fbpx

López Obrador, el Ave de las Tempestades

/// Del Tintero ///

Escribe: Fidencio Treviño Maldonado.-

andres3

Los enemigos políticos, los gratuitos, los que lo odian a muerte y, aquellos comunicadores a los que el dinero se les antepone a su razón y con sus críticas le dan más alientos al presidente, pastor, guía y virtual candidato por la presidencia de la república por el partido MORENA, Andrés Manuel López Obrador.

Cada vez que este canoso señor abre la boca en sus hirientes e irónicos discursos, es novedad que gratis ponderan los que se dedican a esta pingüe profesión en México llamada política. Sorteando vientos huracanados que llegan de los más remotos e ignotos confines de la república, este señor es una paloma blanca, trasmutada en un ave de mal agüero y ave rara que es capaz de con sus alas rotas sobrevolar en cumbres borrascosas, sortear y capotear temporales del norte, sur y otros puntos de la rosa de los vientos.

Poderoso y temido, como lo fue aquel inconmensurable torero que llevó el apodo «Ave las Tempestades» el regiomontano Don Lorenzo Garza, único en el ruedo capaz de hacer del arte de torear una polémica, tal que desató críticas y hasta pleitos en cada una de sus grandes corridas en cualquier plaza de toros.

Así sucede con López Obrador, ahora que propone si así lo quiere el pueblo, previa consulta una amnistía con los jefes criminales, narcos y mafiosos, frase que levantó ampollas, que nuestros bien alimentados y mantenidos monaguillos de la política tuvieron como Ulises (Odiseo) ante el canto de las sirenas, tuvo que tapar con cera los oídos de su tripulación para no escuchar esa frase «Amnistía con los jefes de las carteles», polémica que le dio frutos y despegó más en su carrera hacia la presidencia de la república, ¿por qué? porque todos los jefes, cortesanos, mandarines, bufones y tartufos de nuestra política, aunado a plumas prostituidas, sólo dieron opiniones muy vagas y nadie se atrevió (aun no se atreven) a decir cómo se puede combatir la gigantesca ola de violencia que día a día se levanta en todos los rubros del crimen, los robos habitación, los crímenes impunes, los robos de combustible, la droga que circula en oferta y demanda, los carteles que mandan en las prisiones, los políticos ratas que deambulan en el país impunemente, los defraudadores, los femicidios, los criminales y secuestradores que siguen en su nefasta labor al amparo del poderoso brazo de nuestra bien protegida justicia nacional y ni que decir de la democracia simulada en cada fraude electoral o de los 25 ex gobernadores y ex funcionarios , buscados por decenas de policías internacionales.

Vemos con temor y horror como los genocidios se siguen imparables, impunes y constantemente dando en nuestra pequeña aldea. Lástima y lastima que los mexicanos tengamos memoria de teflón y con vaselina todo se nos resbala, desde aquella noche de octubre del 68, después el Jueves de Corpus, cientos de jóvenes inmolados, la guerra sucia desatada en contra de jóvenes inocentes, Aguas Blancas, Gro. y más recientes los 43 estudiantes de Ayozinapa, los cadáveres de de Tlatlaya, en el Estado de México y hace apenas unos días en Temixco, Morelos, seis mujeres, un bebe y un niño con tiro de gracia, doce personas masacradas en Cuahutémoc, Chih., ante estos horrores y panteones clandestinos en varias regiones con miles de personas desaparecidas, nadie de la clase política o de nuestras instituciones inherentes a la justicia o salvaguardias nacionales ha dicho, de esta u otra forma se puede combatir, viendo que desde que Fox y Calderón le movieron al avispero, fueron los primeros que corrieron, Peña Nieto y sus 32 cambios de Gabinete han sido los triunfadores del fracaso y sólo han sostenido la pobreza y violencia como una perversa telaraña de la que ningún mexicano puede escapar.

López Obrador, al igual que en 2006 fue traicionado, en el 2012 fue arrinconado y entre el PAN y el PRI se llevó  a cabo lo que es de dominio nacional, ahora si no sucede otra Lomas Taurinas como a Luis Donaldo Colosio  a esta «Ave de las Tempestades» no hay quien lo pare, porque a lo largo de su carrera política y hacia Los Pinos ha tenido templanza, mesura, un animal político y tal vez hasta otro mesías de los muchos que hay en el país y apasionado como es, le gusta vivir entre el peligro y en su constancia de llegar a ser presidente de la nación, son millones de personas los que anhelan su muerte política y tal vez del ave de mal agüero para sus enemigos, sean ellos mismos los que lo conviertan en el «Ave Fénix», aquella que cuenta la mitología que renació de las cenizas., O como dicen por ahí si López Obrador es una Ave de las Tempestades, los otros candidatos, son tristes pájaros locos o en su caso simples jilguerillos que cantan o están al servicio del o los que los maicean. ¿Será?

Comentarios y sugerencias; kinotre@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: