fbpx

¿Por qué panistas y priístas mantienen en la nómina al mercenario de la pluma Jorge Hernández Guerra?

jorge1Desde la administración del ex Gobernador, Rogelio Montemayor Seguy, Jorge Hernández Guerra incursionó en el Gobierno del Estado aunque con bajo perfil, incluso esparciendo la idea de que era sobrino del ejecutivo coahuilense o de su esposa.
Después, haciendo uso de su imagen camaleónica política, Hernández Guerra llegó con Salomón Juan Marcos, alcalde priista en la década de los noventa aquí en Torreón, ocupando la Dirección de Comunicación Social, cuyo manejo no ayudó en mucho al alcalde.
Tras estar en la banca, y fraguando algunos planes maquiavélicos, este personaje que no tiene identificada una ideología política, más bien es mercenario político, vendiendo sus asesorías a quien las compre, llega con el alcalde panista José Ángel Pérez, como super-asesor de la Presidencia, metiendo mano en Comunicación Social, donde Lupita Richard, se encargaba de los medios.
En esta administración, Hernández Guerra maneja desde el segundo piso de la Presidencia Municipal, no solo todo lo relacionado a Comunicación, Imagen y Publicidad del municipio. También dicta órdenes a los Directores de área. Después de estar en administraciones del PRI, nadie se explica cómo llega con tanto poder al municipio gobernado por un panista.
Pero en esta administración no todo termina bien, José Ángel Pérez descubre que fue un traidor, que pasaba información el PRI, incluso, se habla que en las elecciones entre Eduardo Olmos y Chuy de León, operó para el tricolor. «Me di cuenta tarde que era un traidor, no sé como lo fui a meter a mi equipo», dijo una ocasión el ex alcalde José Ángel Pérez, a unos meses de su salida. También Salomón Juan Marcos se quejó de él.
A la llegada del Gobernador Rubén Moreira, Hernández Guerra desempolva su disfraz de priista y llega a la oficina de Comunicación en la Comarca Lagunera, luego pasa a reforzar la misma oficina del municipio en el ocaso de la administración de Lalo Olmos, cuando es desplazado Luis Rayas de esa oficina. Sin muchos méritos, Miguel Riquelme lo anuncia como Director de Comunicación Social, llevando a las periodistas Karla Lobato y Lupita Richard como auxiliares. Karla se encarga de cubrir eventos del municipio, elaborando boletines de prensa y Lupita Richard es aprovechada para hacer el trabajo de oficina. Es un buen equipo, aunque no hay muchas obras que informar. Jorge Hernández Guerra es el encargado nuevamente de repartir el presupuesto a los medios para publicidad del municipio, lógicamente protege a sus favoritos, creándole problemas al alcalde Miguel Riquelme, quien ha recibido muchas críticas a su administración ante la falta de convenios de publicidad.
Con su verborrea técnica, Jorge Hernández Guerra sigue operando en el municipio y el Gobierno, envidiable su camaleónico disfraz político y mediático para seguir sorprendiendo a los políticos, quienes después se lamentan. Solo falta que sea funcionario en una administración del PRD.
¿Que tiene Jorge Hernández Guerra, que siempre está en la nómina?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: