fbpx

Gobierno de AMLO ¿Víctima o victimario?

PALCO DE DERECHOS

Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural.”

Kofi Annan

Por: Fernando Mendoza Elvira.-

Este 3 de mayo de 2021 fue el 30° aniversario de la Declaración de Windhoek para el Desarrollo de una Prensa Libre, Independiente y Pluralista. La Asamblea General de las Naciones Unidad declaró desde el Dia Internacional de la Libertad de Prensa dos años después de la Declaración de Windhoek y desde entonces, la UNESCO ha organizado anualmente conferencias internacionales para debatir y ser una caja de resonancia para denunciar y advertir las amenazas a la libertad de expresión. Este año, el tema de la conmemoración fue “La Información como un bien común”, destacando la importancia del libre ejercicio del periodismo para que las personas cuenten con información veraz y contra la desinformación dada su utilidad y valor social.

En ocasión de las conferencias celebradas este año con motivo de la conmemoración, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet afirmó: “Las agresiones, los arrestos y los procesos judiciales incoados contra los periodistas ejercen un efecto disuasivo adicional sobre los demás profesionales de la prensa en lo relativo a proporcionar información crítica sobre asuntos importantes. De esa manera se empobrece el debate público y se entorpece nuestra capacidad de responder eficazmente a los problemas sociales, incluso a la pandemia de COVID-19”.

Tan sólo un día después, así respondió el presidente López Obrador en su conferencia mañanera del 4 de mayo de 202, a pregunta sobre el tema de la vacunación contra la COVID-19: “Yo lamento que los medios de información en el país estén tan obcecados en atacar al gobierno que represento, desde el tiempo del presidente Madero no se tenía una prensa así, tan tendenciosa, golpeadora, defensora de grupos corruptos, una prensa que se dedica a mentir”.

El respeto a los derechos humanos no se le da a don Andrés, y en el caso del respeto al derecho a la libre expresión y a la información, no es la excepción.

Los temas centrales de la conferencia del presidente López eran el informe sobre el desplome de un tren del Sistema Colectivo Metro en la línea doce, que ha cobrado decenas de víctimas.

La insistente postura del presidente de presentarse como una víctima, en este caso, de los medios de comunicación, son el reflejo de una de las caras del populismo desde el gobierno: contar con un enemigo real o ficticio que ataca constantemente, que es una amenaza a él y su gobierno, que conspira todo el tiempo contra el pueblo. esa entelequia que es la base de su sofisma.

Ah, pero en contraste, en el caso de la periodista Sanjuana Martínez, titular de la agencia noticiosa del Estado mexicano NOTIMEX, quien ha sido denunciada por abusos en contra de los trabajadores y por ataques a medios informativos, el presidente López ha optado por apoyar a su empleada, nombrándola periodista consecuente que, según él, se ha enfrentado a intereses perversos.

En su defensa a la titular de NOTIMEX, el presidente descalificó a la organización internacional Article 19,  que ha documentado los abusos de Sanjuana Martínez, y que tiene no solo un reconocido prestigio, sino que ha defendido la libertad de expresión y el derecho a la información desde 1987.

El artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos reconoce que nadie deberá ser molestado a causa de sus opiniones y reconoce el derecho que toda persona tiene a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

El Estado mexicano tiene obligación de cumplir y hacer cumplir ese derecho y la institución con que cuenta para ello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, debe promover su cumplimiento y defenderlo ante los excesos o violaciones de las autoridades; sin embargo, la señora Rosario Piedra, quien usurpó la presidencia de ese organismo protector con autonomía legal, se encuentra al servicio de los intereses del presidente López Obrador, a quien se refiere como su líder moral.

En ese contexto es que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos recientemente dictó medidas cautelares a favor de Sanjuana Martínez, titular del medio de noticias del Estado mexicano, para que sea protegida por el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas adscrito a la Secretaría de Gobernación, por supuestos ataques a la señora Sanjuana cometidos, ¿por quienes? ¡por la periodista Carmen Aristegui, por organizaciones de la sociedad civil y por el sindicato de trabajadores!

Una actitud de desprecio a la prensa crítica, un patrón de conducta del ejercicio del poder público en el que se desacredita a los medios que no le rinden pleitesías, en que el respeto al derecho a la libre expresión sólo es para quienes son empleados o serviles al gobierno, lamentablemente permea desde la presidencia de la República, hasta los funcionarios menores, como el caso del ya tristemente célebre alcalde de Parras.

Así, el señor Ramiro Pérez Arciniega, Presidente Municipal de Parras, Coahuila, quien ha sido señalado por múltiples abusos, por quien tolera la práctica de la tortura por la policía del municipio que gobierna, y que a periodistas de medios como el Demócrata de Coahuila o TV Parras, ha denunciado legalmente con el único propósito de inhibir las voces críticas, con la nefasta práctica de criminalizar la labor periodística.

Como en el Mundo Al Revés, de Galeano, desde la realidad paralela de López Obrador el victimario es víctima. El ejercicio de la libre expresión sólo es legítimo desde el púlpito que el propio presidente se erigió y desde el cual, en sus conferencias mañaneras, predica lo que es aceptable o reprobable según su maniqueísmo en el cuatritransformado México.

Desde esa realidad es que el presidente puede afirmar: “La regla es que tenemos la prensa más injusta, la más distante, la más lejana al pueblo y la más cercana a los grupos de poder conservador. Es un tiempo de oscuridad para los medios de información.”

No señor presidente, no se equivoque: la función de la prensa no es brindar justicia, la prensa no está para lisonjear al poder. El ejercicio de la libertad de expresión abona a la democracia, el proporcionar información a la sociedad posibilita el goce de los derechos humanos, la obligación del jefe de Estado es posibilitar el ejercicio de las libertades, no coartarlo, le exhorto a que ya de fin a su campaña política y como estadista, honre la protesta constitucional que como presidente de la República rindió ante el Congreso de la Unión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: