Judy Johnson, Inmortal Sepia

Aquellos Tiempos…

Por Miguel ángel Genis Guzmán.-

pitcher

A causa de la ominosa discriminación racial que prohibió a los jugadores de piel oscura jugar en las ligas mayores de beisbol de los Estados Unidos por muchos años, los propios blancos pagaron un alto precio al privarse de ver jugar a verdaderas luminarias del diamante, como Judy Johnson que brilló al lado de Joshua Gibson, Oscar Charleston, Cool Papá Bell, Stachel Paige, Ray Dandring, Martín Dihigo y Back Leonard entre otros, todos ellos con justicia con un lugar en el Salón de la Fama del Beisbol que es nicho de los inmortales y que ubica en la pintoresca aldea d Cooperstown, Nueva York.

Hoy hablaremos de quien es considerado como el más grandioso defensor del tercer cojín de las ligas negras en la década de los 20´s y los 30´s el talentoso Johnson fue un magnífico guardan de la tercera base que exhibía un potente brazo que cruzaba todo el infiel para poner fuera a los corredores además que cubría más terreno que cualquier otro jugador de cuadro y frecuentemente le robaba jugadas al parador corto de su equipo para asegurar el, out.

A la hora de batear era un auténtico espectáculo y es una lástima que en las ligas negras no se llevaban estadísticas competas en cada departamento que solo interesaba saber su porcentaje de bateo. Judy jugaba un beisbol elegante y en ocasiones hacía jugadas espectaculares que sólo el podía realizar y agregado a todo eso, tenía gran poder con el tolete que hacía delirar a los aficionados  con sus potentes cuadrangulares  que bateaba o se perdían sobre los jardines del fondo del parque.

Fue consistente bateador de más de 300 puntos durante toda su brillante carrera, eso ayudó a su equipo de Hilldale a ganar 3 campeonatos seguidos antes de pasar a cubrir la tercera almohadilla de los famosos Grises de Homestead y luego de los Crawfords de Pittsburgh donde fue compañero de los inmortales Joshua Gibson y Stagel Paige.

Estos últimos los más grandiosos de las ligas negras y para los conocedores del rey de los deportes, los mejores jugadores de cualquier color que han pisado un diamante beisbolero. El primer bateador fue considerado igual o mejor que Babe Ruth. El segundo, mejor lanzador de todos los tiempos, comparado sólo con el grandioso Cy Young.

Los aficionados de tes blanca viajaban hasta los estadios de pelota donde jugaban los astros de piel sepia para admirar su maravilloso juego y disfrutar de las relampagueantes jugadas que los negros realizaban, y sobre todo, brincaban de emoción cuando los fuertes batazos se perdían detrás de los jardines.

Cuando se hacían las comparaciones entre blancos y negros, los fanáticos reconocían que había jugadores de talento lo mismo en las ligas mayores que en las ligas negras y muchas veces los últimos eran mejores que las luminarias blancas, como quedó demostrado en los juegos de exhibición que solían entre ambos fuera de temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s