Diez millones de hamburguesas

BAILE Y COCHINO.-

Por Horacio Cárdenas.-

gaby4

No acabamos de digerir, nadie yo creo, la información que con total desfachatez y no poca irresponsabilidad, dio a conocer Gabriela de León, de quien hoy menos que nunca, nos explicamos cómo o por qué fue designada y permanece como presidenta del Instituto Electoral de Coahuila, eso de que una consulta pública sobre las corridas de toros costaría nada más y nada menos que cien millones de pesos, dejó a todos, coahuilenses y ciudadanos de todo el país, con el ojo cuadrado, y preguntándose ¿qué le pasa a esta tipa?, si lo que deja claro es que más que contribuir a la solución a un problema que ha venido a enfrentar a la sociedad coahuilense en torno a si a los toreros se les debe permitir exterminar a sablazos a los toros que tienen la mala fortuna de ser seleccionados para una corrida dominguera, o si se extinguen porque nadie está dispuestos a mantenerlos a cuerpo de toro en ranchos ganaderos que no tienen posibilidad de comercializarlos para lo que fueron criados.

La actitud de la consejera presidente, y nos imaginamos que de todo el Instituto Electoral es preocupante, aunque a lo mejor no tanto y por eso fue que en la reforma que hubo hace pocos años, se le tumbó de una vez por todas eso de Participación Ciudadana, porque lo que esta cuata quiere es, o parece ser, que nadie la incomode con trabajo, o de pasada, con nada.

Dicen que la oportunidad la pintan calva, pues bien, son pocas las oportunidades que se le presentan al IEC de demostrar que sirve para maldita la cosa fuera de los años que se celebran elecciones, y bueno, el congreso del estado le estaba poniendo en bandeja de oro la posibilidad de organizar una consulta popular para decidir sobre si las corridas deben volver, o si la ley que las prohíbe se queda como está. Y no, no es que haya dicho con todas sus letras que no quieren ellos entrarle a la organización de la consulta, lo que dijo es que sí, pero que cuesta cien millones de pesos, lo mismo que cuesta la elección de 38 presidentes municipales, así nomás, con lo que para poder entrarle a tan magna y trascendental actividad, requieren de la ampliación de su presupuesto, más o menos en el doble.

¡Cositas!, como dicen los chicos y las chicas fresas y los que se burlan de ellos, confrontados con la mentalidad saltillera de siempre, habría que contestarles “ven burro y se les antoja viaje”, en este caso no es burro, es toro, y querían treparse en él para embolsarse, bueno para administrar que es lo mismo, cien millones de pesos, y ya de pasada, permitirles decir que no están allí de ociosos, nomás cobrando sus salarios por no hacer absolutamente nada, hasta en tanto no haya un nuevo proceso electoral que los haga salir de debajo de la piedra donde están medrando e ideando.

La verdad no sabemos si es ingenuidad o torpeza, ¿realmente cree alguien, fuera de Gabi y sus consejeros electoreros, que el estado está en condiciones financieras como para largarle cien millones de los del águila, para preguntarle a los coahuileños de todos lados si las corridas deben regresar, o si hasta el nombre de Armillita le quitamos a la calle, cerramos el museo de dizque cultura taurina y vendemos como chatarra la plaza de toros? Con cien millones se compran diez millones de hamburguesas, de carne de res, no de quien sabe qué, o se abona un buen a la deuda, se compran medicinas para las clínicas de la Sección 38,  se construye un paso a desnivel, o cualquiera otra de las mil prioridades que hay antes que dárselo al IEC para que hagan como que hacen una consulta torera, que así sin exagerar es la última cosa en la que la administración pública estatal y el congreso estarían dispuestos a echarle dinero bueno al malísimo.

¿pero de donde sacó Gabi la cifra de cien millones de pesos para una consulta de una sola pregunta?, bueno, cien millones no suena mal, es una cantidad redonda, múltiplo de diez, de cien, de mil y de un millón, además que da para muchos, muchos negocios, desvíos, abusos, dispendios, pero si pudieran ser doscientos, con gusto los aceptan y los convierten en humo. Porque dudamos que haya un estudio sólido que respalde esa estimación, una basada en número de personas a consultar, distancias, papelería de votación, de proceso, equipo de cómputo, captura, proceso y demás.

En estos tiempos que corren hay una consulta en ciernes, la de donde poner el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, si en donde se está construyendo en el Lago de Texcoco, o en lo que es ahora la base de Santa Lucía, que se la quitarían a la Fuerza Aérea Mexicana, que seguramente estarán contentísimos de que los dejen sin nido, pero de eso nadie ha hablado. La consulta esta se realizará en mil municipios, casi la mitad de los del país, y si bien nadie ha hablado de costos, no creemos que se aproxime a lo que exige Gabi para comenzar a mover un dedo para averiguar lo que en el fondo le importa muy poco a nadie, lo de los toros.

Hubo antes consultas de los partidos políticos. Hasta para presidente a nivel nacional. Todo se resolvía en un día, con una mesa y un par de sillas unas crayolas y alguien que supiera contar, no pesos sino tachas para este o para aquel.

Total que lo de las hamburguesas vivas y crudas sigue y seguirá, al menos mientras los que pueden hacer algo solo piensan en llevar agua a su molino, verbigracia Gabi y su IEC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s