Billy Williams… Callado y Explosivo

Aquellos Tiempos.-

Por Miguel Ángel Genis Guzmán.-

cubs-williams

En la década de los sesenta llegó a las ligas mayores un jovenzuelo que era la sensación de las menores por su consistencia con el tolete y su seguridad en el juego. Los Cachorros de Chicago lo subieron al equipo grande y el talentoso Billy Williams, desde el primer momento se apoderó de la titularidad en el jardín izquierdo del equipo.

Todos lo conocieron como un jugador de pocas palabras, pero de gran peligrosidad en el plato de bateo, por lo que algunos cronistas empezaron a llamarlo “el callado explosivo”. En 1961, mostró a los aficionados su tarjeta de presentación, jugando cada partido con gran coraje día a día por lo que los reporteros de la fuente lo eligieron sin discusión el novato del año de la liga nacional.

Su consistencia con el bat, mantuvo a los Cachorros siempre en la pelea, pero el banderín de la liga nacional se le negaba y no podía cumplir su sueño de estar en una serie mundial. Lo más cerca del clásico que estuvo fue cuando pasó a los Atléticos de Okland y estos se enfrentaron en el Play off a los medias rojas de Boston que los eliminaron en tres juegos seguidos.

Para entonces, el talentoso jardinero había cumplido ya los 37 años de edad y jugando en las mayores poco más de 14 temporadas a un ritmo tremendo de batalla todos los días, todavía siguió por cuatro años en la gran carpa pero su sueño de una serie mundial no se le cumplió.

Cuando se retiró de los diamantes, Billy Williams dejó números impresionantes y se colocó en el lugar número 20 en la lista de los más grandes jonroneros de todos los tiempos con 426 cuadrangulares, pero se llevó la tristeza de no haber jugado una serie mundial.

Tal vez sea un recuerdo triste, pero a veces se pone uno a pensar si eso es mejor que lo que pasó a otros grandes estrellas del diamante, como el inmortal Bob Feller que solo participó efectivamente en una serie mundial, ello sucedió en 1948 vistiendo la franela de los Indios de Cleveland.

El grandioso Feller abrió el primer juego del clásico y perdió una carrera a cero, no obstante haber lanzado un magnífico partido de solo dos imparables. Fue la ocasión aquella de la jugada polémica: cuando Feller sorprendió a Phil Masi fuera del segundo cojín y lo puso fuera con una relampagueante revirada que todos los fanáticos apreciaron, menos el ampáyer que marcó safe en la jugada.

El de la “Tribu” volvió al montículo en el quinto encuentro para salir con su segunda derrota. Finalmente los indios ganaron la serie cuatro juegos a dos, pero los dos descalabros de Cleveland fueron para el récord de Feller, uno de los más grandes lanzadores de todos los tiempos.

Tal vez el magnífico “callado explosivo” se consuela recordando al estupendo cátcher de los Dodgers de Brooklyn Mickey Owen, quien solo llegó a una serie mundial. Eso fue en el año de 1941, cuando su equipo cayó ante los yanquis de Nueva York en cinco juegos.

Owen dejó que se le escapara el tercer strike de la novena entrada que pondría fin al cuarto partido con la victoria para Brooklyn y empataría la serie a dos triunfos por bando, pero el corredor se embasó y los Yanquis explotaron para ganar el encuentro y al siguiente día la serie.

Los fanáticos nunca olvidaron ese juego y tampoco lo hizo el grandioso Mickey Owen. Fue su única serie mundial y salió de ella como el mayor perdedor.

Volviendo a Williams, debemos recordar que, si no fue a un clásico de otoño, si dejó números impresionantes a la hora de su retiro. El fue campeón bateador de la liga nacional en 1972 con porcentaje de 333 puntos.

Durante muchos años, ostentó el récord de participar en mayor número de juegos en forma consecutiva con sus 1,117 apariciones seguidas en el diamante hasta que vino Steve Garvey a desplazarlo del honroso sitio.

Entre sus 2 mil 711 imparables además de los 426 bambinazos que envió a las tribunas, también conectó 434 dobletes y 88 triples, además anotó 1,410 careras y empujó 1,476 al plato con sus batazos. Se retiró con 290 de porcentaje de bateo de por vida.

Billy Williams nació el 15 de junio de 1938 en Whistler, Alabama, lanzaba la bola con el brazo derecho y bateaba como zurdo. Ingresó al salón de la fama en 1987.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s