fbpx

Confirma la Diócesis de Saltillo: sí fue asesinado el padre Joaquín Hernández

parras3

*** Lo ejecutaron en el Barrio del Refugio junto con tres jóvenes.-

Parras de la Fuente, Coah.- Terminó la búsqueda. El cuerpo sin vida del sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes, junto con el de otros dos jóvenes, fue localizado en un lote baldío del Barrio del Refugio.

La Procuraduría de Justicia del Estado pudo resolver el caso hace dos días cuando fue localizado el cuerpo de un joven que fue asesinado a golpes y se encontraba cerca del lugar donde estaban los restos del cura de la parroquia del Sagrado Corazón, de La Aurora.

Se cree que tanto el presbítero como sus acompañantes fueron ultimados por un grupo delincuencial.

La Diócesis de Saltillo, confirmó que uno de los cuerpos recogidos en el Barrio del Regio de Parras, sí corresponde a Joaquín Hernández Sifuentes.

Todavía hace unos días, cuando periodistas inquirieron al obispo sobre la posible muerte del sacerdote, éste dijo; “Estamos buscando a un desaparecido… no a un muerto. Al hablar ante reporteros de medios de comunicación del estado, el prelado lamentó que los medios informativos den por hecho que el sacerdote encargado de la Iglesia del Sagrado Corazón haya sido víctima de delincuentes y se encuentre muerto.

Recalcó: “Pedimos ayuda a las autoridades para buscar a un desaparecido, que se entienda bien, un desaparecido, no un muerto”.

Sin embargo, hoy confirmó que Joaquín Hernández si fue muerto en un paraje de Parras.

Primero aparecieron los restos de una persona, al parecer ejecutada por el crimen organizado en un terreno despoblado del barrio El Refugio. Entonces no se vinculó al muerto como quien en vida fuera uno de los acompañantes del cura.

Vecinos del lugar que hicieron el hallazgo alertaron a la policía. El cuerpo de una persona de sexo masculino de entre 35 y 40 años, estaba entre unos matorrales, presentaba severas lesiones en brazos, piernas y abdomen, además de que tenía la cabeza destrozada.

Entre sus ropas no se encontraron credenciales que permitieran saber su identidad. Tenía una estatura aproximada de 1.70 metros, tez morena y complexión delgada. Vestía sudadera café, camisa azul, pantalón de mezclilla y botas cafés.

Casi de la misma manera fueron ejecutados los otros jóvenes y el cura, se cree que se trató de un “ajuste de cuentas” o un “cobro” de un grupo criminal.

Por medio de un comunicado, urgente firmado por Fray Raúl Vera López y el Vicario General Gerardo Escareño Arciniega, la Diócesis de Saltillo informó:

«Confirmamos con profunda tristeza que nuestro hermano, Joaquín Hernández Sifuentes, sacerdote diocesano a quien no nos cansábamos de buscar, con la enorme esperanza de encontrarlo con vida,ha pasado a la casa del Padre Eterno. Esta tarde las autoridades informaron que fue encontrado sin vida su cuerpo. El padre Joaquín se caracterizaba por ser una persona que buscaba la perfección en cualquier actividad que realizaba; el deeo de siempre innovar en la forma de trabajar, se refleja en el cariño que los feligreses demostraron incluso en estos últimos 10 días. Sus oraciones, muestras de solidaridad e interés en apoyar la búsqueda, han sido confortantes, tanto para su familia como para todas las comunidades parroquiales y equipos pastorales, sobre todo para los integrantes del Presbiterio Diocesano de Saltillo y las comunidades de Vida Consagrada.

La velación del padre Joaquín Hernádez será realizada el domingo 15 de enero en la capilla del Seminario Diocesano de las 12 del medio día a las 12 de la noche. En la mañana del lunes 16, los restos serán trasladados al templo Catedral de Saltillo para celebrar ahí el funeral a las 10 de la mañana.

Agradecemos a los miembros de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila que estuvieron a cargo de la investigación, tomaron declaraciones y recibieron pruebas, hicieron recorridos, analizaron con precaución lo ocurrido y cada día estuvieron trabajando e informando junto con integrantes de la Diócesis de Saltillo detalles del caso.. No solo fueron respetuosos del ministerio del padre, sino que fueron profesionales en el desempeño de sus funciones.

Un abrazo lleno de cariño para la señora Juanita, madre del padre Joaquín y a cada una de sus hermanas y hermanos pues compartimos con ellos el dolor y consternación que hechos violentos como éste provocan. En Joaquín, a nosotros también nos han arrebatado a un hermano y un hijo. Descanse en paz el Presbítero Joaquín Hernández Sifuentes.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: