fbpx

Hay cosas que no se dicen

correos
En plena época en la que el servicio postal está dejando de existir para dar paso a otros medios de comunicación, asombra que el gobernador ande gestionando, ni más ni menos, que una oficina de correos para cada municipio.

Pese a los avances en la manera de hacer política en nuestro país, todavía la gente que vive dedicada a la grilla no se acostumbra a disfrutar de esos logros, no obstante los grandes beneficios que traerían, si los usaran, a su imagen pública y personal. Hablando de uno en específico, no saben los polacos la gloria que es el denominado “silencio electoral”, la disposición de la legislación electoral de que los gobernantes deben mantenerse al margen de los procesos comiciales, absteniéndose de publicitar las acciones de gobierno o simplemente de exhibirse. Si bien en lo que pensaban sus promotores y quienes la aprobaron, era en que los resultados de la contienda no se vieran afectados, para bien o para mal, por la promoción gubernamental, los principales beneficiarios eran precisamente los gobiernos, pues a veces lo que dicen resulta peor que si se quedaran callados.
Van dos imágenes de futuro, que son ya casi una realidad en algunos países desarrollados, entre los cuales México siempre está haciendo hasta lo imposible para ser incluido en sitio preferencial, así son nuestros traumas y complejos: la empresa Amazon está evaluando la viabilidad de utilizar “drones” para hacer sus entregas en ciudades de tráfico muy complicado, y en donde sus clientes tienen urgencia de sus productos. Mientras que por ejemplo los ejércitos de algunas naciones, incluida ahora sí México, están utilizando los mentados drones, aviones o vehículos aéreos no tripulados, para espionaje, para ubicar a toda clase de sus enemigos: terroristas, migrantes ilegales, narcotraficantes, contrabandistas, e incluso para bombardeos, hay gente en el planeta que está buscando utilizarlos para mejorar sus negocios de por sí excelentes, según la propuesta de Amazon, lo que usted pida estaría llegando, literalmente volando hasta su domicilio, a un precio tan competitivo como cualquier otro servicio de paquetería, con el innegable encanto de que la pizza llegara no solo caliente, sino sin las manchas de sangre del motociclista que se embarró con un carro en su loquísima carrera por vencer el límite de los treinta minutos o gratis.
Están esos, los drones de Amazon, pero también está la propuesta de la competencia, Google que está metida en absolutamente todo, pero no con drones sino con satélites en la órbita terrestre, bueno, pues Google está ofreciendo algo similar, menos espectacular, o eso depende del gusto de cada quien, el caso es que en vez de entregar las cosas por vía aérea, están probando la entrega a domicilio de lo que sea que usted necesite, llevado por un vehículo no tripulado… claro, está el inconveniente de que uno tendría que abrir la puerta para sacarlo y cargarlo para adentro, pero no deja de ser impresionante que el carrito de Google llegue solo, le avise con claxon de Volkswagen que ya está afuera, que entienda que ya recogió su paquete, y se siga por su camino sin que usted haya visto a nadie.
Cierto, son escenas de futuro… que podrían estar funcionado en algunos sitios de Europa, Oriente o los Estados Unidos en seis meses o menos, siendo el problema más grave por resolver el como controlar los tales drones, que amenazan con convertirse en una plaga en esos sitios como nosotros la tenemos de jejenes después de un aguacero atípico de verano. Pero aterrizando en nuestra triste, tristísima realidad coahuilense, ¿qué es lo que nos depara el futuro inmediato?, las cosas están para llorar, o peor.
Recordemos que no hace mucho Saltillo, bueno, específicamente el aeropuerto internacional de Ramos Arizpe, se había convertido en un centro de distribución de DHL, lo cual en sí, no es poca cosa. En efecto, DHL es una de las empresas de paquetería más fuertes a nivel mundial, y el hecho de que aquí aterrizaran los aviones que traían mercancías o correspondencia de fuera para luego ser distribuida en México, o al revés, que de aquí saliera todo lo que iba de México para el exterior, no es enchílame otra gorda. Había su ciencia, y decimos había, porque por angas o mangas, entiéndase por la pésima ubicación del aeropuerto de Ramos Arizpe y por la incapacidad técnica para operar en condiciones climáticas adversas, DHL después de pocos años decidió agarrar sus cajas, sus sobres, sus aviones y largarse para otro sitio donde pudieran cumplir de mejor manera sus funciones.
¿Y donde quedamos Coahuila?, ah pues que en vez de remontarnos al futuro en un dron o de perdida en un Beatle que se maneja solo, el señor gobernador del estado lo que anda buscando es que se establezca una oficina de correos en cada una de las cabeceras municipales de este olvidado estado de la República. Ante esta noticia, que fue dada a conocer como inserción pagada en los medios de comunicación no nos queda más que hacer la pregunta ¿ah, o sea que no había?, ¿no había oficina de correos, mínimo en cada municipio?
Hay cosas que son indispensables, hay cosas que se dan por hecho, sobre todo en sitios que son los más alejados de las grandes ciudades o áreas metropolitanas, la oficina de correos se convierte en un factor determinante, ya no digamos de desarrollo o crecimiento, palabras que llenan los discursos oficiales de mentiras, sino en una elemental cuestión de sobrevivencia, de comunicación, y sin exagerar, aun allí en los sitios donde jamás se pararía un policía, que se considera el más cercano de los servidores públicos, hasta allí llega el cartero, el más auténtico representante del gobierno con el que puede identificarse e interactuar la población.
Digo, es de esas cosas en las que uno jamás piensa, las da uno por hechas. Vamos, ¿desde cuando existe el correo?, pues uno pensaría que si Coahuila presume de ser grande y de existir como estado federado desde hace setenta y dos millones de años, pues uno pensaría que hasta comunidad más alejada dispondría de servicio de correos, pues resulta que no. En plena época en la que el servicio postal está dejando de existir para dar paso a otros medios de comunicación a los que como los que citamos como ejemplo, no podemos calificar con algo menos que asombrosos, acá el gobernador Rubén Moreira lo que anda gestionando en el Distrito Federal es ni más ni menos, que una oficina de correos para cada municipio. Para colmo, el boletín está redactado de tal manera de tal forma de tratar de convencer al incauto coahuileño lector de que hay proyecto… de que hay proyectos concretos, de alguien en algún lugar para revivir el uso del servicio postal como principal medio de comunicación… Amazon hazte a un lado, Google, cambia tus carros robot por bicicletas y carteros.
Que a lo mejor pega, después de todo, ¿qué gobernador de qué estado se había parado en la oficina de la Dirección General del Servicio Postal Mexicano para cualquier cosa?, después de haber tenido sus quince minutos de gloria cuando en el sexenio de Felipe Calderón, Purificación Carpinteiro, sí aquella Purificación Carpinteiro que se sacó la lotería con la reforma energética, armó un proyecto para revivir el correo, mismo que fue echado por la borda junto con ella, decíamos, después de eso, nadie había ido al correo ni por una estampilla ni para contratar un apartado postal. Ya tendrán Viesca, Nadadores, Sierra Mojada u Ocampo su oficina de correos con sus tres bicicletas, una moto y un cartero para todos.
Pero de veras no ha de estar haciendo nada el gobierno de Coahuila, donde el gobernador personalmente tiene que andar hablando con Aeroméxico para que no sean gachos y no dejen de volar a Saltillo cada vez que se les atora algo, cinco veces por semana, o gestionando oficinas de correos. Si no están haciendo nada, si no tienen nada que hacer, aprovechen el privilegio del silencio electoral… para quedarse callados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: