fbpx

PERDER TORREÓN

¿Está listo el sistema político coahuilense para perder Torreón?, más les valdría que fueran tomando sus providencias, no solo para la defensa de Mery…

BAILE Y COCHINO.-

Por Horacio Cárdenas.-

mery4

Sabido es que las organizaciones son lentas para darse cuenta de los problemas, para plantear soluciones a los mismos, y con eso de que siempre hay gente que se oponga a los cambios, pretender corregir las situaciones perniciosas puede convertirse en una tarea titánica, en la que vale decir, muchos fracasan. Eso en las empresas, que es donde más se ha estudiado la forma de resolver los problemas que afectan su funcionamiento y en consecuencia la obtención de ganancias, que es al final de cuentas su razón de ser, y aun así se dan de topes para romper con la inercia. En las organizaciones políticas las cosas son todavía mucho peores, la necedad de los individuos y de los grupos puede hacer que se mantengan puntos de vista, formas de conducta, programas y plataformas mucho más allá de lo que resulta conveniente para la supervivencia de la propia organización, no siendo pocas las ocasiones en que la obcecación termina por ser el lazo que le aprieta el pescuezo al partido político que se muestra incapaz de ver reflejada en el espejo la realidad de lo que se le viene encima.

El caso del Partido Revolucionario Institucional en el presente proceso electoral es paradigmático de lo que le venimos contando. De por sí, que el PRI durante décadas ha presumido de ser una organización monolítica, una sola piedra de la que muchos se han burlado al interior y fuera del partido, porque así parece que tienen la cabeza sus dirigentes, una roca sólida incapaz de fracturarse, y que a la hora mala de las transformaciones, acaba por arrastrar al partido al fondo del océano de sus fracasos.

El escenario que se le presenta más complicado al PRI, el de los focos rojos como dice el lugar común tan repetido, es ni más ni menos que el del candidato que ha decidido imponer contra viento y marea, para contender por la alcaldía de Torreón, sin ir más lejos, la posición política, económica y social más importante después de la gubernatura de Coahuila, de ninguna manera despreciable o sacrificable, o que pudiera pensar alguien que pudiera excluirse de las reglas que operan para la selección de abanderados en cualquier localidad de la entidad.

Torreón es una joya ambicionada por cualquier partido político, pero de especial importancia para el Revolucionario Institucional por el hecho de que su candidato a gobernador proviene precisamente de la posición que se está jugando, la presidencia municipal. Jugando con los escenarios ¿se imagina que Miguel Riquelme ganara la gubernatura y que el PRI perdiera Torreón?, qué difícil sería gobernar al resto del estado sin tener el control sobre la plataforma que lo proyectó para ser candidato, aunque también pudiera suceder que el partido ganara Torreón y perdiera Coahuila, que ambos ganaran o que ambos perdieran, es una matriz simple de posibilidades que es indispensable considerar.

El discurso del candidato a gobernador, con el que despidió un tanto a la manera de aquel célebre “comes y te vas” a Enrique Ochoa, presidente nacional del partido, fue de: váyase tranquilo, acá vamos a ganar de todas, todas, gubernatura, 38 alcaldías y 16 diputaciones locales, sí pero ¿realmente tiene el PRI a Torreón en la bolsa?

La pregunta es importante porque necio como es el partido y quienes toman las decisiones en él están corriendo riesgos absolutamente innecesarios con lo que repetimos, es la segunda posición en importancia del ajedrez político coahuilense, la pretensión de imponer a Miguel Felipe Mery Ayup como candidato a la alcaldía puede significar para el Revolucionario el no cumplir con la promesa que le hiciera Riquelme a Ochoa, eso amén de ahondar las diferencias regionales de por sí ya incómodas para cualquier gobernante, y acabar gobernando solo a la mitad de Coahuila, si es que logran conservar la gubernatura.

Allí va la pregunta incómoda: ¿ni hay otro dirigente, militante, grillo, político, pariente, compadre, socio, cómplice, alelote, o lo que sea, que pueda ser candidato del Revolucionario Institucional a la presidencia municipal de Torreón, que no tenga el baldón de estar violando la ley electoral que impide la reelección inmediata?, nos imaginamos que por lo menos unos cien mil en el puro Torreón, pero ah no, tiene que ser el primer regidor, al que se le queman las habas por ser el mangoneador de doce meses, pues eso y no otra cosa es lo que durará las microadministraciones entrantes, aunque a lo mejor ni siquiera es Mery, sino los que mueven los títeres, y él nomás se deja querer, pero cuidado…

Como todo en México y en Coahuila, la ley está sujeta a interpretación, como también a pelearla, y tenga por seguro que en el instante en el que se acepte el registro de Mery Ayup ante la autoridad electoral local, los partidos políticos de oposición interpondrán cuanto recurso sea posible ante cuanta autoridad o tribunal electoral exista, con tal de tumbar su candidatura. Todo lo cual se podría evitar eligiendo otro candidato o candidata en la contienda.

Otra vez a construir escenarios: o las diversas instancias ratifican como válida la candidatura de Mery, u ordenan al PRI postular a otro, entre los dimes y diretes, los amparos y sentencias, se va el tiempo que debería ser de campaña, en el primer caso Mery llegaría debilitado a la elección, en el segundo el PRI tendría que cambiar de caballo a medio río Nazas, lo cual como todo el mundo sabe, no es lo más adecuado del mundo, pero así están estos cabezas duras de necios, y no habrá poder local que los haga cambiar, tal vez un tribunal federal les haga polvo el cráneo.

¿Está listo el sistema político coahuilense para perder Torreón?, más les valdría que fueran tomando sus providencias, no solo para la defensa de Mery, sino para el momento en el que tengan a la oposición cuestionando la actuación del último gobernador constitucional, el que si así lo decide el pueblo, estaría despachando en palacio rosa, ¿se imagina a Riquelme teniendo que responder demandas, acusaciones y demás por cosas de cuando era alcalde de Torreón?, todo por empecinarse con imponer al único que no puede ser alcalde…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: