fbpx

Las gracejadas de Armando Guadiana

SACANDO BOLETO.-

Por Horacio Cárdenas.-

«¿Para cuanto le gusta la ida al Super Bowl que el candidato de los pobres agrupados en MORENA va a gastarse solo o en compañía de Humberto Moreira si cae en la tentación de dejarse balconear junto a esos bigotes?».-

armando1

La última de Armando Guadiana Tijerina, candidato cantado a la gubernatura de Coahuila por el Movimiento de Regeneración Nacional, solo puede recibir un calificativo, el de gracejada. Sí, salvo su mejor opinión lo del boleto para el Super Bowl, comprado supuestamente para el exgobernador del estado, Humberto Moreira Valdés, se sale del terreno de la corrección política, para entrar en lo chocarrero, sin fijarse que con su payasada está pisando muchos, demasiados cayos de entre la gente a la que pretendidamente quiere encandilar para que lo hagan el siguiente mandamás del Palacio Rosa.

Mire lo que son las cosas, en este mundo hay gente pretensiosa, a la que le gusta presumir su fortuna delante de quien se le ponga enfrente, les gusta y les importa sorbete si los ofenden, si causan envidia, si están cometiendo una indiscreción comiendo caramelos delante de los diabéticos que no deben comerlos, o de los marginados que no pueden comprarlos ni les viene en las despensas que por estos tiempos electorales les entregan a la puerta de su miserable domicilio. No, no nos vamos a tragar el cuento de que Guadiana es un tipo campechanote, y que por eso deben no solo perdonársele sino festejársele sus sangronadas, debajo de esa guaripa hay una mente fría que no se caliente ni quemando un millón de toneladas de carbón salido de sus minas, aunque por otro lado estas sí producen suficiente humo negro, asfixiante y contaminante como para ocultar las verdaderas razones que tiene para hacerse del poder político, aburrido como está ya de tener el económico a trascabos llenos.

¿A que estamos armando tanta alharaca por lo de la generosa oferta del candidato de Andrés Manuel López Obrador y su razón social MORENA de invitar a Humberto Moreira a ver el Super Bowl que se juega este fin de semana en Houston, y para los que les gusta el deporte del balón aplastado, seguramente por tanto grandulón que le va cayendo encima, promete ser bastante entretenido?, pues al desplante público que hace Guadiana de su capacidad de dispendiar el dinero que a otros les falta para lo más indispensable.

Veamos, un boleto para el partido del domingo, que aunque no lo crea, todavía al momento de teclear estas líneas todavía había, cuesta entre los 2,775 dólares allá por Galveston, a unos cincuenta kilómetros de Houston, hasta los que son para gente muy, pero muy acá, que tienen un costo de 14,000 dólares, cualquier salivada del proverbial perico enano de la Alameda de Saltillo, y Guadiana no solo está dispuesto a gastarlos, de hecho según él ya los tiene en la cartera junto con su visa para largarse a Houston en cualquier momento, sino a perderlos si es que Humberto Moreira no le toma la palabra de acompañarlo a echarse unas cervezas viendo a Lady Gaga en el espectáculo de medio tiempo.

Solo como ejercicio periodiquero, y pensando que hasta al millonetas de Guadiana le duele el codo, pensemos en que no compró de los más caros, pero tampoco de los peluseros, que agarró los de 8,500 dólares. Por dos, ya son 17 mil dólares, con lo que la pura entrada al tipo de cambio de 21 pesos por dólar, es de 357 mil pesos… el equivalente a lo que paga la Comisión Federal de Electricidad por unas 400 toneladas de carbón FOB su planta en Nava, o lo que le paga a destajo a sus mineros por cinco mil toneladas arrancadas a punta de zapapicazos de las entrañas de la tierra que pretende gobernar.

Bueno, pero eso es la entrada, pero ¿Cómo se va a pasar los cuatro cuartos Guadiana y su acompañante así secos?, en tres o cuatro horas mínimo da hambre y sed. Si se le antoja un hot dog en el estadio, este le costará la vacilada de 9 dólares, el equivalente a dos veces y feria el salario mínimo diario ya con el súper aumento de este año, o mejor unos nachos, con eso de que son bien mexicanotes, y bien coahuileñotes que se acuerdan que el platillo fue inventado en el meritito Piedras Negras, 14 dólares por las tortillas duras con pegamento amarillo arriba que dizque es queso. ¿Una cerveza? Entre 12 y 15 dólares acá para la raza. Vaya sacando sus cuentas.

Pero aparte hay que llegar a Houston, y aquí sí, puede tomar el democrático avión que saliendo de Monterrey cuesta unos diez mil pesos ida y vuelta, o para viajar como magnate, al estilo Guadiana en avión privado, y este sí, a saber lo que cuesta, eso sí, sale más barato si no le da mantenimiento, aunque corre el riesgo de que se caiga metros antes de tocar pista, como le pasó con su último avión en el que perdiera la vida Toño Dávila y su familia, confiemos en que al nuevo de perdida le pongan suficiente combustible y traiga conectado el piloto automático.

Pero todavía falta la estancia ¿o qué creen que se trata nomás de llegar, ver el juego y vas para atrás?, mínimo un par de días de estancia en hospedaje como dios manda, y no en un motel como La Mina en Múzquiz o El Tres Caminos en Sabinas, no, hotel cinco estrellas, cinco diamantes y cerecita de rubí, si no ni la pena vale el paseíto. Más los alimentos que deben estar a la altura, no Taco Bell sobre el freeway mientras la suburban carga gasolina más barata de la que venden en México. No, gane o pierda el equipo que es su favorito, hay que estar bien alimentado y mejor bebido.

¿Para cuanto le gusta la ida al Super Bowl que el candidato de los pobres agrupados en MORENA va a gastarse solo o en compañía de Humberto Moreira si cae en la tentación de dejarse balconear junto a esos bigotes? No vamos a decir que un millón de pesos, pero sí unos 700 mil, o un poco más si compran alguna cháchara que se les atraviese en el estadio o en el camino.

Todavía nos acordamos que otra gente de dinero, de dinero de a de veras, Heriberto Lazcano Lazcano, el célebremente triste Lazca, cuando supuestamente lo mató, ejecutó, victimó o dio de baja de este mundo un destacamento de la Marina, estaba viendo un partido de béisbol de la liga del polvo, que se celebraba allá en los llanos yermos de Progreso, Coahuila, la cerveza como todo norteño, la traería en una hielera en el asiento de la troca para que no se calentara, eso y las papitas de rigor y allí estaba su diversión. Que diferencia con Don Armando Guadiana, a quien le gusta vivir como el potentado que es.

La próxima semana a ver si nos concede una entrevista, para preguntarle como le fue de a solapa en el juego, digo porque Humberto es de esos que no agradecen las invitaciones y le va a hacer el desaire gacho, ojalá alcance a vender el boleto afuera del estadio antes de entrar, si no qué coraje… bueno, para que nos platique ¿qué tal estuvo el partido, cuanto gastó, y si llega a ganar, se va a dar esos lujos con cargo a su salario de gobernador o a la cuenta de gastos de representación?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: