fbpx

ALIANZA DE POBRES

Noticias Diversas.-

Escribe: Héctor Barragán.-

petroleo

La revolución económica que promueve el presidente Trump de los Estados Unidos del Norte, que no viene a ser más que una regresión, en volver al nacionalismo a la autarquía,  echando abajo todas las virtudes que en su momento se enfilaron al liberalismo, a la globalización, a los países sin impuestos ni trabas al libre tránsito de capitales, inversiones, porque invariablemente han sostenido prohibiciones y dificultades para la circulación de personas,

Tal regresión económica tendrá severas repercusiones económicas en tanto restrinja la producción de los países a producir lo que su pueblo consuma y a tener dificultades para colocar sus excedentes.

Pero tal proceso restrictivo tendrá que llevarse un tiempo largo, porque en caso contrario las quiebras de empresas proveedores del mercado internacional no pueden reducir su venta y escala de producción, sin grandes daños económicos y pérdidas.

Los dirigentes mexicanos confían en conseguir ventas al extranjero, especialmente al grupo denominado BRICS por estar integrados por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que reúne el 44% de los habitantes del planeta, los cuales sin embargo consiguen producir en conjunto solamente el 23% del PIB global, sin poderse precisar si con esa baja potencia económica podrán absorber los excedentes de producción del mismo conglomerado, que actualmente consumen los Estados Unidos y la Gran Bretaña, país también seducido por el retorno a la economía local.

En la actualidad el BRIC representa un 17 por ciento del comercio mundial, gran parte del cual se sostiene seguramente de las compras y ventas de los poderosos.

Será interesante apreciar la vuelta al comercio directo de mercancías, al trueque, con sus ventajas pero con las limitaciones derivadas de las características de la producción y los grandes volúmenes a movilizar.

No resulte ocioso recapitular sobre que el proceso de globalización de México se intensificó fuertemente a partir de la octava década del siglo pasado, es decir, data de más de 30 años en que la economía nacional dejó de atender preferentemente el mercado interno, para volcarse hacia el exterior, con renglones extraños al mercado interno, debido a  cual los déficit de producción son considerados en renglones básicos, agropecuarios pero también en industriales.

Dependencia económica caracterizada por precios interiores a los usuales en este país, por atraso tecnológico, bien relativo o en términos absolutos también.

De acuerdo con datos publicados en el capital de estos días, los renglones que exporta México a los países del BRICS son petróleo crudo, minerales, destacando el cobre, así como automóviles y computadoras. Salta a la vista que con la excepción de los autos y ordenadores, de producción de extranjeros, el comercio de salida se realiza con materias primas, productos de baja densidad económica y un mínimo de valor egresado. Es decir, se aprecia la distorsión económica nacional en perjuicio de sus habitantes.

Lo mismo que resalta la pobreza relativa del bloque comentado, al comprar la aportación a la producción mundial por la alta proporción de sus habitantes, 23% de producto con 44% de los pobladores.

CORRUPCION ECONOMICA.

Vale aclarar que el significado de la palabra corrupción es sumamente amplia, porque abarca lo mismo el manejo del dinero, que la gramática, los valores, en fin todo aquello susceptible de echarse a perder, de cambiar para mal su naturaleza.

Por lo que la cuestión de los bienes o servicios a cargo de alguien son susceptibles de manejarse correctamente o dejarse de hacer bien.

Con tamaña amplitud es sencillo participar de la opinión de quienes, gente importante incluida, de que la corrupción somos todos y en esa virtud, es imposible erradicarla.

Pero el asunto es tan sencillo que, se deja de ser honrado cuando se roba un peso, lo mismo que si se queda indebidamente con uno o más millones, se recibe una cosa o un pasaje der avión a Europa, o un sueldo, sin merecerlo, sin que sea una prestación por un servicio honrado y suficiente.

Se es honrado o no se es, de la misma forma sencilla que se está limpio o sucio.

Aunque la responsabilidad no es la misma por delito, para el que lo comete que para quien lo tolera por negligencia o complicidad, llegando a complicaciones increíbles, como el caso de los Huachicoleros, los que roban combustible de los transportes o ductos de conducción.

Delito del cual participan las autoridades menores, las municipales, pero son del conocimiento de las estatales y aún las federales. Participación que suele traducirse en dinero producto de la ilegalidad, pero que invariablemente cuenta como complicidad por la tolerancia, la irresponsabilidad o el hacerse de la vista gorda.

De donde se desprende la sospecha de que haya dinero sucio, ilícito, en las campañas políticas para lo que sigue en el escalafón.

De manera semejante a lo ocurrido en las prisiones, donde hay comercio, necesariamente ilegal, de drogas o inofensivos alimentos y relativamente legal, de bebidas espirituosas. Fortunas que se hacen considerablemente y necesariamente se relacionan estrechamente con las carreras políticas.

Y de lo cual se puede deducir que la corrupción económica no es una enfermedad incurable, parte elegante de la cultura nacional, no obstante contar con siglos de existencia, pero se puede erradicar, siempre y cuando nazca desde arriba, afecte a cuanto transgresor haya y puede ser por convicción, por cultura o educación o por temor, siempre que se apareje con las sanciones convenientes, que deje de existir la impunidad, a cualquier nivel, que se aplique con severidad, pero con justicia y con humanidad.

Si consideran que es un mal incurable, se deben referir a la generalidad, pero variando las circunstancias es posible acabar con la plaga, si bien es muy probable que quien ha actuado deshonrada mente, seguramente jamás dejará de hacerlo, quien ha recibido un peso de mala fuente, esperará cientos y miles, o todavía más.

Y si en agradecimiento por haber hecho un servicio dentro de su competencia pasa a ser propietario de un inmueble o un servicio valioso, porque para ello recibió su paga. Y quien observa el gesto de gratitud, subordinados o simples testigos u observadores, serán propicios a la envidia y al mal ejemplo.

De manera tal que los millonarios, en términos generales, no deben aspirar a seguir una carrera política, ni elegidos para jueces imparables, como deben ser todos los jueces.

Puesto que sorprenden las opiniones de aspirantes a cargos importantes de tal naturaleza, cuando opinaron que para obtener resultados de una campaña de anticorrupción se necesitan 15 años, puesto que de no lograrse frutos en el corto plazo, esos personajes no lo conseguirán nunca.

Por cierto, esas opiniones fueron captadas dentro de la prensa escrita, lo cual significa que haya malas noticias dentro del ramo de la justicia.

Y pocas perspectivas de solución, cuando tantas personas se conforman con situación tan contraria a la norma de honradez, a la existencia de injusticias de gravedad y frecuencia, tanta tolerancia a la riqueza mal habida… quizá con la oculta esperanza de vivir holgado y sin trabajos.

Frase insultante pero tan común, que personas sobre que la carrera política y en sus inicios, hable de confiar en la fortuna de que la revolución les haga justicia; escuchada de personas a media carrera, no se puede evitar una contestación grosera “si te llega a hacer justicia la revolución” vas a perder todo lo que llevas acumulado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: