MARRANOS

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas.-

MARRANOS.jpg

La Fiscalía General de Coahuila dio a conocer por voz de su titular Gerardo Márquez Guevara, la creación de una Unidad Especializada en Combate al Delito de Abigeatos.

A algunos soñadores y futuristas les gusta pensar que Coahuila es uno de los estados de la República Mexicana más vanguardistas y modernos. Acá, donde están instaladas algunas de las plantas automotrices y de manufactura más automatizadas, donde hay empresas que si bien no fabrican computadoras, sí se inscriben en lo que se suele denominar alta tecnología, y en fin, donde por estar en frontera con los Estados Unidos, somos de los que más pronto recibimos la influencia buena y mala de lo que ocurre en aquella nación, esta sí, moderna como ella sola.

También nos entusiasmamos cuando escuchamos que nuestro estado es uno de los que registran más delitos cibernéticos, de phishing, de crímenes que se perpetran utilizando el Facebook, whatsup y otras redes sociales, lo mismo para estafar que para traficar con pornografía infantil, para secuestros exprés, y no podía faltar, hasta para el tráfico de drogas y la trata de personas. Todo de lo más sofisticado.

Para estos coahuileños tan a la mode  les gustaría pensar que se han acabado los raterillos de esquina, los aleteros, los desvalijadores de carros, los boqueteros, los paqueros, los farderos y las farderas, y la gran gama de delincuentes que apenas sacan para los vicios y para medio vivir. Coahuila a su modo de ver, debería ser, hasta para la cosa criminal, un estado del más alto nivel, donde prosperaran solo delitos como el guachicol, pero no de a porrón de veinte litros sino de a pipa de veinte mil cada vez, los de cuello blanco, los de corrupción gubernamental, y otros que le dan “clase” a la entidad, entre ellos la joya robada a la corona: el tráfico de influencias y los negocios a la sombra del poder.

Pero oh sorpresa, a principios de la semana la mismísima Fiscalía General de Coahuila dio a conocer por voz de su titular Gerardo Márquez Guevara, la creación de una Unidad Especializada en Combate al Delito de Abigeato, hecho que por un lado nos da la idea de que dejan a un lado el esquema de pensamiento aquel de que cualquier tecolote sirve para cazar cualquier rata, y que al menos para la foto, se reorganizan las escasas fuerzas disponibles para atacar crímenes específicos, en este caso uno que parece extraído de las películas de vaqueros, ya que no de charros mexicanos, el del abigeato.

Mire lo que decíamos, acá los ciudadanos, y no pocos policías, pensando que los delitos que se cometen en Coahuila son los que se pueden perpetrar cómodamente apoltronados en su “lazy boy” reclinable, o ya de perdida sin la exigencia de bajarse del parejito asfalto, y viene a resultar que Coahuila es hoy, como lo ha sido a lo largo de su accidentada historia, territorio de robavacas, robacerdos, robacabras y hasta robagallinas.

La nota decía que la primera Unidad Especializada en Combate al Delito de Abigeato, integrada por diez policías y dos agentes del ministerio público, operará en la Región Centro Norte del estado, donde presumiblemente es más alta la incidencia del delito, si no fuera así, habrían comenzado por otra zona, y se nos ocurre y nos preocupa la magnitud que pueda tener, pues si pensamos que en el año 2017 hubo 173 denuncias de robo de ganado, y en el 2016, 150, lo que la propia autoridad espera es que para este 2018 se alcancen y rebasen las 200… a menos claro, que funcione el nuevo destacamento antiabigeos, que mínimo nos remonta a aquellos policías enguaripados de la época de Flores Tapia, a las guardias rurales que ha habido en distintas épocas en la entidad, algunas incluso habilitadas como parte del Ejército Mexicano.

Dicen los que de todo sospechan, que en política y en cosas de la policía, nada ocurre por casualidad, y si la nota de la Unidad apareció el día 20 de febrero, no tiene nada de casual que para el día 22 algún periódico de la capital gritara en primera plana “Caen policías por cerdos”, el día 22, refiriéndose a la folclórica, pero no por eso menos anacrónica noticia de que dos elementos de la policía preventiva municipal de Saltillo, literalmente completaran “el chivo” dedicándose a abigeos de tiempo parcial, en la modalidad de despojo de puerco, o como sea que esté tipificado en el código penal en la entidad. El parte de novedades señala que al dueño del rancho Bocanegra por allá por el rumbo del modernísmo valle de Derramadero, ya le habían robado cincuenta marranos en pie, y que ahora, mire lo que son las cosas, los oficiales encargados de la seguridad en el ejido, resultó que eran los responsables del hurto, literalmente los agarraron con las manos en las carnitas,  nomás nueve en esta ocasión, que se suman a los anteriores, con lo que sin meternos mucho en el asunto, pasa de ser un simple robo o tomar prestado un cerdo sin avisar, a abigeato en gran escala.

Lástima, imagínese que los integrantes de la unidad con base en Zaragoza o por allá, hubieran sido los autores de la detención de los municipales de Saltillo, eso hubiera sido un golpe publicitario para la Fiscalía, pero no, andaban a cuatrocientos kilómetros de la acción.

Lo que sí, el asunto pasa de lo risible a lo serio, y se viene a sumar a la interminable lista de faltas y delitos en los que están implicados policías, municipales y estatales, de los normalitos y los de élite, todos los cuales en su momento pasaron con honores sus exámenes de control de confianza, que como ha quedado una vez más demostrado, sirven para una pura y dos con sal. Cuando no le pegan a la pareja o apuñalan a la exesposa, secuestran familias enteras, convierten en pomada las patrullas que les acaba de entregar el gobernador en lucidora ceremonia, extorsionan, disparan sus armas al aire o al cuerpo de ciudadanos, en otro interminable etcétera. Si lo de Dilán Martínez Ruvalcaba y Armando Esteban Alvarado Suárez, los detenidos por abigeo de marrano, no es más que la última cochinada, de tantas que a diario tenemos los coahuilenses que aguantar, esta es chiste, y malo, pero las demás son peores y nada dan de risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s