fbpx

Parque cerrado

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas.-

La noticia corrió hace algunos días, cuando mucho tuvo repercusiones locales, cuando que debería ser un asunto de relevancia estatal y hasta nacional, por sus implicaciones, y por el contexto en el que se da la noticia.

Resulta que según reportes de medios de comunicación de la frontera, desde el miércoles de la semana pasada el Ayuntamiento de Piedras Negras tomó la decisión de cerrar el denominado Paseo del Río, esto como medida de prevención ante la gran cantidad de intentos de cruzar el río Bravo por parte de inmigrantes ilegales. Como decimos, esta es una notita local, los afectados fueron principalmente ciudadanos de Piedras Negras que acuden con cierta frecuencia a este parque para pasear, para ejercitarse o simplemente para disfrutar de la vista nocturna, ya que comienza a soplar la brisa, que en aquellas latitudes, a veces, es la única frescura a la que pueden en los largos y agobiantes días del verano.

Según los afectados, cuando llegaron al acceso al parque se toparon con que personal de la policía municipal resguardaba la entrada, y no solo eso, sino que al preguntarles si podían pasar, les negaron el acceso, aduciendo que en ese momento se llevaba a cabo un operativo de seguridad, no fue difícil sacarles que no era otra la acción que prevenir que migrantes centroamericanos, sudamericanos, caribeños e incluso de sitios tan lejanos como África, utilicen los terrenos del parque lineal para aventurarse en el peligroso cruce, que en lo que va del año 2022, ha ocasionado cerca de doscientos muertos, nada más en lo que toca a la frontera entre Texas y Coahuila.

El mismo día que apareció esa nota en 12 Super Channel, también apareció un reportaje en una de las principales cadenas televisivas norteamericanas, CBS, el cual pescamos como video en Twitter, en el que se podía ver una larga cadena de personas que intentaban cruzar el Bravo, en esta ocasión a la altura de Ciudad Acuña. La escena es de esas que no puede uno dejar de observar los pocos segundos que dura el “loop”, son decenas de personas que se agarran desesperadamente a una cuerda, tratando de avanzar paso a paso por el río, que por cierto, y esa es una de sus características más notorias, se mueve con una velocidad casi imperceptible, visto en pantalla o aun desde tierra firme, el cruce se aprecia como algo simple, que se puede hacer casi con el agua llegándole cuando mucho a la cintura, pero resulta que no… en el video se ve cómo unos diez hombres hacen un esfuerzo tremendo por tensar la cuerda, para evitar que se les escape de las manos, y que decenas de personas, entre ellas mujeres y menores de edad, sean arrastrados por la lenta pero inexorable corriente.

La explicación del reportero es que, aparentemente, dos polleros se adentraron en el río a nado, sin llegar hasta la orilla norteamericana, sino algunas decenas de metros antes, y ya allí hicieron seña a los migrantes para que comenzaran a cruzar. Primero fueron los hombres, que una vez llegados a donde estaban los traficantes, se sumaron a la labor de mantener la cuerda tensa, sí, nada más que nadie hizo las cuentas de cuánto peso puede soportar un puñado de hombres, por fuertes y por voluntariosos que estos sean, cuando luchan contra el peso de treinta o más personas cruzando y esforzándose contra la corriente.

Al menos en el corto video no se ve que alguien haya soltado la cuerda siendo llevado por las aguas río abajo, pero la estadística es cruel, casi en cada pasada se pierden los más débiles, con suerte logran regresar a suelo mexicano o llegar vivos a la orilla estadounidense, si no hay suerte, aparecen muertos kilómetros más adelante.

¿Todo para qué?, para que de inmediato sean asegurados por personal de la Patrulla Fronteriza norteamericana, de la policía municipal o la del estado de Texas, que ha destinado un contingente bastante fuerte para precisamente evitar lo que ellos llaman la invasión a su territorio, que hasta problemas le ha causado al gobernador Greg Abbot con el gobierno federal norteamericano, eso por no hablar de lo que no importa, las reacciones de los políticos mexicanos que critican lo que no contribuyen en ningún momento a resolver.

Son dos notas, aisladas una de otra, pero que son piezas del rompecabezas en que está convertida la frontera coahuilense.

¿Alguien recordará una nota aparecida hace algunos meses, en la que según esto, el gobierno de Texas le había ofrecido al gobierno de Coahuila proveerle de rollos de alambre de espino, para que supuestamente se instalaran sobre el curso del río Bravo?, la información corrió, y pasaron varios días antes que el gobierno del estado dijera que no tenía la intención de alambrar la frontera, como tampoco es su misión el impedir el tráfico de personas ilegales por suelo coahuilense, que en todo caso es responsabilidad del gobierno federal, no del estatal ni de los municipios, el atender y resolver esta situación.

No faltaron voces que desde el centro del país criticaron lo que daban como una anuencia del gobierno del estado para una situación que venía de la capital de Texas, y es que por esos días también se dio el hecho de que el gobernador de Texas decretara revisiones exhaustivas a los camiones que planeaban internarse en Estados Unidos, allí tiene las filas de tráilers esperando a ser revisados por personal de seguridad del estado de Texas, que buscaban migrantes escondidos entre la carga, o de plano sin carga, como el caso del que apareció luego en San Antonio, y en el que habían fallecido por asfixia más de 50 personas.

Los gobernadores fronterizos mexicanos, cada uno por su parte, firmaron convenios de colaboración directamente con Greg Abbot, lo cual no fue precisamente bien visto en la cancillería ni en palacio nacional, pero que sirvieron para quitar presión, momentáneamente, al problema de la migración, que vale decir, no hace más que crecer.

Por lo pronto las autoridades del municipio de Piedras Negras, nos imaginamos que con el visto bueno del gobierno estatal, está cerrando el Paseo del Río. Nadie quiere ver desde sus bancas o andadores gente ahogándose mientras intenta arañar el sueño americano, tampoco nadie quiere que el paisaje que se ha convertido en parte importante de su vida, se vea afeado con alambradas que nada tienen de estéticas y que tienen una utilidad que se rompe con unos alicates para acero. Lo triste es que la situación, grave como es, no hará más que escalar, y no porque esté lejos la frontera por eso vayan a creer que es un asunto que no les compete allá en la ciudad de México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: