fbpx

Cría Cuervos

Lo único que se les ocurre en gobierno es… criar más cuervos, otros cuervos, peores cuervos para lidiar con lo que Coahuila está cada vez más lleno de carroñeros.

GROMS-SaltilloAhora que, por enésima ocasión, se ha puesto de moda apelar a la historia para juzgar las cuestionadas y cuestionables acciones de los gobernantes, salta a la palestra un asuntillo ni remotamente tan impactante como la matanza de estudiantes normalistas de Ayotzinapa, o la tan cacareada un día y desmentida otro día desaparición de trescientos habitantes del municipio de Allende, pero que sí, seguramente tiene y tendrá graves consecuencias en la sociedad del sureste de este sufrido Estado de Coahuila, nos estamos refiriendo por supuesto al cochinero en el que se halla convertido el grupo policíaco más controvertido que ha creado la maligna mente de un gobernante, los temibles integrantes del Grupo de Reacción Operativa Metropolitana, los GROMs, que si estuviéramos en cualquier otro sitio amenazaría tumbar burócratas, gobernadores, candidatos, pero que en Coahuila no pasa de ser más del mismo mugrero de siempre, en el que los culpables, porque de que los hay, andan como Moreira por su casa, y el pagano de todo es el pueblo.
Malo estuvo el cuento cuando el anterior alcalde de Saltillo, Jerió Abramo Maso, a lo mejor padeciendo los mismos traumas que le quitaban el sueño al presidente Felipe Calderón Hinojosa, se decidió a que la mejor forma de hacer como que gobernaba era ponerse a jugar a los soldaditos, a policías y ladrones, a indios y vaqueros, a los ninjas y los samurais, o una mezcla tercermundista de todo lo anterior.
Así fue como nacieron los GROMs, como un grupo de élite especializado en tácticas y armas especiales, el cual estaría adscrito orgánica, funcional y presupuestalmente a la Dirección de Seguridad Pública Municipal, y que al menos en teoría, operaría en estricto apego a la legalidad.
Cuando los presentaron fueron más que bienvenidos, la ciudad estaba convertida en tierra de nadie, la corporación policiaca municipal, todas las corporaciones que funcionaban en Saltillo habían sido rebasadas por la delincuencia organizada, y de pasada por la desorganizada también. No es entonces de extrañar que fuera tan bien acogida como lo fue, pero ese cariño duró bastante poco.
Como la capital del imperio moreirano era la ya citada tierra de nadie, los GROMs siguiendo el lema de cierto equipo de futbol lagunero, decidieron convertirla en su territorio, estando dispuestos para ello a pasar por encima de quien fuera y lo que fuera, como era de esperarse las primeras víctimas fueron los ciudadanos por un lado, y la justicia, la ley y la legalidad por el otro, los GROMs que funcionaban además como escolta personal del alcalde cuando tenía que ir a lo más granadito del municipio, se convirtieron en el terror de la población, llevándose de encuentro a no pocos paisas “en el cumplimiento de su deber”, que mucho excedía la función que siempre se ha entendido como policía preventiva.
No poco del temor que ocasionaron los mentados GROMs se debía y se debe a la imposibilidad de conocer su identidad, andan enmascarados, no portan placa, los vehículos no traen marcas, llegan, dañan y se largan, eso si no se llevan lo que puedan cargar.
Pero el trienio se acabó, e Isidro López para pronto le hizo el fuchi a los GROMs, con él nada de “de la seguridad me encargo yo”, así que de buen grado aceptó la transferencia al gobierno del Estado, donde a dos que tres funcionarios también les encanta eso del juego de los soldaditos. Sí, nada más que la lana para mantener una estructura tan costosa se le asigna a los municipios, no a los estados, así que convenio de por medio, el R. Ayuntamiento tendría que entrarle con su cuerno para seguir manteniendo un lujito que ya había dejado de valer la pena, sobre todo cuando ya no dependía de él y abarcaba además mucho más territorio que antes.
Todo era, es, secreto en torno a los GROMs, “por razones de seguridad”, hasta qué le dan de tragar a estos policías, es secreto, no sea que les vayan a envenenar el agua con koolaid, nunca nadie informó si habían o no habían pasado las pruebas de control y confianza, quienes eran los mandos, cuanto ganaban, de donde venían… a donde se van cuando los dan de baja, y mucho menos dos que tres detalles tenebrosos como uno que otro suicidio, uno que otro homicidio entre ellos mismos, y otros incidentes picantes que se dan en toda corporación policiaca sujeta a fuerte presión.
Ahora que personal de la Armada de México pepenó a dos GROMs con armas, droga, metidos en secuestros, que detuvieron al segundo y a dos de sus alelotes, y que haciéndose de delito, veintiferia de GROMs se desertaron como los meros machos y machas que son, ha quedado más que claro que la otrora corporación élite, el orgullo de los Jericós, los héroes que rescataron a Saltillo, eran humanos como cualquiera… nada más que de los peorcitos.
Cría cuervos y te sacarán los ojos, dice el dicho popular, especialmente aplicable en este caso en el que los sujetos en cuestión portan uniforme color negro, pues hete aquí que para criar a sus cuervos, el municipio primero y el estado después, invirtieron ingentes sumas de dinero en prepararlos no para desarrollar principios morales y éticos a toda prueba, sino para convertirse en los perfectos asesinos operando bajo la más absoluta impunidad, ahora que resulta que hay que meterlos en cintura, a una cuarta parte de la fuerza ya no hay donde localizarla, sabiéndose culpables o que sin serlo les iban a cargar el cadáver, y entre que son peras o son manzanas podridas, no serían digamos, bien recibidos en el penal, ya “no están disponibles”.
El flameado secretario de gobierno, moreirista de hueso colorado Victor Zamora ya dijo que los GROMs, pese al atascadero en el que están metidos como corporación, no van a desaparecer, sino que se van a reestructurar, ¿pero con que ojos?, Isidro había dicho, todavía antes que saltara la coladera, que baja de los GROMs que ocurriera, el ayuntamiento ya no la sustituiría, con treinta bajas de un solo periodicazo, el grupo de reacción está paralizado al grado de ser ya muy poco funcional, y quedando todavía más entredicho su continuidad ante la existencia de los GATEs, que también tienen su negro historial, pero no están de momento en el ojo del huracán.
La pregunta que se hace con verdadero pánico la gente es ¿que es lo que están haciendo ahora esos GROMs que se largaron por tener la conciencia y probablemente también las manos sucias?, una de dos, o andan a salto de mata, o ya están comenzando a asaltar y a matar, por su cuenta o incorporados a algún grupo delictivo de los que se suponía combatían y que vino a ser que eran sus verdaderos quereres, todavía hay otra un tanto improbable, que ya estén chambeando en algún otro estado o municipio, ¿pero no es para eso el tal registro nacional de seguridad pública, para que la chancla que Saltillo tire nadie más la recoja?
Si la banda de los restaurantes, la de los jueves, se sabe todo lo que hay que saber sobre la seguridad en Saltillo razón por la que no los han podido detener, ¿que no sabrán los GROMs que se pasan al bando contrario?, para colmo, lo único que se les ocurre en gobierno es… criar más cuervos, otros cuervos, peores cuervos para lidiar con lo que Coahuila está cada vez más lleno de carroñeros, además de los incompetentes que no tuvieron infancia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: