fbpx

Y… ¿Dónde quedó la obra pública?

segundo(SEGUNDA Y ULTIMA PARTE)
Luego de ver la poca disposición del gobierno del Estado para realizar obras en beneficio de la sociedad y de publicitar trabajos no propios sino de la Federación, nos queda en claro que los coahuilenses somos tratados como unos ignorantes.
Sin duda alguna la administración del Reyezuelo Rubén Moreira, continúa con esa misma simulación con la que su Hermano realizó las obras y desapareció el dinero del estado solo que en esta ocasión es peor, pues no hay dinero y tampoco obras.
Si, nos damos cuenta, y somos realistas y además vemos con claridad las obras que se realizan en el estado, nos podremos dar cuenta que no hay obra pública estatal, sino que el gobierno de la república es quien está inyectando dinero a las obras que se realizan en Coahuila y todo porque ya estaban previstas desde la administración de Felipe Calderón.
Así que no nos sorprenda Rubén Ignacio Moreira con sus clásicos discursos demagógicos, con aquello de que «Coahuila es un estado con energía que trabaja en bien de los coahuilenses», porque quien en realidad trabaja en este sentido es la federación, pues el gobernador anda ocupado en viajes al extranjero queriendo limpiar su imagen en Suiza, argumentando que son 28 los desparecidos de Allende y no 326 como es la cifra real.
En fin, las cosas están así debido a la nula exigencia de los coahuilenses que no nos levantamos a hablar en favor de nuestros conciudadanos, sino que nos vale un comino lo que le sucede a los demás, pues mientras no nos suceda a nosotros, lo demás es lo de menos.
Pero con estos pensamientos lo único que conseguimos es que Rubén y sus esbirros, seguirán despareciendo coahuilenses que no estemos de acuerdo con sus políticas y sus prácticas de sometimiento.
No es clara la política moreirista, ni tampoco es clara la forma en que se gobierna este estado y si realmente son políticos, deben soportar los golpeteos que existen en las cúpulas de los partidos políticos, ya que es ahí en donde se ve con claridad que las líneas que se siguen en el PRI y en el sistema político actual, nos obligan a los ciudadanos a tolerar y padecer cualquier tipo de agresiones y presiones y lo peor de todo es con esto le abrimos la puerta a la represión y a la desaparición forzada de personas y luego se le culpa a la «delincuencia organizada», cuando ellos no están enterados de nada.
No estoy defendiendo a los grupos criminales, solamente estoy comentando lo que se ve desde la óptica de la sociedad pensante, intelectual, letrada e inteligente, porque no hay explicaciones a lo dicho por el gobierno a sus fechorías y siempre culpan a otros de sus errores.
Pero en el caso de las desapariciones forzadas no siempre son los delincuentes, insisto, sino los verdugos que tiene el gobierno a su servicio disfrazados Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATES) y Grupo de Respuesta Operativa Metropolitana (GROM).
Esto nos demuestra que la represión se hace presente en todo momento en Coahuila y que ya tiene secuestrada a la ciudadanía que no puede salir a la calle pacíficamente a protestar por el mal proceder de los gobernantes y si lo hacen no hay en el estado Comisión de Derechos Humanos que defienda al ciudadano que los defienda, pues están bajo el control del Señor Gobernador.
Es ahí en donde está la obra pública, en manos del ejecutivo del estado y de los policías, pues la obra pública más clara es esta, detener a los ciudadanos etiquetados como rebeldes y enemigos del sistema, por paristas y manifestantes.
Pero se les olvida a los tricolores que una parte de esos manifestantes que hora los repudian, fueron quienes les dieron el voto y si les han dado la espalda es porque no se sienten seguros en sus bienes y en su persona por que la delincuencia común se ha desatado, y los rateritos son defendidos por los mismos funcionarios de la Comisión de los Derechos Humanos de Coahuila, debido a que no son ellos los que hacen el problema, sino los ciudadanos que no están de acuerdo con ese proceder.
De los males el menor, vamos a mitad de la administración y en estos 37 meses nos podemos dar cuenta que no hay obra realizada con recursos propios del gobierno del estado, mientras tano se siguen pagando los intereses de la mega deuda y no se le inyecta al capital, por una razón aún desconocida
Pero quien tiene la explicación más clara es el mismo Rubén Ignacio Moreira, pero no lo declara ante los medios informativos, para no sentirse obligado a que se le pida en un momento determinado por alguna autoridad superior, un juicio político por enriquecimiento ilícito.
He aquí una muestra de lo que ha sido y seguirá siendo esta administración, un absoluto desastre y una simulación total de que en Coahuila el PRI si sabe gobernar… fin.

Comentarios al límite

Escribe: Carlos E. Robledo (robledoesparzac@yahoo.com.mx)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: