Violencia creciente…

NOTICIAS DIVERSA.-

Por Héctor Barragán.-

violencia6

Que la violencia ha crecido y sigue en aumento, es indudable y probablemente sea consecuencia de la pobreza imperante. Lo menos el 50% de la población nacional pertenece a los desheredados, quienes carecen de empleo y por lo mismo, de medios de subsistencia.

Ofreciendo una cantera interminable de candidatos a la delincuencia, si bien, por fortuna, solamente unos cuantos (miles quizá) están dispuestos a ser reclutados por la delincuencia o ejercerla motu propio.

Lo anterior señala el potencial del mal, pero por ello solamente es posible comentar una de las aristas del fenómeno, la violencia armada.

La información periodística, aunque inuficiente, sirve para reconocer que la delincuencia mexicana cuenta cada vez más con armas de fuego, es decir, instrumentos de muerte más eficaz.

O la legislación es insuficiente o no es respetada, porque hasta donde se sabe, las armas de juego están prohibidas a los mexicanos, con excepción de contados ciudadanos que tras engorrosos y difíciles trámites, son autorizados a poseerla y menos aún,  a portarlas.

Pero los crímenes ocurren todos los días y recorren los datos a la república entera resaltando algunas ciudades de Tamaulipas y varias de Michoacán, Guerrero y Veracruz, pero presentánose en muchos más lugares.

Asesinatos con armas de fuego, principalmente, pero muy seguido con armas de uso exclusivo del ejército o de las fuerzas armadas en general.

Lo cual significa que no hay control para la adquisición de armamento, pero marca la ineficiencia de las aduanas, cargadas a la responsabilidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, lo mismo que a las policías de diversas denominaciones y a las fuerzas armadas.

En cuanto a la producción de armas, se dejaron de producir en el país hace mucho tiempo, probablemente para atender sugerencias de productores y comerciantes.

Y son estos los que se llevan las ganancias en su territorio, donde pueden vender sin restricciones a todo su pueblo, pero cuentan además con influencias para introducir a México clandestinamente, cuanto armamento quieran, para uso del ejército inclusive, que entregan a particulares.

Lo que significa que Estados Unidos con su afán de ganancias, invade el mercado mexicano, abasteciendo a los criminales, narcotraficantes y cuanto cliente encuentran con recursos suficientes.

Hasta se sospecha que los mercaderes de armas norteamericanas están en complicidad con los delincuentes mexicanos, como se demostró con la operación Rápido y Furioso de la DEA, que presuntamente fracasó, porque intentaba solamente descubrir el derrotero de las armas en este país para su trabajo de investigación y control del narco.

HACIENDA AVARICIOSA.

Se ha comentado que la Secretaría de los impuestos, del cobro de, no cobra lo debido a los que pueden evadir y retardar los pagos, pero que a los cautivos, les pega lo más fuerte que puede.

En declaraciones que se divulgan, se reconoce que hacen cobros indebidos, esto es por adelantado, a un 80% de contribuyentes, por lo cual, generosamente, les tiene que regresar los excedentes que acumuló en un año.

Y que ascienden por cierto a muchos millones de pesos, como que en 2017 devolviera 23 640 (23 640) millones de pesos, mientras el año anterior regresó 7 mil millones de pesos menos.

Ello deriva de los cobros que obliga a cubrir en declaraciones anticipadas, lo que no es ético.

Pero ese afán desmedido de lucro no compagina con su debilidad para cobrar lo justo a quienes se benefician también exageradamente de sus negocios con la sociedad propia, aunque la comparten con los fabricantes y comerciantes de armamento de los vecinos norteamericanos.

Pero volviendo al negocio del armamento se entiende, aunque no se comparte, que su presidente nacional proteja su actividad mortal, como todas las acciones económicas de sus compatriotas, aunque no vayan en beneficio de la humanidad, sino todo lo contrario, pero se protesta que esas acciones rebasen su territorio y su ciudadanía para perjudicar a los extraños, por más vecinos y buenas personas que sean.

Y en cuanto a la blandura de las leyes mexicanas o para mejor decirlo, a la tolerancia con que se aplican o dejen de hacerse efectivas, parece prudente concluir que es preciso prescindir de ellas ya que son inoperantes, y como en el caso de la prohibición de armas, resultan en perjuicio de la sociedad, aunque posiblemente en beneficio de unas cuantas personas y en jugosos términos económicos.

Y en cuanto a la cobradora de impuestos, hay que anotarle un acierto, regresar a la facilidad de obligar a los patrones únicos, que sean los responsables de la información a SHCP, de sus colaboradores respecto a sus ingresos. Es decir exime a quienes tengan un solo patrón de la manera  de hacer su declaración de ingresos, para efectos de impuestos sobre la renta.

Estos últimos párrafos derivan de la publicación en la capital de abril 4 del corriente 2018.

Y de la misma fuente es la noticia de que Venezuela, principal país exportador de petróleo crudo durante varias décadas, en que ocupó alguno de los 5 primeros lugares, a últimas fechas no cuenta con el suficiente para cubrir su demanda interna.

Su capacidad de refinación se ha reducido más de 70% representada por la inoperancia de 5 de sus 6 refinerías. Solamente le resta una en condiciones.

Resalta en la nota que no obstante de contar en el pasado con capacidad de beneficio, haya exportado grandes cantidades de petróleo crudo, esto es, sin refinar, sin añadirle valor agregado.

PUEBLO VIOLENTO.

Es indiscutible que en los Estados Unidos hay clima de violencia, producto de la publicidad en su cine, televisión y medios electrónicos y derivado de su herencia cuando se posesionaron de su actual territorio.

Sus gobiernos por lo general predican la supremacía de su gente, sin que hayan tenido necesidad de contar con una población homogénea, que no la han conseguido, sino a pesar de ello.

La subordinación de otras razas es práctica habitual y corriente, que utilizan para mantener sus cifras de prosperidad y riqueza, ha evolucionado desde la amenaza y la fuerza bruta, hasta la dominación económica.

También con la publicidad de violencia y dominio, a la que suman su próspero negocio del armamento, que difunden sin medida.

Con la divulgación de sus patrones de consumo superfluo, de lujo, de moda y del modo de vida de los vividores de los vicios, tan ostentosos e irracional, pero altamente llamativo.

Regresando al país propio, cada vez menos propio por cierto, es de exigirle a sus altas autoridades, presidencia, secretarías, particularmente la diplomática, que convenzan a los países industrializados de no promover aquí su armamento y a los locales, que de ninguna manera permitan su comercio, por más que les redunde en utilidades, mismas que tiene obligación Hacienda de vigilar y regular a niveles legales.

Y los altos mandos nacionales están en la obligación de guardar el orden, conservar la disciplina, salvaguardar los intereses de la mayoría y facilitar el desenvolvimiento económico y social.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s