fbpx

FAVORES RECIBIDOS… O POR RECIBIR

Baile y Cochino.-

Por Horacio Cárdenas

ivan1
José María Fraustro e Ivan Garza.

Sí, cuando el gobernador en turno, más que escucha, presiente que los mariachis comienzan la más desganada interpretación de Las Golondrinas, entre las medidas que suele tomar, está la de dejar a los cuates más cuates, a los fieles que todavía lo son, y a los empleados que se han destacado por lo útiles, en posiciones donde unos estén protegidos… y donde otros y deseablemente todos, puedan seguir funcionando para la protección del que, por esas veleidades de la democracia a la mexicana, parte con dolor.

Claro que la posición más importante que todo gobernante quiere estar en posibilidad de manejar es la de su sucesor, preferentemente alguien de su hechura o de su establo, según la metafórica parábola que a cada quien le parezca más apegada a la realidad, pero aun allí donde se ha podido heredar el hueso al delfín que han procurado desde que era el más pequeño, pero obediente de los achichincles, no hay uno que no padezca del mal del cuachota, ya sabe, se trepan al ladrillo y se andan yendo de trompas del puritito mareo, siendo la fidelidad lo primero que se les olvida. Ya después de esta posición del más elevado privilegio, están otras muchas secundarias, algunas suculentas o aparentemente muy lucrativas como las notarías públicas, las oficialías del registro civil, y por supuesto las nominaciones a diputados federales, locales, alcaldes y otros puestos municipales que todavía hayan podido mangonear, en lo que se entiende como una prolongación del poder de quien extendió o influyó en los nombramientos, por más que en apariencia esté retirado de la cosa política.

En este tenor podrían inscribirse las designaciones, pues por más vueltas que se le dé de que son cosa del congreso o incluso voluntad propia de los ciudadanos, a nadie se le escapa que todas las hojas que se mueven en los institutos, de acceso a la información, electoral y hasta las fiscalías general y la anticorrupción, tienen un sello marcado a fuego… que les llega hasta el ADN, de haber recibido la venia, si no es que la bendición del gobernante.

Pero de entre todas las posiciones que hay en la administración pública estatal en las que hay injerencia del ejecutivo, disfrazada de decisión democrática del legislativo, destacan por su importancia las magistraturas al Tribunal Superior de Justicia del Estado, que al menos en lo que se enseña en los libros de primaria, es tan independiente del Ejecutivo como el legislativo, pero que en la práctica son apéndices no solo administrativo, sino políticos y hasta emocionales.

Coahuila no es excepción sino confirmación de la regla, en todas las democracias es el gobernante el que propone quienes deben ocupar las magistraturas, mismas que son votadas y aprobadas por los congresos, con lo que la buena, la mala o la interesada decisión de quienes serán juzgadores en la entidad que se trate, se diluye entre los pretendidos representantes del pueblo, que no dejan de ser otro engranaje del aparataje político de gobierno, funcionando como es obvio no en beneficio ni del electorado ni de la población en general, sino del partido o del grupúsculo que los encumbró y del que aspiran a que los siga teniendo en el candelero. Pero a como están las cosas en la dizque democracia coahuilense, el puesto de magistrado se extiende por un período de quince años, que traducido en calendario político equivale a dos sexenios y medio, con lo que si nos apegamos a la tesis inicial, gozará el promotor de estos puestos de la fiel protección del juzgador, que a final de cuentas, luego de tres lustros la mayoría de los presuntos delitos habrán prescrito, si es que hubiera alguien todavía interesado en revivirlos, sobre todo en vista de que en cada sexenio se cuecen habas, ¿y a quien le importan las de quince o veinte años atrás?

ivan

Todo este largo preámbulo es para referirnos a la designación de Iván Garza García como magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado, quien ante todo es un hombre del sistema… pero que al menos en lo que aparece en el currículum vitae que todavía aparece en el directorio de la consejería jurídica del gobierno del estado de Coahuila, de impartición de justicia no sabe absolutamente nada.

Habrá quien diga que cualquier abogado puede ser juez o ministro, pues sí, si lo que se exige es solamente el título expedido por una universidad, ¿pero y la carrera profesional, el servicio en un área en la que otros se pasan años y décadas para al final no se tomados en cuenta pese a su experiencia, a los servicios prestados no al sistema sino a la justicia y a las leyes?, nada, eso sirve para una pura y dos con sal.

Lea su ficha curricular completa, tomada de http://coahuila.gob.mx/directorio, y que copiamos antes que nos la quiten:   “Es Licenciado en Derecho por la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Cursó también en el año 2000 un Diplomado en Gestión Pública; en 2001 un Diplomado en Formación Política y Cambio Social y, en 2005, un Diplomado en Sistema Electoral Mexicano. Asimismo realizó en 2006 estudios en Historia de las Instituciones Jurídicas en la Universidad de León, España. Durante su ejercicio profesional ha desempeñado diversos cargos públicos y académicos. Del 16 de julio de 1999 al 15 de junio de 2000, fue Jefe del Departamento Jurídico y Recursos Humanos de la Oficina de Programas y Evaluación de la Dirección Administrativa de la Secretaria de Gobierno; del 2 de febrero al 15 de junio de 2000 fue Comisionado por la Dirección Administrativa de la Secretaria de Gobierno a la Dirección Estatal del Registro Civil; del 6 de junio de 2000 al 3 de febrero de 2003 se desempeñó como Visitador General de la Dirección Estatal del Registro Civil, encargado de la Subdirección Jurídica; del 3 de febrero de 2003 al 2 de enero de 2007, fue Secretario Administrativo de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila; del 3 de enero de 2007 al 17 de julio de 2008, fungió como Asesor Jurídico de la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado de Coahuila y del 18 de julio 2008 a abril 2009 fue Secretario Particular del Secretario de Gobierno del Estado de Coahuila. De diciembre de 2011 a mayo de 2014 fue Secretario Particular del Ejecutivo. De junio de 2014 a marzo de 2017 fue Secretario Técnico y de Planeación del Ejecutivo. Actualmente es Consejero Jurídico del Estado. En la Universidad Autónoma de Coahuila, desde febrero de 2001 a la fecha (licencia) funge como titular de la asignatura de Técnicas de la Investigación Jurídica; de junio 2003 a la fecha (licencia) es catedrático especial de la asignatura de Derecho Sucesorio; de agosto de 2005 a la fecha (licencia) es también catedrático titular de la asignatura Historia de las Instituciones Jurídicas y de agosto de 2001 a septiembre 2006 fue catedrático titular de la asignatura Técnica de Estudio.”

A lo mejor exagerando un poquito, pero no demasiado, Iván no sabe ni donde están los baños en los juzgados… lo demás es lo de menos.

¿A que llega este cuate al Tribunal?, ya se lo puede imaginar. Aparte de lo citado textual está el sonrojo y la pena ajena que causaron los videos y anuncios que protagonizó defendiendo el triunfo del PRI en la elección del pasado 4 de junio, con un discurso partidista hasta las cachas… pero ni justo ni legal, quizá allí fue donde se ganó el nombramiento y el sueldo por los siguientes quince años, algo que da envidia a todos sus ahora excompañeros de la administración estatal saliente.

No le quite el ojo de encima, este cuate estará jugando un papel preponderante en el poder judicial del estado, le anticipamos que uno interesado, más que apegado a las leyes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: