En EU lo que se promete se cumple; si Trump gana habrá muro

 

El Blog de Augusto.

Escribe: Augusto Peña.-

trump1.jpg

Mientras el gobierno de México trata de ocultar los hechos en Allende, Coahuila y en Piedras Negras en donde se desaparecieron 300 personas y en donde en el penal de Piedras Negras se pulverizaron más de 140 cuerpos, del otro lado, a partir de Eagle Pass, rumbo a Matamoros y hacia El Paso, Trump puso a alguien a diseñar el muro.

El yerno de Trump que es judío, contactó a un israelita asociado con el Estado de Israel para cotizar en primera instancia el muro que Trump dice que pagaremos los mexicanos. No sé qué tan factible sea construirlo ni si lo pagaremos nosotros, pero mientras Trump trabaja en sus promesas, Peña Nieto se oculta y oculta culpabilidades del estado mexicano y pierde el tiempo

Donald Trump no pierde el tiempo, ya contrató tentativamente a Saar Coursh, un judío israelita, experto en la construcción de muros, para que comience a cotizar dicho muro que vamos a pagar los mexicanos según Trump. La construcción empezaría desde Eagle Pass, Texas –frontera con Piedras Negras, Coahuila- hasta Matamoros, Tamaulipas, frontera con Brownsville, Texas. Al mismo tiempo se estaría construyendo de Eagle Pass hacia el Occidente, hasta llegar al Paso, Texas, para posteriormente proseguir rumbo a Nogales, Arizona y continuar hasta el Océano Pacífico. Se dice que ya hay mil kilómetros de muro, pero este muro –si se llegase a construir- sería total desde el Pacífico hasta el Golfo y se construiría con tecnologías nuevas como se construyó el muro que tiene encarcelados a los palestinos en Gaza.

Donald Trump todavía no sabe si va a ganar las elecciones para la presidencia de EEUU pero se está moviendo en aquello que ha prometido, construir el muro. Este accionar marca la diferencia entre nuestro gobierno y la gente dedicada a la política en Estados Unidos. Allá se promete y se cumple, acá se promete y se firma ante notario y se incumple. Peña Nieto –dentro de los últimos seis presidente- es quien más ha incumplido sus promesas. Regresando al asunto del muro, resulta que el muro tendrá una altura de entre 6 y 8 metros de altura, sería de concreto como el de Gaza y por abajo del muro tendrá sensores para evitar que se caven túneles, y otros tipos de sensores para que el patrullaje de la border patrol se pueda llevar a cabo con la mitad o menos de los policías aduaneros y con ello, bajar a menos de la mitad el costo del cuidado de la frontera.

Saar Coursh es un judío israelita asociado con el gobierno de Israel en la construcción de muros. Ya construyeron el que aísla a los palestinos de los judíos y ahora están construyendo otro en África del Este, en Somalia y Eritrea. Saar Coursh fue contactado por el yerno de Donald Trump –también judío- para cotizar dicho muro, y mientras ellos –los gringos- avanzan en sus cometidos, aunque estos sean prácticamente estúpidos con tintes de racismo, nuestro gobierno se niega siquiera a reconocer que el Estado mexicano tiene culpabilidad en los emblemáticos casos de Ayotzinapa, Tlatlaya, Nochixtlán, Tanhuato, Apatzingán, Allende, Coahuila y Piedras negras.

Toda la inteligencia del Estado mexicano y su fortaleza se están empantanando en encubrir los crímenes de lesa humanidad perpetrados por agentes ligados a las instituciones del Estado, la PGR, Gobernación, el ejército y la Marina, derrochan todas sus energías en encubrir delitos del Estado, mientras los enemigos de México hacen a la luz del día sus tareas contra México.

Es muy probable –más del 60%- que Donald Trump no gane las elecciones, pero los episodios que ha caracterizado con Peña Nieto nos dicen tanto que vale la pena hacer un análisis ya no de los hechos sino de las consecuencias. En ese estudio contemplaremos analíticamente con un alto grado de exactitud, que nuestras cuitas, nuestros males, nuestra crisis, no son factores que vengan del exterior, son sin lugar a dudas, producto de un pésimo gobierno y de una ingobernabilidad sin parangón a lo largo de nuestra historia. Tiene razón de sobra John M. Ackerman en su artículo “Llenar el vacío” que reza: “El artículo 84 de nuestra Constitución establece un procedimiento bastante sencillo para el relevo anticipado en la presidencia de la república. Peña Nieto no tendría que “renunciar”, sino simplemente ausentarse del país de manera definitiva para así producir una falta absoluta” a su cargo. En ese caso, Miguel Ángel Osorio Chong primero ocuparía provisionalmente la presidencia de la república y posteriormente el Congreso de la Unión, elegiría por dos terceras partes, al presidente sustituto que concluiría el periodo de Peña Nieto.”

Valdría la pena que Peña Nieto se tiente el corazón y vea la conveniencia de retirarse y dejar de estar dañándonos inmisericordemente. Sus capacidades se agotaron, sus fortalezas son nulas y sus intenciones –malas por supuesto- son el único sostén que lo mantiene en la presidencia. Cualquier tonto se percata sin hacer gran esfuerzo analítico del daño que le está causando a México como nación y a más de 122 millones de mexicanos. O, ¿usted qué opina, apreciable lector?

Atenta y respetuosamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s