Éxodo del campo

LA QUIMERA DE PEP.-

Por: JL Cuevas.-

campo4

Uno de los puntos previsto por el presidente electo del país que más ánimos levantan para desarrollarse durante la siguiente administración es el denominado “rescate del campo”, esto debido al abandono que ha tenido la agricultura a nivel nacional a causa de diversos factores, uno de los principales: la importación de productos procedentes de otros países -especialmente Estados Unidos-. Pasando por el sentido común, el menos común de ellos, resulta paradójico el desperdicio de recursos que se hace en nuestro territorio. Tenemos un país con un territorio basto y con un amplio abanico de climas que permite el cultivo de una gran variedad de los productos que nuestro propio pueblo demanda para la satisfacción de las necesidades. Evidentemente, tener los recursos y no sacarles provecho, es un desperdicio por omisión.

Pero ¿es posible rescatar este sector de la economía? Bueno, los recursos naturales están, pero ¿quién los va a trabajar? La mano de obra es un factor clave para esta actividad que demanda una atención de 24/7, tiempo completo.

La regionalización del país (una tan general como dividir entre norte y sur) nos ayuda  a elaborar un panorama que ilustra perfectamente las distintas ventajas comparativas que tiene cada una de las zonas del territorio nacional: el sur de éste tiene la mayor parte de la vocación del campo. A pesar de eso el norte no se ha quedado atrás y se ha mantenido haciendo su “luchita”, cada vez en menor proporción. Suponiendo un nuevo programa con objetivo reactivar en la mayor medida posible el campo de los alrededores de la zona metropolitana de Saltillo-Ramos Arizpe-Arteaga ¿habría suficiente mano de obra para hacerlo?, incluso ¿habría un verdadero interés? Hago estos mal intencionados comentarios, que desde luego están basados en meras suposiciones con base en esta promesa de campaña electoral porque he observado un fenómeno en el territorio mencionado: los camiones que recogen a las personas que laboran en las fabricas ya no sólo van a las colonias de la zona urbana, sino que recogen parte de su personal en los ejidos de la localidad, si, esos mismos en los que e encuentran las tierras que serían candidatas a trabajarse. Si la fuerza de trabajo del campo se dedica ya en una medida a la industria, seguramente será una tendencia que continuará y dada la vocación de la zona, crecerá. No se les culpa, la situación es tan difícil como siempre, no alcanza y no ha alcanzado nunca seguramente. Y dada la escasez y las necesidades, las personas necesitan un empleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s