marzo cuando se entregó a las autoridades.

De tal forma que agentes de la Policía Investigadora acudieron en el seminario ubicado en el bulevar López Portillo para iniciar las primeras diligencias, y dialogaron con el personal de esa institución.

Los abusos sexuales iniciaron tras un aniversario de ordenación del padre Meño, al terminar los festejos y bajo los influjos del alcohol, el sacerdote, su guía, su ídolo, lo atacó sexualmente en su habitación.

Fue el primero de cuatro ataques que sufrió por parte del ex rector del Seminario, causándole dolor físico y emocional, sin embargo, la última agresión fue la que marcó su vida.

Ordenan su captura

Para el siete de abril, la Policía Investigadora de la Delegación Norte 1 de la Procuraduría General de Justicia de Coahuila inició la búsqueda del sacerdote Juan Manuel Riojas Martínez, luego que la juez penal otorgó una orden de aprehensión en contra del ex rector del Seminario de la Diócesis de Piedras Negras, acusado de abuso sexual.

Luego en el mes de julio, se giró una orden de búsqueda a través de INTERPOL, sobre todo en la ciudad de San Antonio, Texas, pero no fue localizado.

Después de entregarse voluntariamente a las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado, el sacerdote, también conocido como “Padre Meño”, se negó a declarar y sus abogados solicitaron la duplicidad del término constitucional para su próxima audiencia, que se realizará el próximo miércoles.

A pesar de que debería rendir su declaración inicial, el “padre Meño”, permaneció por espacio de dos horas ante el Ministerio Público, pero sin declaración alguna por los delitos de violación en contra de dos jóvenes.

Hoy, cuatro años después, cae la última página del libro de la vida de Ignacio Martínez Pacheco que deja como legado su libro “El Seminarista” donde narra su relación con el “Padre Meño”.  (Con información de ABC Radio/Redacción)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: