fbpx

Rosas Aispuro amenaza a periodista por exigir castigo contra violadores de su hija

Durango, Dgo., 12 de julio 2022.- Iván Soto, director del medio digital Durango En Vivo, denunció que el gobernador saliente, el panista José Rosas Aispuro, lo amenazó mediante una llamada telefónica, debido a su ejercicio periodístico y ante las denuncias que ha realizado por ataques a la libertad de expresión en ese estado, publicó animalpolitico.com.

El comunicador dijo que en mayo de 2021 su hija, hoy de 17 años, fue víctima de una violación sexual que, más de un año después, continúa sin ser investigada a fondo y sin ninguno de los presuntos agresores ante la justicia. Por este motivo, Soto ha realizado varias críticas al gobierno y a las autoridades de investigación, pues considera que desde el Ejecutivo estatal se está protegiendo a los responsables.

Animal Político buscó al gobernador por medio de su enlace de prensa, para conocer su postura sobre esta denuncia pública, pero no obtuvo respuesta.

Las críticas y exigencias del periodista, lejos de presionar a las autoridades duranguenses para lograr resultados en este caso, provocaron que el gobernador llamara la noche de ayer domingo a Soto para advertirle de que va a proceder penalmente en su contra.

En la llamada, el panista señaló varias veces que la denuncia es contra Soto “como persona, no como periodista”, argumentando que el comunicador sería cómplice “por omisión” en la violación de su hija menor, pues el periodista, como padre de familia, “debía de cuidarla” en todo momento y no lo hizo. Para el mandatario, los padres y las madres de víctimas de violación tendrían responsabilidad en una agresión sexual, puesto que sería su obligación cuidar de sus hijos e hijas e impedir ataques.

“Tú acusaste al gobierno de no hacer nada para evitarlo (la violación). ¿Y quién tenía que ser el responsable de evitarlo? El padre. Tú eras el mayor responsable de tu hija, no el gobierno”, dijo Rosas Aispuro, según el audio de la llamada, al que este medio tuvo acceso.

El gobernador también acusó a Soto de no denunciar la violación inmediatamente, algo que Soto rechazó tajantemente, alegando que tiene las pruebas que muestran que interpuso una denuncia por los hechos al día siguiente del suceso. “No está usted bien informado”, respondió el periodista, quien aseguró que la denuncia del gobernador por supuesta omisión sería en realidad “una amenaza” y un intento de “intimidación”, en represalia por su periodismo crítico durante el sexenio del panista, que está a tan solo 60 días de concluir, y por las críticas que ha vertido por presuntos ataques a la libertad de expresión en su mandato.

“Esto es una venganza”, dijo Soto en una conferencia de prensa este lunes.

“Si de verdad al gobernador le interesara el caso de mi hija, no la estaría revictimizando de esta forma. Porque, ahora, mi hija va a tener que comparecer ante un juez para decir cómo fueron los cuidados de su padre, cuando (el gobierno) jamás le ofreció ayuda psicológica ni asesoría legal, nada. Todo lo hemos tenido que pagar nosotros. Ellos solo están esperando a que nosotros les resolvamos el caso, para ver si así proceden contra los violadores, que son hijos de sus amigos”.

Héctor Pérez, abogado del comunicador, dijo en entrevista que ya presentaron un amparo ante la justicia federal para evitar “una detención ilegal”.

“Es increíble la facilidad con la que un gobernador puede marcar a un periodista y amenazarle con toda impunidad, y que, además, te diga: ‘sé que estás grabando y no me importa’”, subrayó Pérez.

A continuación, se reproduce la conversación entre el gobernador y el periodista. (Escuchar el audio aquí)

La llamada

—Yo te di la oportunidad de que demostraran que habían hecho lo que tú decías a favor de tu hija, y está demostrado que no hiciste nada a favor de tu hija, que la dejaste —dijo el gobernador casi al inicio de la conversación grabada.

—¿Pero a qué se refiere, gobernador? —cuestionó el periodista.

—Para que no haya confusión, te lo digo de frente: traté de ayudarte y no te has dejado ayudar, y está bien. Adelante.

—¿Pero qué tiene que ver una cosa con la otra? Yo he hablado de la (falta) de libertad de expresión…

—Tú todos los días dices que qué libertad de expresión, que cuál respeto, que el gobernador esto… Pero yo he sido totalmente respetuoso con ustedes. ¿En qué los he señalado yo? ¿En qué los he agredido? ¿En qué he limitado la libertad de expresión de ustedes como medio de comunicación? He aguantado todos los golpes de tu hermana (regidora del municipio de Durango), de los tuyos, y yo no he hecho nada. Y traté de buscar cómo ayudar a que el tema de tu hija caminara por las mejores condiciones, dando todas las garantías…

—¿Pero por qué cruza peras con manzanas, gobernador? —insistió Soto.

—Yo no cruzo peras con manzanas. Pero tú me señalas que yo no respeto la libertad de expresión.

—Sí, pero eso no tiene nada que ver con lo de mi hija…

—Por eso te lo estoy diciendo, no es contra ti como periodista, es contra ti como padre de familia, porque fuiste omiso en la responsabilidad que tienes con tu hija. Son cosas diferentes. No confundas. La denuncia que voy a presentar es contra ti como padre de familia omiso, no como periodista.

—O sea, en lugar de ayudar a la carpeta de investigación, me va a denunciar a mí como papá.

—Sí, a ti. Tú supiste mucho antes de este tema y no lo denunciaste.

—¿Pero cuál es el objetivo de la llamada?

—O sea, tú si puedes señalar impunemente al gobernador, ¿y el gobernador no tiene derecho de defenderse? Y aquí no me voy a defender del periodista, tienes todo el derecho a decir lo que quieras. Pero sí, revisando lo que tú no hiciste como padre, es una obligación del Estado también actuar. Y si el Estado tuvo responsabilidades que las asuma, o las asumo sin problema alguno, no eludo nada. Pero tú tampoco eludas. Lo que no quiero es que eludas tú, ni eludamos nosotros la responsabilidad que tengamos. Y por eso te agradezco que me hayas tomado la llamada.

—Pues discúlpeme, señor gobernador, pero, por supuesto, esto es una amenaza…

—No, no… A ver, a ver… ¿amenaza de qué? Ahhh, entonces si tú cometes un delito, como eres periodista, ¿no puedo actuar en contra tuya?

—¿Y qué delito cometí?

—Tú eras el mayor responsable de tu hija. No el Estado. El Estado es responsable cuando presentas la denuncia, sí. Pero tú supiste (de la violación) mucho tiempo antes…

—¿Y por qué lo afirma? —inquirió el comunicador.

—Pues porque tú mismo lo has dicho.

—Ahora me va a denunciar como papá… cuando yo presenté la denuncia al día siguiente de que me enteré, señor. No le han informado bien.

—A ver, Iván, que quede claro, no es contra del periodista, es contra un padre de familia que no hizo lo que debió de hacer.

—Y a su juicio, qué debía hacer, si ya fui al día siguiente a presentar la denuncia.

—En cambio, lo que haces es responsabilizar al gobierno de lo que el padre no pudo hacer. Y eso es otra cosa.

—Ah, caray…

—Mira, no me toca a mí ya… el Ministerio Público será el que presente los elementos. Solo quería decirte para que no confundas una cosa con la otra.

—Esta es la segunda llamada, gobernador, que me hace. ¿Se acuerda para qué fue la primera?

—No, no me acuerdo.

—Fue para decirme que al día siguiente salía mi orden de aprehensión, por un tema totalmente distinto.

—No, pues está bien. Mira, no le estoy hablando al periodista, sino a la persona.

—¿Y por qué cruza los temas de mi periodismo con los de mi hija?

—Por eso te estoy hablando, para que no confundas. Estoy hablando a la persona, y como me estás grabando, que se sepa. No estoy hablando al periodista, que tienes toda la libertad de seguir diciendo lo que quieras de mí y del gobierno, jamás vas a ser censurado, ni tú ni ningún periodista. Pero si el periodista comete algún delito… ah, entonces ya es otra cosa.

—Pero dígame qué delito cometí, si yo voy y presento la denuncia…

—Pues de omisión. El padre de familia es responsable de sus hijos hasta los 18. Si tú no atendiste esa parte y esa responsabilidad se la quieres echar al Estado o al gobernador….

—No, señor, se la echo a los violadores.

—Nosotros somos responsables de nuestros hijos.

—¿Y los que violaron a mi hija, qué, oiga?

—Por eso, esa es otra cosa. Ese tema camina por… son dos temas diferentes. Hay que seguirlo. Los que hayan actuado así… No solo eres responsable tú, sino quienes hayan participado en esa acción de la posible violación que tú señalas. Jamás los voy a defender, tienen que pagar, se tiene que seguir la investigación.

—Pero, a ver, ¿la omisión de cuidados es porque la violaron?

—No, tú señalas que hubo eso… y si lo señalas, quiere decir, entonces, que dónde estabas tú como padre.

—Qué bárbaro, gobernador…

—Mira, no lo voy a discutir por aquí. Nada más como persona, como una gente que ha actuado siempre con rectitud, nunca he dado una puñalada por la espalda…

—Me queda claro que me lo está cantando directo. Qué mezquindad….

—Solo quiero agradecerte que me haya tomado la llamada. Estoy a tus órdenes.

—Qué mezquindad la suya —insistió el comunicador—. Hacer esto cuando estamos en desigualdad. Usted es gobernador y yo no soy nadie.

—Sí, pero a quien señalas es el gobernador, y por eso yo presento la denuncia.

—¿Al gobernador lo acusé de lo que le pasó a mi hija? No entiendo.

—Sí, tú acusaste al gobierno. Y el gobierno no puede ser omiso.

—¿Yo acusé al gobierno de violar a mi hija?

—Lo acusaste de no hacer nada para evitarlo. ¿Y quién tenía que ser el responsable de evitar eso? El padre y no el gobierno. Y por qué no presentaste la denuncia de manera inmediata.

—Al día siguiente la presenté, señor.

—Pues adelante. Eso hay que demostrarlo. Y de mi parte no hay ningún problema. Por eso te agradezco la llamada y estoy a tus órdenes.

—Qué lamentable, señor.

—Buenas noches.

(Con información de animal politico/ noticaribe)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: