fbpx

Espanta el valemadrismo de Rubén, abandona a su suerte a monclovenses

*** El «Gober selfie» da la espalda a los trabajadores de Altos Hornos de México
*** Prefiere viajar a Francia a divertirse en el cabaret Moulin Rouge.-

El "Gober Selfie" le dio la espalda a los monclovenses y se fue de paseo a Europa y Asia.
El «Gober Selfie» le dio la espalda a los monclovenses y se fue de paseo a Europa y Asia.

El gobernador Rubén Moreira mostró su apatía y desinterés por resolver el grave problema económico que enfrenta Monclova y prefirió irse de «shoping» a Europa, desde donde viajará después (nuevamente) al Continente Asiático para visitar al curandero que ha logrado controlar el cáncer de próstata que padece desde hace años.
Acompañado de su mujer, la diputada Carolina Viggiano, de una nube de guaruras y de un número grupo de colaboradores, el mandatario coahuilense se pasea por países del viejo continente, (hoy lo hizo por París, Francia), a expensas del dinero de todos los coahuilenses, mientras sobre los monclovenses se cierne el fantasma del desempleo, del hambre, de la pobreza extrema, ante el anuncio de que Altos Hornos de México mandará a la calle a cuatro mil trabajadores y un poco más, lo que además provocará un efecto dominó que llevará a la crisis financiera a decenas de empresas de Coahuila.
Alonso Ancira Elizondo, director general de AHMSA ya dio a conocer su postura ante la caída de precios de los productos que se elaboran en la acerera más grande de América Latina ya que, en caso de que el gobierno federal no aplique el arancel a las importaciones de acero chino, cuyo país está realizando una competencia desleal a todas luces, pero con la protección de las autoridades federales y la apatía e incapacidad de Rubén Moreira.
La postura de Ancira es clara, si el gobierno no controla esas importaciones, entonces AHMSA se volverá maquilador, apagará los altos hornos, despedirá a miles de trabajadores, cerrará minas y comprará barato el producto chino para elaborar artículos acabados.
Inclusive dio como plazo el próximo 20 de Julio para que el gobierno de Enrique Peña Nieto dé una respuesta a sus demandas. Esa fecha será el parteaguas de lo que sucederá en Monclova. O las aguas vuelven a su río y corren suavemente o el Tsunami se lleva todo: los servicios de agua potable, luz, gasolinas, alimentos, ropa, todo, lo que es todo con lo que viven alrededor de cien mil personas cuyas actividades y dependencia circulan en torno a la acerera.
Del gobernador Rubén Moreira prefirió no hablar. Sabedor de que no es una persona capacitada para negociar en la ciudad de de México los intereses de los trabajadores de Altos Hornos de México, Alonso Ancira no lo quiso decir, prefirió no opinar al respecto y hoy se aclara en el contorno de Monclova la realidad de la dejadez, la despreocupación y el valemadrismo del gobernador.
En lugar de «cabildear» en la ciudad de México, de tocar puertas, de organizar reuniones, de exponer las condiciones en las que quedará no solo Monclova, también Frontera, Castaños y Saltillo ante la determinación de hacer de Altos Hornos de México una empresa maquiladora, el gobernador se fue a conocer el «Moulin Rouge» y su show de topless, que tanto mencionan los viajeros que han pasado por las calles de París.
En lugar de hablar con el Presidente Enrique Peña sobre los pros y los contras de permitir el ingreso desmedido, con protección federal descarada, de miles de toneladas de planchón chino, de ver que la crisis económica de Monclova golpeará a todo Coahuila, que habrá miles de padres de familia que no tendrán para llevar el pan diario a sus mesas, el «señor gobernador» con paso cansino y torpe camina por las calles de París y sube a la Torre Eifel para observar con deleite el panorama de esa ciudad, cuna de los grandes movimientos del pensamiento. Nada que ver con Monclova y sus calores insoportables, su olor a fierro fundido, su cielo rojo y sus gentes requemadas por el sol.
En lugar de acudir con los secretarios de estado, con el de economía, con los legisladores –incluyendo a su mujer– para que sobre la marcha se ordene, con toda legalidad, que se aplique el arancel a los productos chinos o que, de plano, se impida el ingreso de acero proveniente de esos lares a territorio mexicano, prefiere seguir de gobernador viajero que intenta traerse a Coahuila, de una vez por todas, a su «médico» asiático..
Esto es verdadero valemadrismo. No es posible que ante los nubarrones de la miseria y el desempleo, un mandatario abandone a su suerte a su pueblo, aunque queda claro que con estas acciones demuestra que es fácil vengarse de un pueblo que lo detesta, que lo aborrece y que, en secreto, lo acusa de ser el ladrón principal, el jefe de los ladrones que en diez años han dejado a Coahuila hundido en la mayor de sus crisis. Por que fue él, Rubén Moreira, y nadie más, quien ha propuesto e impuso funcionarios que a la postre endeudaron y saquearon al estado.
El lo sabe y el pueblo lo sabe. Por eso, qué mejor que los monclovenses mueran de hambre, que se hunda el pueblo, que se acabe esa gente que tanto grita y escandaliza y que lo único que lamenta es que ya no podrá exprimirle ni un centavo más, aunque ya buscará la forma de generar nuevos impuestos, hasta verles sangrar por todos los poros de la piel.
Que fácil es dar la espalda a todo un pueblo, como lo hace el «mandatario». Mientras se burla con las «gober selfie» que se toma al lado de sus achichincles y lambiscones.
Solo un demente se larga en busca de diversión «sana» en países de Europa y luego acude a visitar a su «médico brujo» de cabecera, el que tiene en Asia, cuando un tsunami, pero un verdadero y gigantesco tsunami está a punto de azotar, de despedazar la otrora capital del acero y de asfixiar a cientos, a miles de familias coahuilenses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: