fbpx

Parejas disparejas

La Quimera de Pep.-

Escribe: José Luis Cuevas.-

trump2

La farándula, la literatura, el cine, la música, la comedia, y entre tantos templetes más, han dado lugar al surgimiento de innumerables personajes que se han forjado un lugar en la memoria, el corazón, el gusto o  el desagrado de las personas; pero sobre todo en el inconsciente de la población. Muchos de estos personajes no han salido a enfrentar en solitario las aventuras que el mundo ofrece, sino que potencian su estoica posición en un compañero de aventuras que les acompañe en su andar, o como se dice ahora en las redes sociales, un partner in crime.

Podemos entrar en materia de ejemplos y ahí están Sherlock Holmes y el Dr. John H. Watson, a quien por cierto nunca le dijo aquello de <<elemental>>; Viruta y Capulina, Tin Tan y su carnal Marcelo, Pedro Picapiedra y Pablo Mármol, Sabina y Serrat, Lennon y Mccartney, los Polivoces, Batman y  Robin, Iniesta y Xavi, Pantagruel y Gargantua, el Inspector y Dodo, la hormiga y el Oso Hormiguero o Manolin y Shilinsky… Fíjate que suave.

Tantos dúos que pudiéramos enumerar.

Dentro de la comedia, en una de las innumerables facetas que esta ofrece, encontramos una que ha sido muy empleada debido a que resulta por demás práctica, el patiñeo. Esta parte de un pilar muy sencillo: uno de los personajes es el astuto, el “vivo”, es decir aquel que está atento a la situación para sacar ventaja en cuanto sea posible. Su figura se contrapone con la del otro personaje de la pareja, quien resulta más pasivo, tranquilo y hasta ingenuo. En resumen, la vivacidad del personaje dominante se apoya en la personalidad pasiva de su compañero, con lo cual es muy sencillo que este haga de las suyas; y en la más próxima ocasión le remata. Tan efectiva es esta fórmula que se ha usado hasta el paroxismo.

Y la política no es la excepción… ¿lo duda? Basta con recurrir a uno de los ejemplos más recientes, a cargo de uno de los cómicos del momento, Donald Trump, quien haciendo gala de ser el gandalla de los mandatarios, le soltó a uno de sus colegas un: no lo olvides. Somos tú y yo contra el mundo. Promesa que, desde luego, fue rota una y otra vez, según los intereses del señor. Al grado que se filtró esto, que en primera instancia es una conversación privada entre dos presidentes. Hay a quienes les gusta dar pastelazos al más puro estilo de Garfield pero desde luego hay otros que se han acostumbrado a ser el payaso de las cachetadas, voluntaria o involuntariamente. Finalmente el humor involuntario es también una joya humorística difícil de lograr por su surgimiento de manera espontánea.

En medio del caos nos queda eso, sonreír.

Y ya lo dijo uno de los grandes, si me permite usted retomar el argumento de autoridad a cargo del fallecido Dario Fo:

<<La sátira es el arma más eficaz frente al poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos>>.  Riamos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: